¿Respetan los robots el derecho a la huelga? No te van a reemplazar, pero los robots podrían empeorar mucho tu trabajo

robot trabajadores

Era lunes en el aeropuerto internacional de San Francisco y no había ningún sitio para comer.

Tampoco el martes. Ni el miércoles. El mes pasado, durante 3 días, 1.000 trabajadores del servicio de comidas del aeropuerto de San Francisco se pusieron en huelga por los bajos salarios y las condiciones de trabajo. En un día normal, unos 130.000 pasajeros pasan por el mayor aeropuerto de la Bahía de San Francisco, y casi todos ellos compran algo para comer o beber. Pero durante el paro, no se movió ni una sola criatura del servicio de comidas en SFO, excepto los robots que servían tazas de café en dos quioscos de café automatizados con el siniestro nombre de Café X.

La Primera Ley de la Robótica, postulada por Isaac Asimov, exige que las máquinas automatizadas protejan a los humanos de cualquier daño. Y, como humano que soy, ciertamente veo el daño que produce una escasez de cafeína en un aeropuerto. Durante la huelga, los robots de café funcionaban las 24 horas del día, tomando pedidos a través de pantallas táctiles o aplicaciones telefónicas, moviéndose silenciosamente detrás de los cristales cristal, incluso mientras sus compañeros de trabajo coreaban consignas y se manifestaban fuera. 

¿Sueñan los androides con salarios más altos y mejores beneficios? No, porque nunca duermen.

Así que se ha producido una singularidad ciberpunk. Durante décadas, los robots han sustituido, o al menos apartado, el trabajo humano. (La palabra "robot", vale la pena recordarlo, deriva del checo para "trabajo forzado"). Arman coches, recogen existencias en los almacenes, aspiran suelos. Es cierto que son más raros en aplicaciones de servicio y de atención al público. Pero en SFO, los robots baristas no se limitaron a sustituir a los humanos, sino que cruzaron un piquete. Y la ruptura del sindicato fue buena para el negocio. "No sé lo suficiente sobre lo que pasó para comentarlo", cuenta el fundador de Cafe X, Henry Hu, pero "las ventas estaban en máximos históricos".

Los baristas robóticos de Cafe X siguieron trabajando cuando los trabajadores del servicio de comidas se pusieron en huelga en el Aeropuerto Internacional de San Francisco el mes pasado. SFO

Un robot no puede ser un esquirol, por supuesto; los robots no pueden "ser" otra cosa que máquinas que ejecutan código, y en el espectro que va de la máquina de Coca-Cola a Terminator, Café X está más cerca de la primera. 

¿Pero qué pasa con las personas que escriben el código de ese robot? ¿O las personas que rellenan las tolvas de café, o colocan los vasos de papel, o lubrican las articulaciones del robot? Los robots de café que rompieron la huelga en el aeropuerto de San Francisco son una buena lección, o al menos un punto de inflexión de ciencia ficción. No se trata sólo del café. Todo el mundo, desde los artistas hasta los periodistas, se enfrenta a la creciente competencia de la automatización y los algoritmos. 

Todos debemos tomarnos un momento para averiguar cómo sincronizar nuestro trabajo con las almas de las nuevas máquinas, antes de que las cosas se nos vayan de las manos.

Los robots repartidores autónomos todavía tienen camino por recorrer: ¿por qué no van a sustituir a los 'riders' y sus mochilas de colores?

delivery

El precio de la robotización

Según los últimos datos de la Federación Internacional de Robótica, Estados Unidos obtuvo 35.000 nuevos robots industriales en 2021, un 14% más que en 2020, aunque todavía lejos del pico prepandémico de 40.000 en 2018. Eso puede parecer escaso en comparación con, por ejemplo, los 268.000 nuevos robots de China, que representan casi la mitad del aumento mundial. Pero sigue siendo mucho. Y aunque el número de robots comprados por los fabricantes de automóviles está disminuyendo, otras empresas están comprando más: El sector de la alimentación y las bebidas aumentó sus compras de robots en un 25% el año pasado. El informe de IFR especula que se debe a que los robots son más higiénicos que los humanos.

Estadísticas como ésta hacen que algunas mentes privilegiadas del sector tecnológico sigan vaticinando un inminente apocalipsis autómata tan profundo que los humanos no tendrán nada que hacer. 

Pero los expertos dicen que eso es una tontería. "No creo que esto sea el principio del apocalipsis, que todos los trabajadores vayan a ser sustituidos por robots. Eso es una tontería", dice Tom Kochan, profesor de la Escuela de Negocios Sloan del MIT que estudia la automatización. "Nadie se toma realmente en serio esa visión". Lo importante no es la cantidad de empleos que los robots quitarán a los humanos, comenta Kochan, sino cómo será la calidad de los empleos humanos una vez que los robots sean omnipresentes.

