La Tierra tendrá anillos similares a los de Saturno, pero formados por basura espacial

Distribución de la basura espacial actualmente.
Distribución de la basura espacial actualmente.
NASA.
  • La gran cantidad de basura espacial que orbita alrededor de la Tierra provocará que se formen anillos de residuos.
  • La NASA y la ESA estudian usar imanes o velas de arrastre para retirar poco a poco los satélites que han terminado su vida útil.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La basura espacial lleva orbitando alrededor de la Tierra desde la segunda mitad del siglo XX con el inicio de exploración espacial.

Si bien no ha empezado ha resultar un problema serio hasta hace un par de décadas, a medida que se acelera el relanzamiento de la carrera espacial, corre el riesgo de convertirse en un problema de contaminación muy grande.

El profesor de robótica de la Universidad de Utah, Jake Abbott, apunta al The Salt Lake Tribune que con la cantidad de proyectos espaciales en camino la Tierra el aspecto exterior de la Tierra podría parecerse al de Saturno.

Los planes de colonización de la Luna o Marte son solo algunos de los ejemplos que agencias espaciales gubernamentales, como la NASA, y empresas privadas, como SpaceX o Blue Origin, están planeando llevar a cabo en un futuro cercano.

Otras como Virgin Galactic, planean convertir el espacio en el nuevo mercado del turismo.

Abbott considera que todos los lanzamientos habidos y por haber generarán anillos de basura alrededor del planeta, con el riesgo de seguridad y medioambiental que ello implica.

El séptimo empleado de SpaceX describe cómo es trabajar con Elon Musk: “Espera mucho y eso es un reto”

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) calcula que existen actualmente 170 millones de piezas de desechos espaciales en órbita.

Pero ahora, con esas nuevas empresas que ven mercado fuera de la atmósfera terrestre y lanzan grandes cantidades de satélites de banda ancha, la órbita de la Tierra se está llenando de basura, según señala Futurism.

La ESA señala que la gran cantidad de restos que flotan en la órbita terrestre baja y que pueden colisionar con satélites que aún están operativos pone en peligro muchas de las actividades en la Tierra que dependen de estos aparatos.

La solución: Imanes de rayos o velas de arrastre 

Con toda esa cantidad de restos flotando alrededor del planeta, además de la que está por generarse en futuro, las agencias espaciales gubernamentales y algunas empresas privadas ya afrontan el reto de cómo solucionar el problema.

Una de las posibles soluciones que propone Abbott es el uso de imanes. El profesor de robótica ha publicado en Nature un estudio detallado sobre cómo las fuerzas que generan los imanes pueden servir para redireccionar y controlar la gran cantidad de basura espacial.

De acuerdo con el docente de la Universidad de Utah, si se colocara un imán giratorio en un extremo de una brazo robótico, se podrían crear corrientes eléctricas en forma de remolinos que ralentizarían y controlarían la dirección de los restos.

Los planes de Elon Musk, Jeff Bezos y Richard Branson para conquistar el espacio

"Básicamente, hemos creado el primer rayo tractor del mundo. Ahora es solo cuestión de ingeniería construirlo y lanzarlo", dice el investigador.

Por su parte, la ESA, bajo el programa Clean Space, ha optado por un modelo de reciclaje que se instalaría en todos los artefactos que se lanzaran al espacio en el futuro. Una vela de arrastre.

Velas de arrastre orbitales

ESA.

Basado en una idea original de la agencia espacial alemana, el plan europeo es construir, junto con empresas privadas, un subsistema pasivo de desorbitación. En otras palabras, una vela de arrastre que atraiga el satélite, cuya vida útil haya acabado, de nuevo hacia la atmósfera.  

La tecnología autónoma de estas velas provocaría un descenso de la nueva basura espacial que se genere provocando que, cuando entre en contacto con las capas de la atmósfera, se desintegre por incineración.

Este sistema reduce la posibilidad de colisiones con otros restos y además libera un espacio orbital para otro satélite.

Otros artículos interesantes:

Los 6 mayores peligros que tendrá viajar al espacio: desde microorganismos infecciosos hasta las consecuencias sobre el cuerpo y el cerebro

El cine se pone en órbita: Rusia empieza a rodar la primera película en el espacio

Así será Marte en el futuro: Nüwa, la ciudad sostenible donde vivirá la humanidad

Te recomendamos

Y además