Pasar al contenido principal

La otra cara del desabastecimiento de mascarillas: personas alérgicas, inmunodeprimidos o pequeños fabricantes, los principales damnificados

Un hombre con mascarilla se asoma en el hotel de Canarias bloqueado por el coronavirus.
Un hombre con mascarilla se asoma en el hotel de Canarias custodiado por el coronavirus. Reuters

  • Llevar mascarilla para evitar contagiarse por el coronavirus es innecesario e ineficaz: lo importante es lavarse las manos y tratar de toser al codo, según los expertos.
  • Hay 3 tipos de mascarillas: las FFP1, que son de papel, solo sirven para que las personas contagiadas con cualquier infección vírica no contagien a los demás al toser o estornudar.
  • Sin embargo, la falta de abastecimiento de las mascarillas FFP2 y FFP3 afecta a alérgicos o inmunodeprimidos, según el alergólogo Ángel Moral.
  • Moral destaca una parte positiva: la crisis ayuda a romper el tabú de llevar este tipo de protecciones respiratorias, lo que mejorará la salud de los alérgicos.
  • El divulgador sanitario y enfermero Héctor Castiñeira pide que quiénes no las necesiten, dejen de comprar mascarillas. "Quienes sí las necesitan, por ejemplo, son algunos pacientes oncológicos (y no por el coronavirus)."
  • Fabricantes de toda Europa —España, Italia y Alemania— están sufriendo problemas para abastecer al mercado. La patronal de distribuidores recuerda que la demanda de mascarillas ha crecido un 10.000%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Coronavirus

El desabastecimiento de mascarillas en las farmacias españolas se agrava a medida que la crisis del coronavirus avanza en el país. A pesar de que las instituciones sanitarias insisten en que no es necesario adoptar medidas extraordinarias, son muchos los ciudadanos que se quieren hacer con su paquete de protecciones respiratorias.

Varias farmacias han colgado carteles explicando que todo está vendido, algunas está ofreciendo reservas y otras están explicando que estas mascarillas son en muchos casos innecesarias para el coronavirus.

Esto tiene una consecuencia directa: alérgicos e inmunodeprimidos, a los que sí se les prescriben el uso de estas mascarillas, no tienen acceso a las mismas.

Leer más: La OMS eleva a "muy alto" el riesgo de contagio y de impacto del coronavirus

La situación también se está haciendo notar en los fabricantes de estas protecciones. Ifema celebró hace escasos días el Sicur, la mayor feria de la industria de la seguridad en España. En los stands de los productores todas las conversaciones eran en torno a lo mismo. Y cuando se les preguntaba, los empleados y empresarios de las distintas firmas resumían la situación: "No nos quedan".

Mientras que grandes multinacionales aumentan su producción, pequeños fabricantes asumen como pueden este crecimiento exponencial de la demanda.

Por qué no es necesario llevar mascarilla por el coronavirus

En función de su nivel de protección, las mascarillas comunes pueden dividirse en varias categorías. Las FFP1 son las de papel, más baratas y accesibles en cualquier establecimiento, incluyendo farmacias y ferreterías. Las FFP2 y FFP3 también se pueden encontrar en farmacias, cuentan con válvulas y la porosidad de su material es menor, por lo que impide la entrada de polen o virus a las vías respiratorias.

El doctor Ángel Moral, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), explica que las mascarillas FFP1 ayudan a que una persona enferma no contagie a los demás. "Sirven para que alguien que pueda estar infectado no transmita el virus si tose", detalla.

Leer más: El coronavirus ya ha cancelado el Salón del Automóvil de Ginebra y el MWC de Barcelona, pero hay otros 13 grandes eventos en peligro en España y el resto del mundo

Por eso, si has comprado una mascarilla de este tipo para prevenir contagiarte del coronavirus, debes saber que no sirve de nada. Tendría más sentido que las llevasen las personas infectadas. Por otro lado, los enfermos de coronavirus deben seguir las directrices de las autoridades sanitarias españolas: no salir de casa y llamar al 112 para someterse a las pruebas y ser trasladado a un hospital.

Cartel de mascarillas en farmacia.
Cartel de "no hay mascarillas" en una farmacia de Madrid. Business Insider España

De hecho, la sanidad británica ha llegado a ser mucho más tajante al respecto, y pide a los pacientes de coronavirus que bajo ningún concepto acudan a un ambulatorio.

En los mismos términos entiende esta crisis de las mascarillas el médico residente y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Javier del Águila. Del Águila también es investigador en enfermedades infecciosas y brotes, y recuerda que ante el brote de coronavirus "no hay necesidad" de adquirir mascarillas, puesto que lo ideal es "quedarse en casa".

Del Águila ha explicado que las mascarillas sirven de barrera para que la persona que está enferma no expulse pequeñas partículas que puedan tener el virus o la enfermedad, y por tanto, contagiar a los demás, ya que el coronavirus no se transmite por el aire, sino a través de las gotitas que se esparcen al estornudar.

Leer más: El coronavirus podría convertirse en otra enfermedad estacional que regrese cada año como resfriados y gripes, según los expertos

Más que usar mascarillas "es mucho más importante lavarse las manos, porque si tosemos o estornudamos en las manos y luego damos esa mano, contagiamos a alguien. Toser en el codo en lugar de en la mano es mucho más efectivo que ponerse una mascarilla".

