El riesgo de teletrabajar: si quieres esquivar la próxima ronda de despidos, vuelve a la oficina

Emily Stewart,
trabajar desde casa
  • Los empresarios están recuperando poder, y algunas empresas lo utilizan para obligar a los trabajadores a volver a sus puestos de trabajo o arriesgarse a perderlos.
  • A lo largo de la historia, trabajadores de todos los niveles han tenido muchas ideas sobre cómo hacer su trabajo más fácil, productivo y agradable. Y muchas de esas ideas son válidas, pero muchas de ellas también son poco realistas.

En los últimos años, empresarios y trabajadores se han enzarzado en una especie de pulso por la vuelta a la oficina. Durante un tiempo, las cosas parecían estar a favor de los trabajadores. Un mercado laboral al rojo vivo, especialmente en Estados Unidos, daba a los trabajadores mucha ventaja, incluida la capacidad de dictar su propio horario de trabajo desde casa. Sin embargo, las tornas están cambiando. Los empresarios están recuperando poder, y algunas empresas lo están utilizando para obligar a los trabajadores a volver a sus puestos de trabajo.

Si tu empresa va a despedir a alguien, lo más probable es que el hecho de que trabajes desde casa no sea el único factor que decida tu despido. Pero muchas grandes empresas que han despedido recientemente a gente han hecho saber que los empleados que, a los ojos de los superiores, existen sobre todo como seres sin rostro en una pantalla de ordenador, tienen más posibilidades de recibir una carta de despido. El riesgo es frustrante, aunque previsible, para los trabajadores: desaparecen de la vista, de la mente y, por último, por la puerta. 

En enero, los responsables de la empresa estadounidense de venta de muebles por internet Wayfair comunicaron a sus empleados que los trabajadores remotos eran los más afectados por la última ronda de recortes de plantilla. Del mismo modo, IBM ha advertido a sus managers de Estados Unidos de que, de lo contrario, tenían que empezar a acudir a la oficina al menos tres días a la semana o marcharse. Este mes, Snap dijo que sus despidos estaban destinados, en parte, a "promover la colaboración en persona", y Reuters informa de que los recortes de las empresas tecnológicas parecen afectar más a los trabajadores remotos que a los oficinistas. Dell también ha comunicado a sus trabajadores que espera verlos más por las oficinas.

No es una novedad: las grandes empresas, desde Google a Amazon, pasando por Goldman Sachs, llevan meses aumentando la presión para que vuelvan a sus puestos de trabajo. Pero estamos en un momento en el que los titulares sobre despidos de alto nivel son prácticamente cotidianos. Si a esto añadimos las tendencias a largo plazo, como el declive de la lealtad entre empresarios y empleados, no es de extrañar que los trabajadores remotos se sientan preocupados por los recortes.

"No es tan sorprendente", afirma Peter Cappelli, profesor de gestión de la Wharton School, que nunca ha sido un gran admirador del trabajo a distancia. "Podríamos decir que no es justo, y ambas cosas podrían ser ciertas. Hay muchas cosas que no son justas y que, sin embargo, son predecibles".

No hay muchos estudios sobre si trabajar desde casa aumenta mucho el riesgo de despido, pero es "muy posible" que así sea, afirma Nick Bloom, economista de Stanford y experto en trabajo a distancia. Tiene sentido, dadas las investigaciones existentes y la naturaleza humana. "El sesgo de proximidad está vivo y coleando", afirma Bloom. Destaca un par de experimentos que ha realizado sobre el trabajo a distancia y los ascensos. Descubrieron que trabajar desde casa dos días a la semana no influía en las tasas de promoción, pero hacerlo cuatro días a la semana las reducía a la mitad.