La industria siempre ha recurrido a las máquinas y a la automatización para aumentar la producción, a menudo a expensas de los humanos. Los trabajadores llevan siglos protestando, y a veces destruyendo, esas máquinas; a principios del siglo XIX, los luditas ingleses le dieron un rostro de sociedad secreta al movimiento. Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre la extensión o la importancia de los luditas, pero sí sobre el hecho de que no odiaban la tecnología en sí misma. Odiaban la degradación de la calidad del trabajo humano.

Hoy en día, los economistas y los historiadores del trabajo pueden poner un precio a la robotización. La versión corta es: cada nuevo robot por cada 1.000 trabajadores humanos reduce el empleo en 0,2 puntos porcentuales y disminuye los salarios en un 0,42%. No es tan malo como los luditas podrían haber pensado, pero sigue sin ser genial.

Un técnico prueba un robot de servicio de habitaciones en un hotel de Sandton (Sudáfrica). Un nuevo robot por cada mil trabajadores humanos disminuye los salarios en un 0,42%.

Elon Musk pregona un futuro prometedor para Optimus, el robot humanoide de Tesla, pero varios expertos lo cuestionan

Optimus robot humanoide Tesla

La clave está en lo que hacen esos robots. ¿Sustituyen a los humanos o trabajan junto a ellos? La verdad es que la incursión de los robots en el servicio de comida no está yendo tan bien como los dueños de los robots esperaban. Cafe X, con inversiones de peces gordos de Silicon Valley como Peter Thiel, llegó a tener tres locales en el propio San Francisco. Todas cerraron en 2020. (Puede que los baristas robóticos sean capaces de trabajar durante una pandemia, pero eso no ayuda si no tienen a nadie a quien servir). 

En los últimos años, la ciudad también ha tenido ?y perdido? robots que hacían hamburguesas, robots que hacían ensaladas, robots que hacían batidos y robots que hacían cuencos de quinoa.

Tampoco se les da bien atender el bar. Si eres de los que van a cruceros, es posible que te hayas encontrado con robots que preparan cócteles. Resulta que es bastante difícil, desde el punto de vista de la ingeniería, que las máquinas muevan glaseados pegajosos, líquidos que deben mantenerse fríos y un millón de tipos de alcohol a través de complicados tubos hasta llegar a un recipiente helado que debe agitarse a la perfección. Puede que los robots sean más limpios que los humanos, pero son pésimos a la hora de preparar martinis sucios.

¿Y qué hay de los trabajos que están más cerca de los clientes? En un hotel dotado de personal robótico en el complejo turístico japonés Huis Ten Bosch, los robots de limpieza de habitaciones hicieron un trabajo bastante bueno, y fueron bien recibidos por los huéspedes humanos. No fue así en el caso del dinosaurio robot y del robot "femenino" que atendía la recepción, según los investigadores que revisaron el lugar en 2017.

Pero esos son solo fallos a corto plazo en el camino hacia nuestro futuro robótico. Durante la huelga de San Francisco, sugerí en Twitter que al robot del Café X le iban a tirar un zapato de madera por la ventana. (Los zapatos de madera se llaman "sabot" en francés, y la historia apócrifa es que los trabajadores franceses protestaron contra la automatización lanzando sus sabot a las máquinas, dando lugar a la palabra "sabotaje"). 

El inversor de capital riesgo Jason Calacanis respondió a mi tuit; es inversor en Café X, y ensalzó las virtudes del sistema. Me dijo que los robots de servicio de comidas tardan un tiempo en llegar al punto en que puedan hacer todo a la par que un humano. "Al igual que la conducción autónoma", tuiteó Calacanis, "las enormes ganancias llegan cuando se alcanza el 100%". Los inversores en robots, en otras palabras, están jugando a largo plazo. Cafe X, que ha comenzado a enviar sus baristas automatizados a las oficinas, ahora tiene una larga lista de pedidos.

Construyo robots para la NASA y me enfrento a avalanchas, gases venenosos e incluso volcanes para probar mis inventos: es peligroso, pero me encanta

Kalind Carpenter.

Robots del mundo, ¡uníos!

Incluso si los robots nunca toman el control, la mera amenaza que representa su creciente número puede tener un impacto. "Los sindicatos aumentan los salarios, y cuando aumentan los salarios hacen que la automatización sea más atractiva", señala Daron Acemoglu, economista del MIT que trabajó en ese cálculo del efecto de los robots en los salarios y el empleo. "Los empresarios, especialmente si están encerrados en una relación conflictiva con los sindicatos, ven la automatización como una forma de reducir el poder de los sindicatos".

Aquí es donde la huelga de San Francisco empieza a ser importante. Incluso sin un apocalipsis robótico, la dirección podría intentar utilizar las máquinas para aplastar a los trabajadores. "Una vez que los robots de servicio se vuelvan lo suficientemente omnipresentes, podrán utilizarlos para acabar con la huelga", opina Acemoglu. "No creo que hayamos llegado todavía a ese punto, pero no creo que sea ciencia ficción. Bueno, podría ser un poco ciencia ficción".

