Cuánto se equivocaron en las predicciones económicas sobre el coronavirus: solo el IEE acertó en su previsión de caída del PIB y todas las previsiones sobrestimaron el aumento del paro

Un trader de la bolsa de Frankfurt observa la cotización de los mercados
Reuters
  • La mayoría de organismos se equivocaron en sus previsiones sobre el impacto económico del coronavirus en plena pandemia, según desvela la edición de 2020 de la Diana Esade.
  • Así, solo el IEE estimó en sus pronósticos del pasado mayo que la economía española caería en 2020 un 11%, mientras que todas de las estimaciones sobre el mercado laboral sobrestimaron el aumento del paro. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, el día a día tanto en el terreno sanitario como en el económico ha estado marcada por la incertidumbre. Así, desde marzo, todo tipo de instituciones, organismos y expertos han intentado anticipar cuándo remitirían los contagios, en qué momento habría una vacuna, cuánto duraría la crisis económica o en qué momento el mundo podría volver a la normalidad.

Y, casi un año después, la mayoría de esas preguntas todavía no tienen una respuesta clara, especialmente en lo que se refiere a las previsiones económicas. Así, en los primeros meses de la pandemia, los pronósticos anteriores fueron desechados y la discusión se centró en intentar prever cuál sería el impacto del coronavirus en la economía mundial y en sí se produciría una recuperación a corto plazo, en forma de V, o más lenta, en forma de L o de W.

El peor de los escenarios económicos de la crisis del coronavirus retrasa ya al tercer trimestre de 2023 la recuperación de la eurozona, según un estudio de McKinsey

Por este motivo, la edición de este año de la Diana Esade, que se dedica a comprobar año a año el nivel de acierto de las previsiones de los organismos económicos que conforman el panel de la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), ha dedicado una serie especial a los pronósticos sobre el coronavirus, analizando 25 previsiones publicadas en mayo de 2020 de 23 fuentes distintas para calcular cuáles se acercaron más a los datos de cierre de 2020 en PIB y empleo.

Solo el IEE predijo adecuadamente el desplome de un 11% del PIB

Y la conclusión de su Diana Covid es que en 2020, como en la mayoría de sus ediciones anteriores, ha habido más fallos que aciertos en esos pronósticos, aunque Esade destaca que en 2020 esta tarea tenía una dificultad extra por la pandemia, que afirma que "pone de manifiesto la dificultad de predecir en un contexto incierto y destaca la capacidad de los servicios de estudios de las principales organizaciones para ajustar sus predicciones económicas".

En la primera parte de la Diana Covid, la que se refiere a la exactitud de las previsiones de mayo respecto a la evolución del PIB español durante el año pasado, solo una de las 25 previsiones, la del Instituto de Estudios Económicos (IEE), apostó por una contracción económica del 11%, como confirmó 8 meses después la Contabilidad Nacional Trimestral del Instituto Nacional de Estadística.

Además del IEE, otras 5 previsiones muestran un margen de error de menos de un punto porcentual respecto a la caída del PIB español en 2020, como es el caso del escenario más optimista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que se desvió apenas una décima, el de Axesor, con un error de 2 décimas, o los de la Cámara de Comercio, la CEOE y Repsol, que fallaron por 4, 8 y 9 décimas, respectivamente.

Diana Económica 2020 de Esade

Esade

Mientras, las 19 previsiones restantes se alejan entre 1 y 4,4 puntos porcentuales de la evolución real de la economía española, como muestra el gráfico anterior, en el que se observan en verde los resultados más cercanos al centro de la diana, en amarillo los 9 que fallaron por entre 1 y 2 puntos, y en color rojo los 10 restantes, entre los que figuran organismos de renombre como el Fondo Monetario Internacional o Funcas.

