Los trabajadores prefieren la flexibilidad del teletrabajo, aunque eso les suponga no ser felices

Jacob Zinkula
| Traducido por: 
Jackie (izquierda) y Megan (derecha) trabajan desde casa y no se imaginan volver a la oficina.
Jackie (izquierda) y Megan (derecha) trabajan desde casa y no se imaginan volver a la oficina.

Jackie, Megan

  • Joe, de 37 años, quiere dejar su empleo, pero se aferra a la flexibilidad del teletrabajo. 
  • Muchos trabajadores a distancia como él se han acostumbrado a este estilo de vida y han construido sus vidas en torno a él.
  • A medida que las empresas han vuelto a imponer la presencialidad en las oficinas, hay menos puestos de trabajo que se oferten con esta ventaja.

Joe se siente dividido. 

Este hombre de 37 años lleva 5 trabajando a distancia como director de marketing, pero cada vez está "más frustrado" con su trabajo, según explica a Business Insider. Por razones de privacidad, se ha omitido su apellido.

"Me siento infravalorado y sobrecargado, y mi jefe no parece apreciar mis esfuerzos", afirma, añadiendo que su trabajo es "exigente" y a menudo requiere "muchas horas" y viajes frecuentes. 

"He estado considerando la posibilidad de dejar mi trabajo, pero la idea de perder la flexibilidad que me proporciona este empleo me hace dudar de si realmente me compensa hacerlo", explica.

Trabajar a distancia le ha permitido conciliar mejor la vida laboral y familiar y ahorrar dinero en desplazamientos. Aunque ha intentado buscar otras oportunidades de trabajo con esta modalidad, asegura que la mayoría de los puestos que ha encontrado no se ajustaban a sus aptitudes o suponían una reducción salarial.

Así es trabajar en algunas de las empresas más flexibles de España: desde teletrabajo a días libres por tu cumpleaños

"He decidido quedarme en mi trabajo, aunque eso suponga sentirme insatisfecho y menospreciado, porque he valorado más la flexibilidad que tengo aquí", asegura.

Joe vive en el Reino Unido, pero su historia refleja la pregunta que se plantean miles de trabajadores que tienen la oportunidad de trabajar a distancia: ¿Merece la pena seguir en un trabajo que no me gusta para conservar las ventajas del trabajo a distancia?

Incluso antes de la pandemia, las personas que teletrabajaban tendían a ser más felices y a permanecer en sus puestos más tiempo que lo hacían in situ

Después de que la proporción de los empleados que trabajaban desde casa alcanzase su máximo en torno al 60% del total de teletrabajadores en Estados Unidos en 2020, los investigadores han seguido encontrando evidencias de que el teletrabajo hacía que la gente estuviese más satisfecha. 

Muchos han afirmado incluso que estarían dispuestos a aceptar un recorte salarial para seguir trabajando a distancia.

Además de la mejora del equilibrio entre la vida laboral y personal, algunos empleados quieren mantener esta modalidad, ya que, en su momento, aprovecharon la flexibilidad que tenían para trasladarse a una zona donde el coste de la vida fuese más bajo. Otros simplemente quieren mantenerlo para reducir los gastos de guardería. 

Pero con la disminución del número de ofertas de trabajo a distancia, los trabajadores como Joe tienen que decidir si vale la pena permanecer en un trabajo que no les gusta para conservar las ventajas de la flexibilidad. 

En marzo, aproximadamente el 13% de las ofertas eran trabajos remotos, según la empresa de contratación Manpower Group, una cifra 5 puntos inferior al 17% de marzo de 2022, pero todavía 4% superior al año anterior a la pandemia. 

Nick Bloom, economista de Stanford y uno de los principales investigadores sobre el teletrabajo, afirma a Business Insider que el porcentaje de ofertas de empleo a distancia podría caer hasta el 10% a finales de 2023.

"Los empleados siguen queriendo puestos totalmente remotos, pero la tendencia se está reduciendo", afirma Bloom, señalando que ya muchas de las empresas han obligado a sus trabajadores a volver a la oficina al menos unos días a la semana o han trasladado algunos puestos remotos al extranjero.