La única forma de evitar una prolongada y costosa guerra robótica entre los trabajadores y la dirección es que todo el mundo se plantee cuál va a ser el papel de la automatización antes de que los trabajadores empiecen a tirar sus zapatos. 

En Alemania, comenta Acemoglu, los sindicatos y los asesores de los trabajadores en los consejos de administración de las empresas están muy implicados en las decisiones sobre dónde y cómo se utilizan los robots. Esto tiende a evitar que los trabajadores dicten normas generales de "no se admiten androides", especialmente si las máquinas van acompañadas de formación sobre su uso, ascensos a puestos como el de "técnico" y otros esfuerzos de cooperación. 

"Hay un escenario en el que se automatizan algunas de las tareas, especialmente las que son menos agradables y más peligrosas para los trabajadores, y los trabajadores no son eliminados", asegura Acemoglu. "Y utilizas la tecnología para introducir nuevas tareas y nuevas capacidades para poder reincorporar a los trabajadores y ser más productivos".

Robots con valores: los desafíos éticos de la Inteligencia Artificial

Ex Machina

¿Podría alcanzarse ese tipo de distensión robótica en Estados Unidos? Ya ocurrió con los coches. En los años 80, cuando General Motors intentó por primera vez automatizar sus líneas de montaje para competir con Toyota, gastó más de 50.000 millones de dólares en automatización. Pero "no pudieron hacerlo funcionar, porque no aportaron la mano de obra", apunta Kochan, el experto en gestión del MIT. Toyota, por el contrario, tenía un enfoque más integrado. 

Introdujo los robots poco a poco, con la aportación de los ingenieros y el personal del taller sobre cuáles serían los mejores trabajos para los robots y, como resultado, fabricó los coches de mayor calidad del sector. Con el tiempo, GM adoptó el mismo enfoque; quizá Starbucks también debería hacerlo.

La regulación podría forzar la cuestión. En un artículo publicado en 2018, un profesor de derecho del King's College de Londres llamado Ewan McGaughey argumentó que se necesitaría una nueva legislación para proteger a los trabajadores humanos de ser aplastados por un brazo robotizado. "Es necesario asegurar salarios justos democratizando la economía", escribió, "y garantizar el derecho al trabajo y reducir el tiempo de trabajo con un impuesto justo a los propietarios de las empresas." 

Fácil, ¿verdad?

Yo propondría algo aún más utópico. Puede que los robots y la inteligencia artificial nunca alcancen la plena sensibilidad y la autoconciencia, pero, oye, todos hemos tenido compañeros de trabajo humanos que no cumplían esa norma. Y si algunos de nuestros compañeros menos brillantes están en el mismo sindicato que nosotros, quizá los robots también deberían estarlo. Tarde o temprano, todos vamos a trabajar con robots, ya sean de hardware o de software. Eso significa que tenemos que averiguar cómo coexistir. 

Los directivos deben incluir a los trabajadores en la toma de decisiones sobre dónde trabajan los robots y qué hacen. Los sindicatos tienen que ampliar su visión e innovar formas constructivas en las que sus miembros puedan beneficiarse de la afluencia de mano de obra de las máquinas. Y si los sistemas de aprendizaje automático van a generar arte y escribir historias y hacer café ?y seamos sinceros, lo harán?, entonces los artistas, los periodistas y los baristas deben ocupar todos los nuevos puestos de trabajo que se necesitarán para escribir el código de los robots y supervisar los sistemas robóticos.

Incluso con los robots de café cruzando la línea de piquete, la huelga de los trabajadores del servicio de comidas en SFO terminó con una victoria laboral: un aumento de 5 dólares por hora, un bonus, un mejor seguro médico privado. ¿Pero qué consiguieron los robots de café? Ni siquiera un permiso de trabajo. Cuanto más inteligentes sean los robots, y cuantos más haya, menos podremos ignorar el papel que desempeñan en la calidad y los beneficios de los trabajos que realizamos tú y yo. Tenemos que estar en el mismo equipo. Como ha demostrado la historia de la sindicalización, tratar de excluir la afluencia de nueva mano de obra nunca funciona. La mejor apuesta, en última instancia, es encontrar una causa común con los recién llegados. 

Robots del mundo, ¡uníos! No tenéis nada que perder, salvo vuestras cadenas de transmisión.

Otros artículos interesantes:

Este robot cocina las patatas fritas mejor que tú: "Es más rápido, más preciso, más fiable y está más feliz que la mayoría de los humanos"

La mayoría de empresas de robotaxis morirán en menos de 10 años: el golpe en la mesa que puede dar España para imponerse

"Mi robot es inocente, señoría": los expertos apuestan por juzgar la inteligencia artificial con leyes flexibles y fundamentadas en la ética

Te recomendamos