La revolución del ARN mensajero: la ciencia busca vacunas para la gripe, el cáncer y la malaria

Hombre recibiendo la vacuna contra el coronavirus
Reuters
  • La tecnología de ARN mensajero ha recibido un gran impulso durante la pandemia gracias a las vacunas de coronavirus. 
  • Aunque es la primera vez que una vacuna de ese tipo recibe aprobación, la ciencia lleva años trabajando con esta plataforma para lograr vacunas contra otras enfermedades. 
  • Gripe, cáncer y malaria: esto es lo que los investigadores quieren curar con una vacuna de ARN mensajero. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hasta la fecha, ninguna vacuna de ARN mensajero había sido aprobada para uso humano, pero la pandemia ha acelerado la tecnología y ha validado su capacidad para desarrollar vacunas eficaces y seguras en tiempo récord. 

Stephane Bancel, CEO de Moderna, ha reconocido que el respaldo financiero recibido durante la pandemia ha "acelerado la entrada en el mercado comercial en 3 o 4 años".

Hasta la vacuna de coronavirus, Moderna llevaba 10 años intentando desarrollar la prometedora tecnología de ARN mensajero para crear terapias pioneras.

Ahora, el interés por una tecnología que en su momento fue descartada por los grandes de la industria ha crecido y todas las farmacéuticas valoran si es el momento de entrar en el sector. 

"Todas las grandes farmacéuticas están probando la tecnología de una forma u otra", afirma Jeffrey Ulmer, antiguo director de investigación preclínica y desarrollo de la división de vacunas de GlaxoSmithKline. 

El desarrollo de las vacunas ha ocurrido una velocidad sin precedentes: qué significará para otras enfermedades

Los expertos señalan que la tecnología lleva años utilizándose para intentar desarrollar terapias más allá del coronavirus y podría revolucionar algunas de las enfermedades más comunes o mortales del momento. 

Estas son 3 de las grandes vacunas que la ciencia está intentando crear con ARN mensajero. 

La gripe

La principal enfermedad contra la que los fabricantes de vacunas con ARN mensajero están buscando desarrollar una vacuna es la gripe. 

De hecho, Moderna ya tiene intención de iniciar un proyecto en ese sentido y, recientemente, Kathrin Jansen, directora de investigación y desarrollo de vacunas de Pfizer, ha asegurado que la tecnología podría ayudar a crear vacunas "más potentes" contra la gripe.

Las ineficiencias del método tradicional hace que cada año se tenga que seleccionar qué cepas incluir en la inyección de la gripe meses antes de que haya comenzado la temporada. Esto hace que estas no suelan superar el 60% de eficacia

Jansen asegura que la ventaja de la tecnología de ARN mensajero es que ofrece una gran flexibilidad que permitirá ajustar la vacuna a la cepa de ese año y  crear una dosis mucho más potente. 

Algenex, la biotecnológica española que ha acelerado su entrada en la salud humana gracias a la pandemia: "Necesitamos fábricas de vacunas humanas en España"

Sin embargo, lo que sería una mina de oro para una compañía sería desarrollar una vacuna universal contra la gripe, según recoge el Foro Económico Mundial en un artículo de The Conversation. 

Un grupo de investigadores de varias instituciones de Estados Unidos, Brasil y Canadá están intentando conseguir justo eso buscando las estructuras del virus que tienen menos posibilidades de mutar. 

La malaria 

Ahora mismo no existe vacuna contra la malaria, pero la farmacéutica GSK ha registrado una patente para un candidato contra esta enfermedad utilizando la plataforma de ARN mensajero. 

Los resultados de la vacuna experimental en ratones han sido prometedores y se está planeando realizar ensayos en humanos en las primeras fases en el Reino Unido.

Esta vacuna de ARNm contra la malaria es un ejemplo de vacuna de ARNm autoamplificado. Esto significa que hay que fabricar, empaquetar y suministrar cantidades muy pequeñas de ARNm, ya que el ARNm hará más copias de sí mismo una vez dentro de nuestras células, según explica The Conversation. 

La investigadora española que está desarrollando una vacuna contra el cáncer

Recientemente, se conoció que GSK había cerrado un acuerdo de colaboración con la alemana CureVac, especializada en tecnología de ARN mensajero, para continuar apostando por este ámbito. 

"La tecnología de vacunas de ARNm autoamplificado (SAM) de GSK nos ha mostrado el potencial de la tecnología de ARNm para avanzar en la ciencia del desarrollo de vacunas, y la experiencia de CureVac complementa nuestra propia experiencia", señala la compañía en un comunicado

El cáncer

Una vacuna contra el cáncer es el sueño de la ciencia y los expertos aseguran que la flexibilidad de las vacunas de ARNm permiten más optimismo en esta lucha. 

Algunos tipos de tumores tienen antígenos o proteínas que no se encuentran en las células normales. Si se pudiera entrenar al sistema inmunitario para que identificara estos antígenos asociados a los tumores, las células inmunitarias podrían eliminar el cáncer, señala The Conversation. 

Ahora mismo, tanto BioNTech como CureVac están desarrollando una vacuna contra el melanoma y el cáncer de pulmón respectivamente. 

Rovi refuerza su colaboración con Moderna y aumentará su capacidad de llenado y acabado de la vacuna contra el coronavirus

Otra línea de investigación en la que trabaja la industria es la creación de vacunas de ARN mensajero personalizadas para cada tipo de cáncer que se pudieran inyectar en los pacientes para sus tumores específicos. 

Las ventajas de la tecnología están claras, pero los expertos advierten también de los interrogantes 

Existen varias razones por las que la plataforma pionera presenta un gran atractivo para el sector farmacéutico y la investigación. 

En primer lugar, la seguridad: como el ARNm es una plataforma no infecciosa y no integradora, no hay riesgo potencial de infección o mutagénesis insercional. 

En segundo lugar, la eficacia: diversas modificaciones hacen que el ARNm sea más estable y altamente traducible. 

Por último, la producción: las vacunas de ARNm tienen el potencial de una fabricación rápida, barata y escalable. 

Lorena Sánchez-Felipe, la investigadora española que persigue una vacuna monodosis que proteja contra el coronavirus a largo plazo

Una ventaja primordial es que una instalación dedicada a la producción de ARNm puede ser capaz de fabricar rápidamente vacunas contra objetivos múltiples, con una adaptación mínima a los procesos y la formulación. 

Sin embargo, también hay motivos por los que la industria no se había atrevido del todo a apostar por el ARN mensajero hasta la crisis del coronavirus. 

"Esta tecnología es todavía muy incipiente", advierte a Nature Robin Shattock, inmunólogo del Imperial College de Londres, "y sospecho que vamos a ver múltiples generaciones e iteraciones en los próximos años".

Los expertos aseguran que, para que la tecnología alcance todo su potencial, debería, en primer lugar, solucionar su problema de inestabilidad que obliga a utilizar sistemas de temperaturas de ultracongelación para conservar las dosis.

Otro obstáculo para el desarrollo de la plataforma será el coste de las materias primas, que ahora mismo son caras y cuya producción está en manos de solo unas pocas empresas.

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Qué hace falta para que el mundo entero pueda vacunarse contra el COVID-19

LEER TAMBIÉN: Una investigación analiza las posibilidades de que se produzca otra pandemia de coronavirus

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música