Los "viernes flexibles" superan a la semana de 4 días en términos de contratación, retención y felicidad de los empleados, según la CEO de una startup de más de 200 personas

"Como resultado, es muy difícil encontrar otro puesto remoto que encaje con tus preferencias, por lo que puede haber un bloqueo", añade.

Aunque los despidos todavía no se hayan producido a gran escala en todos los sectores, los trabajadores de oficina, muchos de los cuales desarrollan sus funciones a distancia, se han llevado la peor parte. 

Esta realidad, junto con la disminución de las ofertas de teletrabajo y la feroz competencia por las pocas que quedan, son algunas de las razones por las que las personas que teletrabajan eran un 32% más propensos a sentirse ansiosos por los despidos, según un estudio de HUMU publicado en febrero sobre más de 80.000 empleados.

"No me planteo aceptar un trabajo que no sea remoto en el futuro"

Aunque Joe dice que consideraría un trabajo presencial en las condiciones adecuadas, no todo el mundo es tan flexible. 

Jackie, una mujer de 32 años, asegura que cuando empezó a teletrabajar pudo darle un giro radical a su carrera sin tener que trasladarse y "desarraigar a su familia", según cuenta a Business Insider. La flexibilidad del trabajo remoto ha tenido un "impacto positivo increíble" en su salud mental y que está satisfecha con su trabajo actual.

"Tengo más tiempo libre en mi día para dedicarlo a mi propio crecimiento personal y profesional", afirma, añadiendo que "no aceptaría un trabajo no remoto en el futuro".

Megan, una madre de 28 años que teletrabaja a media jornada para poder generar ingresos y al mismo tiempo ahorrar dinero en contratar a una canguro para los niños, asegura a Business Insider que le resultaría "muy difícil" aceptar un puesto presencial si alguna vez quisiera hacer un cambio de trabajo. 

"No veo que haya muchas oportunidades de teletrabajo, así que me sentiría más inclinada a mantener mi puesto actual, aunque dejara de gustarme lo que hago ahora", afirma. 

Muchos expertos afirman que el trabajo a distancia no va a desaparecer y algunos de los datos de las plataformas de búsqueda de empleo sugieren que las ofertas con esta modalidad tampoco han disminuido demasiado.

E incluso si los puestos totalmente remotos se vuelven menos comunes, Bloom predice que, a largo plazo, aproximadamente la mitad de todos los puestos de trabajo serán híbridos, proporcionando a los trabajadores al menos cierta flexibilidad.

La OIT afirma que el teletrabajo, la flexibilidad laboral y la reducción de la jornada es beneficioso para la economía

Por otro lado, están los trabajadores que prefieren la presencialidad porque se adapta mejor a sus necesidades, explica a Business Insider Paul McDonald, director ejecutivo senior de Robert Half.

"Hay mucha gente que nos habla y nos dice que prefiere estar en la oficina", asegura. 

"Les gusta la camaradería", añade. "Les gusta tratar a las personas directamente, quieren construir la cultura de la organización y sentirse que forman parte de algo, porque esa es una sensación difícil de transferir a un entorno remoto".

Mientras tanto, los trabajadores –tanto a distancia como presenciales– se enfrentan a la difícil decisión de aguantar o no en un trabajo con el que no están entusiasmados, a medida que aumentan los despidos en algunos sectores, explica a Business Insider Daniel Zhao, economista de Glassdoor.

"Esta idea de las 'esposas a distancia' es la misma situación a la que se enfrentan todos los trabajadores a medida que se enfría el mercado laboral", afirma. "Todos los empleados están teniendo que evaluar si están dispuestos a digerir las imperfecciones de su trabajo actual a medida que el conjunto de alternativas empieza a reducirse".

"Antes de la pandemia, una persona que buscaba trabajo, se limitaba a su área local", afirma Zhao, "pero ahora, ese mismo demandante tiene acceso a empleos remotos de todo el país".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.