Los expertos creen que la vacuna no inmunizará para siempre contra el coronavirus y advierten de que se necesitarán dosis de refuerzo

A volunteer receives an experimental coronavirus shot from a medical worker at Baragwanath Hospital in Soweto, South Africa, June 24, 2020.
A volunteer receives an experimental coronavirus shot from a medical worker at Baragwanath Hospital in Soweto, South Africa, June 24, 2020.

REUTERS/Siphiwe Sibeko

  • Las personas podrían necesitar inyecciones de refuerzo después de las dosis iniciales de la vacuna contra el coronavirus para mantenerse protegidas, dicen los expertos.
  • Otras vacunas, como la del tétanos, también requieren refuerzos periódicos. 
  • Eso añade más complicaciones al inminente desafío de distribuir las vacunas contra el coronavirus, que probablemente requieran dos dosis.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Puede que todavía no sepamos con precisión cuánto dura la inmunidad al nuevo coronavirus, pero los investigadores no creen que sea para siempre.

"Con los coronavirus humanos, uno puede infectarse repetidamente: no se es inmune de por vida, se es inmune por algún tiempo", asegura a Business Insider Florian Krammer, un vacunador de la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí.

"No hay razón para pensar que este coronavirus se comportará de manera diferente", añade.

Eso significa que incluso después de que las vacunas contra el coronavirus estén disponibles y se distribuyan a la población mundial, es probable que necesitemos inyecciones de refuerzo para mantenernos protegidos con el tiempo.

"Si la inmunidad resulta ser transitoria, necesitaremos un plan de vacunación más un refuerzo, o una revacunación a intervalos periódicos", ha explicado a Business Insider Marm Kilpatrick. 

La inmunidad al coronavirus dura hasta 8 meses después de la infección: las vacunas contra el COVID-19 podrían ofrecer protección a largo plazo

Dos inyecciones para empezar, y luego quizás también dosis de refuerzo

Los dos principales candidatos a la vacuna contra el coronavirus hasta ahora, de Moderna y Pfizer, requieren dos inyecciones. Las dos dosis de Moderna se administran con un mes de diferencia, mientras que las de Pfizer se administran con tres semanas de diferencia.

Sin embargo, cuantas más inyecciones necesitemos, más difícil será asegurarnos de que todos las reciban.

Además, un régimen de vacunas de dos dosis viene con desafíos en la cadena de suministro: requiere el doble de viales, jeringuillas, refrigeradores y visitas a la clínica en un momento en que tales recursos ya son limitados.

Getting a flu shot could reduce your risk of getting COVID-19, preliminary research suggestsGetting a flu shot could reduce your risk of getting COVID-19, preliminary research suggests

Pero incluso después de que todos esos problemas se resuelvan en su mayoría, un nuevo desafío surgirá: la necesidad de averiguar cuándo se desvanece nuestra inmunidad, y si (o cuándo) se necesita una inyección de refuerzo. 

"Una vez que comencemos a ver que los fallos de las vacunas aumentan, entonces podremos considerar dosis de refuerzo", ha explicado anteriormente a Business Insider Walt Orenstein, el ex director del Programa Nacional de Inmunización de los Estados Unidos. Ha añadido, sin embargo, que "no sabemos en esta etapa si eso será necesario".

Algunos virus, como el de la hepatitis A o el del sarampión, son un asunto de una sola vez: una vez que estás infectado (o inoculado), eres inmune de por vida. Pero con los coronavirus, la reinfección es posible después de un período de meses o años, según la Clínica Mayo. Sin embargo, eso solo le sucede a una fracción de las personas, y su segunda enfermedad suele ser leve.

De hecho, la evidencia limitada sugiere que la gente podría reinfectarse con el nuevo coronavirus. Algunas investigaciones han encontrado que los anticuerpos del coronavirus caen después de un período de meses, lo que podría significar que nuestra inmunidad podría ser igualmente transitoria. Dado que la eficacia de una vacuna depende de su capacidad para incitar al cuerpo a generar anticuerpos, es poco probable que las inyecciones de coronavirus solo se necesiten una vez.

Pero nuestro sistema inmunológico tiene algo más que anticuerpos que nos defienden de futuras infecciones, y un estudio reciente sugiere que esas otras defensas se mantienen durante al menos seis u ocho meses.

La vacuna de Oxford y AstraZeneca tiene una efectividad media del 70% contra nuevos casos de COVID-19, según los datos de los ensayos

El tiempo dirá si necesitaremos refuerzos

No pasa nada si la gente se vuelve susceptible a la reinfección.

"Esto sucede con muchas vacunas", asegura Krammer. "No es un problema. Puedes revacunarte". Para eso son las inyecciones de refuerzo. La vacuna contra el tétanos, por ejemplo, requiere un refuerzo cada década. La pregunta es con qué frecuencia se necesitan vacunas de seguimiento contra el coronavirus, pero los expertos no podrán responder a eso hasta que las vacunas sean ampliamente distribuidas.

Viales de la vacuna de la Universidad de OxfordViales de la vacuna de la Universidad de Oxford
VINCENZO PINTO/AFP via Getty Images

Por ahora, señala Orenstein, los funcionarios de salud pública deben empezar a hacer un plan para llevar un registro de lo bien que funcionan las inyecciones a largo plazo.

"Es crítico, a medida que la vacuna se va extendiendo, tener una evaluación continua", asegura. "Necesitamos medir la efectividad de la vacuna en estudios de observación para ver si disminuye o no", añade.

Ese trabajo, dice, debería comenzar junto con las primeras inyecciones de la vacuna.

"No queremos esperar dos, tres, cuatro años antes de hacerlo", advierte Orenstein.

La carrera por la vacuna del coronavirus está lejos de tener un ganador claro pese a los primeros resultados: estas son las opciones de AstraZeneca y Johnson & Johnson

El control también será crucial para determinar si la eficacia de la vacuna que Moderna y Pfizer han encontrado en sus ensayos (94,5% y 95%, respectivamente) se mantienen fuera de las condiciones clínicas.

Por ejemplo, los investigadores podrían implementar un sistema de vigilancia que observe los nuevos casos de COVID-19 y tome nota de cuántas infecciones se diagnostican en personas vacunadas y no vacunadas, sugiere Orenstein.

"Si las tasas son comparables, eso es un signo de disminución de la inmunidad", explica. "Es entonces cuando necesitaríamos determinar si los refuerzos son necesarios, y si es así, con qué frecuencia".

A college student in Chicago, Illinois, gets tested for coronavirus. A college student in Chicago, Illinois, gets tested for coronavirus.
A college student in Chicago, Illinois, gets tested for coronavirus.

Youngrae Kim/Chicago Tribune/Tribune News Service via Getty Images

Pero si resulta que la gente necesita ser revacunada, eso disminuye la probabilidad de que la gente reciba las inyecciones que necesita para mantenerse protegida.

"Cuanto más complicado es el programa, más difícil es conseguir que la gente venga", advierte Orenstein.

LEER TAMBIÉN: Así es como la carrera por la vacuna ha transformado a Moderna en un gigante valorado en casi 28.000 millones de euros que transformará la biotecnología

LEER TAMBIÉN: 4 formas en las que el COVID-19 se propaga de manera diferente a la gripe y se vuelve más peligroso

LEER TAMBIÉN: La vacuna de Moderna costará a los gobiernos entre 21 y 31 euros, un precio similar a la de la gripe, según el CEO de la farmacéutica

VER AHORA: Por qué regalamos en Navidad y cuáles han sido los hits de este año