Pasar al contenido principal

La economista jefe del FMI aplaza la recuperación de la crisis del coronavirus a 2022 por la desigual distribución de los planes de estímulo

La economista jefe del FMI, Gita Gopinath
La economista jefe del FMI, Gita Gopinath Reuters
  • La actividad económica mundial podría no recuperarse completamente del impacto del coronavirus hasta finales de 2021, según ha asegurado a la CNBC Gita Gopinath, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI).
  • Pese a que el FMI presentó esta semana unas perspectivas económicas que prevén que el PIB mundial caiga un 3% en 2020 y se recupere en 2021 hasta un crecimiento del 5,8%, Gopinath ha augurado que ese rebote podría ser solo una "recuperación parcial" por el reparto desigual de los planes de estímulo.
  • Ha señalado que el 87,5% del valor total de los planes de estímulo contra el coronavirus corresponden a países del G20, por lo que ha destacado que su "preocupación principal son los países emergentes y en desarrollo".
  • "Incluso a finales de 2021, prevemos que el nivel de actividad económica se encuentre por debajo de lo que habíamos proyectado antes del virus", ha destacado la economista jefe del FMI.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El desplome económico mundial que está provocando la pandemia de coronavirus podría durar más de lo esperado. Pese a que la mayoría de instituciones y analistas prevén que en 2020 se podría producir la mayor recesión desde 1929 y consideran que en 2021 se producirá un rebote en el PIB global, ya hay quien comienza a alertar de que la mejoría podría retrasarse hasta 2022 o 2023, como McKinsey.

Una de las figuras más destacadas en alertar de un posible retraso en la recuperación del impacto económico de la pandemia es la economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gita Gopinath, que ha asegurado este viernes que la actividad económica mundial podría no haberse recuperado completamente del impacto del coronavirus a finales de 2021, como ha reconocido en una entrevista en la cadena estadounidense CNBC.

Leer más: Las consecuencias económicas del coronavirus serán "mucho peores" que la crisis financiera de 2008, según el FMI

"Incluso a finales de 2021, prevemos que el nivel de actividad económica se encuentre por debajo de lo que habíamos proyectado antes del virus", ha destacado Gopinath. Estas declaraciones contrastan con las últimas previsiones publicadas por el FMI esta misma semana, en las que auguraba que el PIB mundial caerá un 3% en 2020 para recuperarse en 2021 hasta un crecimiento del 5,8%.

De hecho, el Fondo había afirmado que la economía mundial saldrá con fuerza en 2021 de su desplome generalizado en 2020, asegurando que el rebote se trasladará a todos y cada uno de los países que engloban sus previsiones. Así, sus pronósticos situaban el repunte económico durante el año que viene entre el 3% de avance del PIB que espera para Japón y el 5,2% que augura apara Alemania.

Sin embargo, Gopinath ha precisado que, pese a que el FMI mejoró sus pronósticos para 2021 respecto a los pronósticos que presentó en enero, el repunte previsto para el año próximo podría ser solo una "recuperación parcial". La economista jefe del Fondo ha destacado que, pese a la "agresiva y rápida" respuesta de los gobiernos y bancos centrales para ayudar a empresas y hogares a capear la crisis, esos planes de estímulo no están "distribuidos equitativamente".

Así, Gita Gopinath ha destacado que "si se compara esta situación con la crisis financiera mundial, la respuesta ha sido mucho más rápida y de una escala mucho mayor", pero ha criticado que el valor total de los planes de contención del impacto del coronavirus ya alcanza los 8 billones de dólares (unos 7,4 billones de euros), de los que 7 billones de dólares (sobre 6,5 billones de euros), un 87,5% del total corresponde a países del G20.

Leer más: El aumento del gasto público para combatir el coronavirus podría provocar que Grecia, Italia, Brasil o Sudáfrica suspendan pagos de su deuda en 2021

"La preocupación que tenemos se centra más en las economías en desarrollo y emergentes", ha afirmado la economista jefe del FMI, que ha destacado que las principales dificultades que afrontarán estos países se deben a que "tienen menos espacio fiscal, que tienen que lidiar con problemas de la balanza de pagos y creo que están en la posición más difícil".

Esta opinión coincide con la de otros expertos, como Hamish Douglass, el presidente del fondo australiano Magellan Financial Group, que auguró el mes pasado que los países emergentes no serán capaces de responder a la crisis con "fuerza suficiente", mientras que estimó que las economías más avanzadas podrán recuperarse del impacto, que ha calculado en un 20% y un 30% del PIB mundial, lo que equivaldría a unos 24 billones de euros, según las estimaciones del FMI para 2019.

Y además