Pasar al contenido principal

Trump está supuestamente preocupado de que una recesión pueda hundir sus posibilidades de reelección, pero su equipo no trabaja en esa hipótesis para no echar más leña al fuego

Treasury Secretary Steve Mnuchin, left, listens as President Donald Trump speaks during an expanded bilateral meeting with the Emir of Kuwait Sheikh Sabah Al Ahmad Al Sabah in the Cabinet Room of the White House, Wednesday, Sept.
AP Photo/Evan Vucci
  • El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha estado "nervioso y aprensivo" sobre el futuro de la economía de EE.UU. debido a las señales de una ralentización económica global, según publicó este jueves The Washington Post citando a fuentes cercanas.
  • Según el Post, los funcionarios del área económica de la administración Trump no se están preparando para una posible recesión por temor a precipitar una crisis.
  • Trump ha defendido infundadamente en un tweet este jueves que: "Los medios Fake News están haciendo todo lo que pueden para hundir la economía porque creen que será malo para mi reelección".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A pesar de que en público se muestra optimista sobre la fortaleza económica de EE.UU., el presidente Donald Trump ha mostrado supuestamente su preocupación en privado sobre una posible recesión que podría dañar seriamente sus posibilidades de ser reelegido en 2020según publicó este jueves The Washington Post.

Según han revelado al Post 2 fuentes cercanas a la situación, el presidente está "nervioso y aprensivo" y ha hablado por teléfono con líderes empresariales y directores financieros esta semana para sondearles sobre el futuro de la economía de EE.UU..

Leer más: La guerra comercial entre Estados Unidos y China podría provocar una recesión mundial para 2020, según Morgan Stanley

Según se ha publicado, ha llegado a acusar a medios y economistas de sesgar los datos para frustrar su reelección.

"Está nervioso", asegura al Washington Post un republicano cercano a la administración. "Él piensa que todas las personas que hacen estas previsiones económicas son un grupo de idiotas de los poderes establecidos: élites que no saben nada sobre la economía real y que están contra Trump".

Según el Post, los funcionarios de la Casa Blanca "no están planeando nuevos pasos para evitar una recesión" y entregan al presidente evaluaciones optimistas de la economía estadounidense, porque creen que prepararse para un colapso supondría presentar un frente débil y "validaría una narrativa negativa" sobre la economía.

Eso, opinan las autoridades, a su vez podría precipitar una crisis, según el Post.

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una petición de comentarios sobre esta noticia.

Leer más: El temor a una recesión entre los grandes inversores de Wall Street alcanza su máximo de los últimos 8 años

La economía ha estado claramente en la mente del presidente, con el coste de su guerra comercial con China entre los factores a los que se culpa de la desaceleración.

Trump ha respondido a los pronósticos negativos y jactándose esta semana de la fortaleza de la economía de EE.UU., y en un tweet de este jueves culpó a los medios de comunicación por tratar de provocar una recesión y dañar sus posibilidades de reelección.

En una serie de tweets, también ha afirmado que los buenos datos en bolsa de Walmart confirman que a EE.UU. "le va muy bien".

Más tarde, en un mitin en New Hampshire, aseguró a sus seguidores que "no tenéis otra opción que votarme" porque la economía se iría "por el retrete" si pierde ante su rival demócrata.

Aunque la Casa Blanca no está haciendo preparativos oficiales para una recesión ante los síntomas de una ralentización económica global, los funcionarios del Tesoro están vigilando de cerca el mercado de bonos para localizar más señales de fatiga económicasegún The New York Times.

Leer más: La curva de tipos en EE.UU. se ha invertido: esto es lo que opinan los expertos sobre cómo afectará a los mercados

Es probable que las señales de problemas económicos sigan afectando al presidente, que llegó al poder gracias en parte a sus promesas de fortalecer la economía de EE.UU. a través de sus agresivas propuestas comerciales.

Ha prometido ganar la guerra comercial a China, una promesa muy popular entre los votantes de los estados del Rust Belt, la zona del centro y noroeste del país en la que se concentra la industria del acero, que fueron cruciales en su victoria en 2016.

Un trader opera en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) el 24 de agosto de 2015
Un trader opera en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) el 24 de agosto de 2015 Spencer Platt/Getty Image

Sin embargo, también ha apostado su campaña de reelección a la fortaleza económica de EE.UU. durante su presidencia, lo que le apremia a llegar a un acuerdo con China que ponga fin a la guerra comercial.

Históricamente, conseguir la reelección durante una recesión económica ha demostrado ser un difícil, con Jimmy Carter en 1980 y George HW Bush en 1992 perdiendo en su intento de ser reelegidos tras un único mandato entre recesiones.

De hecho, en el tiempo transcurrido desde la Guerra Civil Americana, solo un presidente ha sido reelegido después de una recesión en los últimos 2 años de su primer mandato. Fue William McKinley en 1900.

Y además