Alérgicos e inmunodeprimidos, los principales afectados del desabastecimiento

Pero no es solo cuestión del coronavirus. Las mascarillas FFP1 se suelen usar en quirófanos y las pueden emplear personas aquejadas de una gripe o de una infección vírica, para de este modo evitar contagiar a los demás.

Sobre las mascarillas FFP2 o FFP3, el alergólogo Ángel Moral explica que sí podrían ayudar a personas alérgicas o a inmunodeprimidos. "No hacemos recetas de mascarillas a pacientes. Si se la prescribo a un paciente, le ocurrirá lo que a cualquiera: le será difícil encontrar una en estas circunstancias". "No hay prioridad para los alérgicos".

Moral detalla que "hay pacientes con otra enfermedades, como los inmunodeprimidos. Personas que deben evitar exponerse al ambiente actual. Ellas sí podrían sufrir las consecuencias de este desabastecimiento".

Leer más: La búsqueda del paciente cero del coronavirus se complica a medida que aumenta la propagación de la enfermedad

En este sentido, el divulgador sanitario y enfermero Héctor Castiñeira lleva varios días insistiendo en la idea. "Por favor, dejad de comprar mascarillas que no necesitáis. Quienes sí las necesitan, por ejemplo, son algunos pacientes oncológicos (y no por el coronavirus). Cuando van a la farmacia a comprarlas, como hacían siempre, no hay porque las habéis agotado con vuestra histeria".

La parte positiva de que las mascarillas se hayan puesto de 'moda'

Si hay que verle algo bueno a la crisis y el desabastecimiento de mascarillas, el doctor Ángel Moral lo resume bastante claro.

"Las mascarillas estarían indicadas a muchos pacientes alérgicos, pero hasta ahora no se solían usar precisamente porque a la gente le daba un poco de reparo ponerse una. Hay un poco de animadversión a ellas". Por eso, el alergólogo entiende que "a raíz de esto, lo que puede ocurrir es que personas que están utilizando mascarillas por temor al coronavirus vean cómo mejoran sus problemas alérgicos".

Leer más: El resto del mundo "no está preparado" para el coronavirus, según un enviado de la OMS que acaba de regresar de China

Moral detalla que hasta hace no mucho era extraño ver a gente en España con mascarillas. "Quizá cuando los japoneses vienen a hacer turismo, o en algunos casos de Jaén, porque allí el polen de olivo está muy alto".

El presidente del Comité de Aerobiología de la SEAIC es bastante franco: "Ya algún paciente me ha comentado de forma personal que está llevando mejor su alergia a las arizónicas", cuyos niveles de polen estos días están siendo altos.

Un mercado que no da a basto

Las FFP1 son mascarillas de tela que sirven para que las personas contagiadas con cualquier infección vírica no les peguen el virus a los demás. Las FFP2 y FFP3 son mascarillas que filtran mejor el polen o los virus, y cuentan con válvulas. No obstante, aunque estas últimas son válidas para alérgicos, la SEAIC cuenta con una mascarilla homologada

La fabrica 3M, multinacional especializada en industria pesada que estos días ha dado un empujón a su división de Salud y Bienestar. Su responsable de prensa en España, Ana Brage, confirma que la compañía ya puso a pleno rendimiento todas sus plantas de Asia, creando hasta 3 turnos para cubrir las 24 horas del día con la producción de mascarillas en marcha.

Una mascarilla de NERI expuesta en Sicur.
Una mascarilla de la marca Neri expuesta en Sicur, en Ifema, Madrid. Business Insider España

Claro que, como detalla Brage, un fabricante de mascarillas como 3M no es responsable de lo que ocurra entre mayoristas y distribuidores. "Nosotros no hemos subido los precios por ética, pero no podemos fijarle los precios al distribuidor", detalla. Se refiere al reciente ejemplo de Amazon, donde una de las mascarillas de 3M se ha encarecido en más de un 200% en menos de 6 meses, como se puede comprobar en la plataforma verificadordeofertas.com.

Leer más: China y Estados Unidos van a empezar a probar las primeras vacunas experimentales en humanos contra el coronavirus en la carrera por encontrar una cura

Este no es el único ejemplo. En Wallapop comenzaron a aparecer múltiples anuncios con ofertas de mascarillas de primera y segunda mano a precios prohibitivos, en ocasiones más de un 300% más caras sobre el precio recomendado. La plataforma confirmó poco después que estaba eliminándolos incluso manualmente, ya que está prohibida la compraventa de artículos médicos en su web.

La situación es tal, que incluso en Italia la policía económica intervino en las sedes de Amazon y eBay al norte de Italia al entender que podía existir un caso de especulación con los precios.

En Sicur, la feria de la industria de la seguridad celebrada en Madrid la semana pasada, varios fabricantes detallaban a Business Insider España cómo está el sector, mientras la patronal de distribuidores, la FEDIFAR, no cree que puedan asumir mucho más del 12% de la demanda.

Asatex, una firma de protección laboral con la sede central en Alemania, cuenta por ejemplo que ya no disponen de mascarillas. Lo mismo le ocurre a Neri, otra compañía procedente de Italia. Quizá el caso más paradójico es el de Sibol, una empresa vizcaina que ya ha aparecido en los medios por triplicar sus turnos, como ha hecho 3M.

Con la salvedad de que Sibol es una compañía muchísimo más pequeña y no dan a basto.

No obstante, 3M, al ser un gigante multinacional, puede presumir de que ahora priorizan su división de Salud mientras garantizan su distribución en hospitales, clínicas y ONG, que son "las que más lo necesitan".

Y además