Pasar al contenido principal

Más de 120 países apoyan la resolución de la UE para solicitar una investigación independiente sobre el coronavirus, pero China considera que es demasiado pronto

Xi Jinping, presidente de China
Xi Jinping, presidente de la República Popular China Reuters
  • Más de 120 países han mostrado su respaldo a la resolución elaborada por la UE en la que solicita una investigación independiente sobre el coronavirus en China.
  • El documento será votado en la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se inicia este lunes 18 de mayo.
  • Si bien el texto tiene por objetivo analizar y afianzar la respuesta global dada a la pandemia, también pretende entender cómo se originó la enfermedad. Una propuesta surgida inicialmente por Australia quien directamente ha solicitado analizar la gestión por parte de China de los primeros casos del brote.
  • La resolución debe ser apoyada por dos tercios de los 194 miembros de la asamblea. Ni China ni EEUU apoyan la resolución.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se inicia este lunes 18 de mayo centrada casi por completo en la pandemia que asola el mundo, con más de 4 millones de infectados y más de 315.000 fallecidos a nivel global.

La reunión, que debido a las circunstancias se está llevando a cabo de manera virtual, buscarán fortalecer una respuesta conjunta en la lucha contra el nuevo coronavirus.

Bajo este escenario, uno de los puntos claves de la 73ª edición es la resolución elaborada por la Unión Europea (UE) en la que se solicita una investigación independiente sobre el brote del coronavirus.

El texto cuenta con el respaldo de 122 países, entre los que se encuentran todos los estados miembros de la unión, Rusia, Reino Unido, Japón y Corea del sur entre otros. Ni EEUU ni China han firmado en favor de la propuesta que será votada por los 194 miembros —y que necesita una mayoría relativa a dos tercios de la asamblea para su aprobación.

El documento exige una "evaluación imparcial, independiente e integral" de "la respuesta de salud internacional coordinada por la OMS al COVID-19" con el objetivo de prevenir nuevas emergencias sanitarias como la actual en el futuro. 

Si bien el texto busca ahondar en las lecciones aprendidas de esta crisis en lo relativo a la respuesta internacional coordinada por la OMS, ha desatado cierto interés en lo que se refiere a esclarecer cómo se originó el nuevo coronavirus.

La resolución llega apoyada ampliamente por Australia, uno de los primeros países en demandar la necesidad de llevar a cabo una investigación sobre la pandemia con el foco puesto en la gestión del brote llevada a cabo por China. 

A este respecto el informe presentado en la asamblea no hace mención directa al gigante asiático o a la ciudad de Wuhan, donde se originó la nueva enfermedad. Algo en consonancia con la actitud más conciliadora con Pekín mostrada hasta la fecha por la UE y que habría podido llevar a que más países acepten firmar la petición, como es el caso de Rusia, tal y como apunta un artículo al respecto en CNN.

Leer más: Un estudio demuestra que un anticuerpo de un paciente curado del SARS puede neutralizar el coronavirus, un importante avance para el desarrollo de vacunas y tratamientos eficaces contra la pandemia

Sin embargo, sí que insta a la comunidad mundial en materia de salud a "identificar la fuente zoonótica del virus y la ruta de introducción a la población humana, incluido el posible papel de los hospedadores intermedios, incluso a través de esfuerzos como misiones de campo científicas y colaborativas" como recoge el texto.

Dicho así esta perspectiva pude quedar algo débil frente a las intenciones mostradas por Australia. Pero fuentes del gobierno australiano aseguran, como recoge el medio ABC.net "que el lenguaje es lo suficientemente fuerte como para garantizar que se llevara a cabo una investigación adecuada y exhaustiva". No obstante aún se refieren a este como un "primer paso" para garantizar la transparencia.

China considera que aún es pronto para iniciar una investigación sobre el coronavirus

China es uno de los países miembros de la asamblea que no ha respaldado la resolución. Sobre ella se ha pronunciado, este mismo lunes, el Ministerio de Relaciones Exteriores del país asegurando que es "prematuro iniciar inmediatamente una investigación sobre los orígenes y la propagación del coronavirus", según recoge Reuters.

Una postura acorde con la mostrada previamente por el gigante asiático al conocer en abril los deseos de Australia por iniciar indagaciones a nivel global sobre los orígenes del brote.

"Desde que comenzó el brote, China siempre ha actuado de manera abierta, transparente y responsable y ha tomado una serie de medidas resueltas, oportunas y contundentes", remarcaban desde el Ministerio de Relaciones Exteriores en relación al llamamiento realizado por el gobierno australiano sobre la necesidad de realizar una investigación. Ante esto el gigante asiático aseguró sentirse "seriamente preocupado y oponerse firmemente a ello".

Una posición menos drástica, ha sido mostrada por Pekín recientemente tras el apoyo internacional mostrado a la resolución de la UE, al asegurar que China podría aceptar una investigación siempre que esta llegara desde la OMS.

"Estamos abiertos, somos transparentes, no tenemos nada que ocultar, no tenemos nada que temer. Damos la bienvenida a una revisión internacional e independiente, pero debe organizarse por la OMS. Debería ser internacional", declaró el embajador de China en Reino Unido, Liu Xiaoming, en una entrevista concedida la semana pasada a la cadena News Sky.

Leer más: Al menos 6 países han tenido que volver a imponer medidas de aislamiento a la población por rebrotes del coronavirus tras haber suavizado sus confinamientos

La propia OMS ha elogiado la actuación de China frente a la pandemia. “Apreciamos la seriedad con la que China está tomando este brote, especialmente el compromiso del liderazgo superior y la transparencia que han demostrado, incluido el intercambio de datos y la secuencia genética del virus" , aseguraba su director general Tedros Adhanom Ghebreyesus a finales de enero.

Frente a esta perspectiva, un documento elaborado por el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU dado a conocer por The Associated Press a principios de mayo sostiene que las autoridades chinas "ocultaron intencionalmente la gravedad" del coronavirus y se "demoraron en informar a la OMS" del peligro que suponía la nueva enfermedad.

Fuentes del país asiático también apuntan hacia una gestión polémica de los primeros casos del brote en Wuhan.

El 20 de enero, el presidente chino, Xi Jinping, habló públicamente por primera vez del virus y los esfuerzos por controlar el brote. Dos días antes, el 18 de enero un equipo de expertos liderado por el médico Zhong Nanshan, principal asesor médico del gobierno chino, llegaron a Wuhan para analizar los primeros casos que estaban siendo detectados. En una entrevista en exclusiva el pasado domingo concedida a la CNN, Nanshan reconoció que "a las autoridades locales, no les gustaba decir la verdad en ese momento".

"Al principio se mantuvieron en silencio, y luego yo dije que probablemente tuviéramos un número (mayor) de personas infectadas", ha explicado el médico afirmando que empezó a sospechar cuando los datos oficiales indicaron 41 casos durante 10 días, mientras que los afectados comenzaban a surgir en el extranjero.

La crisis generada por el origen del virus ha llevado a un enfriamiento de las relaciones de EEUU con China e incluso con la OMS señalada en ocasiones por su gestión de la crisis sanitaria.  A mediados de abril Donald Trump acusaba al organismo de "encubrimiento de la propagación del coronavirus" y retiraba los fondos para su financiación aportados por el país. 

Y además