Podríamos decir que no es justo, y ambas cosas podrían ser ciertas. Hay muchas cosas que no son justas y que, sin embargo, son predecibles

Emily Dickens, responsable de asuntos públicos de la Society for Human Resource Management, explica que, según su investigación, el 42% de los supervisores se olvida de los empleados que trabajan a distancia a la hora de asignarles tareas, y casi tres cuartas partes afirman que prefieren que sus subordinados directos estén en la oficina. "Esto es algo en lo que los trabajadores a distancia deberían pensar cuando se relacionan con sus supervisores", afirma. 

Los trabajadores a distancia no están condenados a la cola del paro, pero quizá deban esforzarse un poco más para hacerse notar. "Saberlo es la mitad de la batalla, por lo que probablemente tengas que hacer algo más de trabajo proactivo para asegurarte de que sigues siendo el primero en mente", afirma.

Es justo señalar que estos riesgos probablemente no cambiarán drásticamente la naturaleza del mercado laboral. El fenómeno del trabajo a distancia afecta sobre todo a los trabajadores de cuello blanco, e incluso una pequeña proporción de ese grupo sigue siendo totalmente remota. La encuesta de Stanford sobre el trabajo desde casa en otoño de 2023 reveló que el 12% de los empleados a tiempo completo en Estados Unidos trabajan completamente en remoto, mientras que el 58% lo hacían siempre en la oficina y el 30% tenía modelos de trabajo híbridos. Las tasas de ocupación de oficinas han aumentado. "Una gran parte de las empresas ha encontrado un equilibrio adecuado", afirma Prithwiraj Choudhury, profesor de la Harvard Business School especializado en el futuro del trabajo.

Pero incluso si las implicaciones macroeconómicas de la precariedad de los trabajadores a distancia se silencian, el debate en torno al teletrabajo puede ser acalorado, con facciones atrincheradas en ambos bandos. El mundo laboral sigue en plena ebullición, mientras la sociedad se adapta a la "nueva normalidad" tras la pandemia. Empresarios y los trabajadores siguen estudiando cuáles son las expectativas razonables, qué va a volver a ser como antes, y qué ha cambiado para siempre.

 Para empeorar las cosas, los datos sobre productividad y trabajo desde casa son una especie de "elige tu propia aventura", puesto que hay datos para todos los gustos, y mucho depende de cómo se aborde la cuestión en cada centro de trabajo. Trabajar desde casa puede mejorar mucho la vida de muchos trabajadores; para otros, la empeora. Los empresarios que insisten en que los trabajadores vuelvan a la oficina pueden perder un talento valioso si esas personas pueden irse a otra parte, lo que significa que el riesgo aquí es doble.

A lo largo de la historia, trabajadores de todos los niveles han tenido muchas ideas sobre cómo hacer su trabajo más fácil, productivo y agradable. Y muchas de esas ideas son válidas, pero muchas de ellas también son poco realistas

Desde el punto de vista de los despidos, la cuestión de cuál es el sistema más correcto e imparcial para decidir a quién despedir no siempre ocupa un lugar central en el debate. Sería estupendo que las decisiones de despido se basaran únicamente en parámetros cuantitativos, pero a menudo no es así. Sería maravilloso que todo en el trabajo fuera justo y equitativo y que todos tuvieran las mismas ventajas, pero no es así.

"A lo largo de la historia, trabajadores de todos los niveles han tenido muchas ideas sobre cómo hacer su trabajo más fácil, productivo y agradable. Y muchas de esas ideas son válidas, pero otras muchas también son poco realistas", afirma Joseph Fuller, profesor de prácticas de gestión en la Harvard Business School. Muchos trabajadores tienen claro que pueden trabajar bien desde casa. Pero eso no significa que su jefe lo haga o deba hacerlo, ni que no influya a la hora de tomar decisiones de personal.

No hay un modo infalible de asegurarse de que, cuando llegue el momento de los despidos, no estés en la guillotina (si lo has adivinado, házmelo saber). Los recortes de personal a menudo parecen hacerse sin ton ni son, pero puede que no sea mala idea hablar de vez en cuando con los responsables de la toma de decisiones: quizá al menos sientan una punzada de culpabilidad al tachar tu nombre de la lista de personal.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.