Así, las previsiones que salen peor paradas son las del Centro de Predicción Económica (Ceprede) de la Universidad Autónoma de Madrid, que se desvió 4,4 puntos porcentuales, mientras que el escenario más optimista que presentó el Banco de España en mayo falló por 4,2 puntos, las expectativas de CaixaBank Research por 3,8 puntos, el escenario pesimistas de la OCDE por 3,4 puntos y las previsiones del FMI y BBVA Research, por 3 puntos.

No obstante, el informe del Centro de Política Económica de Esade apunta que las 23 instituciones que conforman su Diana Covid se vieron obligadas a revisar sus previsiones ante el impacto de la pandemia, pasando de una estimación media de crecimiento de la economía española del 1,9% en octubre de 2019 a un promedio de contracción del 9,3% en mayo de 2020. 

Por ello, destaca que varios organismos acertaron a la hora de corregir esos pronósticos, como en el caso de Repsol, que pasó de augurar un crecimiento del 1,7% 3 meses antes del inicio de 2020 a predecir una contracción del 11,9% 6 meses después. Del mismo modo, asegura que los pronósticos más acertados han sido los que más se corrigieron respecto a 2019, como los del IEE, Axesor o la OCDE, que cambiaron en torno a 13 puntos.

Todas las previsiones sobrestimaron el aumento del paro por el coronavirus

En lo que respecta a las previsiones sobre el aumento del desempleo, la Diana Covid de Esade arroja un panorama muy distinto y señala que "si bien las instituciones estudiadas han sabido ajustar con acierto sus previsiones económicas en plena pandemia, no lo han hecho en la misma medida con sus predicciones laborales", lo que indica que el pesimismo en sus pronósticos de aumento del paro no ha terminado por materializarse.

Así, la media de las 25 previsiones que incluye el estudio auguraba en mayo que la tasa de desempleo alcanzaría el 20% en España a finales de 2020, que supera en casi 4 puntos porcentuales el nivel de paro que contabilizó la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre. Así, pese a registrar los peores datos anuales de empleo y ocupación desde 2012, España cerró el año pasado con un 16,13% de su población activa en desempleo.

Esa divergencia puede deberse al impacto de las medidas extraordinarias para contener la destrucción de empleo y de tejido empresarial, como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o las líneas de préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial, cuyo alcance no era del todo previsible en mayo del año pasado, dado que su vigencia se fue ampliando para contener el impacto de la pandemia.

Diana de Empleo 2020 de Esade

Esade

En este caso, las previsiones del Ceprede son las más acertadas de la Diana Covid Laboral, como muestra el gráfico anterior. Así, pese a que sus pronósticos fueron los que más se desviaron respecto a la caída del PIB, el centro económico de la Universidad Autónoma se quedó en mayo a 2,17 puntos porcentuales de la tasa de paro de 2020, al igual que el escenario más optimista del Banco de España.

En el extremo contrario, destaca la desviación de 7,87 puntos porcentuales entre las previsiones de paro para el conjunto de 2020 que publicó Repsol en mayo respecto al dato del cierre del año pasado que publicó la EPA, mientras que Y Group sobrestimó el aumento del desempleo en 5,87 puntos, mientras que la previsión más pesimista del Banco de España falló por más de 5,5 puntos.

Esade precisa que, a diferencia de lo sucedido con las previsiones sobre la evolución del PIB, "aquellas entidades que menos adaptaron su previsión han logrado las menores desviaciones en su análisis", un fenómeno que ha atribuido a que "la experiencia de otras crisis sobre el desempleo hizo que las entidades sobreestimaran el aumento de la tasa de paro".

Otros artículos interesantes:

En L, W o V, las tres formas que puede tener la recuperación económica y la que tiene más probabilidades de concretarse

4 factores de incertidumbre que definirán la economía en 2021 y la recuperación del coronavirus

El Banco de España descarta una recuperación en V: prevé que el PIB caiga entre un 6,6% y un 13,6% en 2020, dependiendo de la duración del confinamiento y el inicio de la recuperación