Pasar al contenido principal

7 consejos esenciales que podrían salvarte la vida si te perdieras en mitad de la naturaleza

  • Las 3 principales formas en las que las personas pueden morir en plena naturaleza son por caídas, ahogamientos o por un ataque al corazón. Tener un plan de supervivencia podría salvarte la vida. 
  • Ya sea en un bosque, en las montañas o en una isla desierta, hay algunos pasos esenciales que los que han tenido que sobrevivir en situaciones extremas dicen que hay que seguir.
  • Evitar las lesiones, conseguir agua limpia y encontrar el camino de vuelta la civilización son uno de los consejos fundamentales para sobrevivir. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

La naturaleza es un lugar implacable. Hay tantas formas de morir cuando estás ahí. Hemos estudiado muchas tácticas y situaciones de supervivencia. Realmente muchas, muchas. Pero a menos que sepas que vas a ser atacado por un osos, puede que ye hayas perdido ese vídeo sobre qué hacer cuándo te ataca un oso. Por eso este vídeo puede salvarte la vida

Bien, estás perdido en el desierto. ¡Felicidades! ¿Qué deberías hacer primero? Ya sea en el bosque, en las montañas o en una isla desierta, aquí hay unos cuantos pasos esenciales que todos los supervivientes dicen que hay que seguir. 

Primero, hacer una señal de rescate. Cuanto antes vuelvas a la civilización, mejor. La mejo oportunidad de escapar es ser rescatado, así que usa los recursos que tengas para avisar a los barcos o aviones que pudieran pasar. 

Pero si el rescate no llega, el siguiente paso es evitar herirte. Tus pies son una de tus herramientas más importantes y vulnerables para sobrevivir. Las botas te protegerán de cortarte los pies mientras explorar el área para el siguiente paso de la supervivencia.

Encuentra agua dulce. Mientras que un humano puede sobrevivir durante 40 días sin comida, no podemos vivir más de ocho a diez días sin agua. Si tienes que elegir entre la deshidratación u el agua sin filtrar, corre el riesgo de hacerte con el agua, Pero si puedes, el agua dulce será tu mejor opción. Las fuentes de agua dulce incluyen cuevas, lluvia y la fabricación de la tuya propia con agua salada

Si estás junto al océano, puedes convertir el agua salada en agua dulce. Llena una lata con agua salada y luego por un segundo recipiente sobre la lata. Este recogerá el agua dulce que se evapore de la lata. Necesitas al menos 1 litro de agua al día para poder sobrevivir

Busca señales de vida si no puedes encontrar una fuente de agua. La vegetación, los pájaros y los insectos suelen significar fuentes de agua cercana. Raíces, vegetales y cactus pueden contener agua, y al machacarlos con una roca se liberará algo de líquido. El agua fluye cuesta abajo, así que asegúrate de revisar los barrancos del terreno y las bases de las montañas que podrían ser el hogar de una fuente de agua. El rocío de la mañana puedes recogerlo con un paño y luego escurrirlo en la boca. Pero asegúrate de recogerlo antes del amanecer o podría evaporarse antes de que puedas llegar a él.

Leer más: 45 fotos increíbles de búnkeres de multimillonarios con los que se puede sobrevivir a un apocalipsis

Si tienes la suerte de atrapar la lluvia, usa tazas o cualquier otro recipiente para recogerla. Si es posible, construye una lona para poder recoger el agua. Esto te permitirá recoger aún más agua.

Esperemos que esto nunca te pase, pero digamos que te encuentras en una situación extrema: no tienes comida, no tienes agua y el único líquido cercano que hay es el tuyo. El ejército cuenta con un manual de campo, que tiene una lista de “no beber” para tales ocasiones. Esta lista incluye zumos de pescado, sangre, alcohol, agua de mar y, sí, orina. Beber orina es básicamente como beber agua de mar. Te deshidratará, que es precisamente lo contrario de lo que quieres. Para empeorar las cosas, si sigues bebiendo la deshidratación severa puede desencadenar una presión arterial anormalmente baja. La presión arterial baja significa menos flujo de sangre a los órganos vitales como el corazón, los pulmones, el riñón, que pueden dañarse o fallar al final. Esto no es bueno

A tus problemas podemos añadirle la urea. La urea es básicamente un desperdicio.  Se supone que no debería estar en tu cuerpo. Por eso los riñones filtran de la sangre a la orina, que normalmente acabará saliendo de tu cuerpo. Pero si luego te bebes la orina, los riñones tendrán que trabajar el doble para filtrar esa urea extra, y eso puede acabar en una insuficiencia renal. Parece que beber orina puede ser la peor pesadilla para tus riñones. Solo puedes beber agua fresca, si logras conseguirla. 

También deberías saber cómo hacer fuego. Necesitas un pedazo de tierra seca de unos 4 pies de ancho (1 metro, aproximadamente). Construye un anillo de rocas o haz un agujero de unos pocos centímetros. Esto mantendrá el fuego aislado. Luego usa papel, hierba seca o agujas de pino como yesca. Amontónalas libremente en el centro y cúbrelo con leña. Si la leña está húmeda, necesitarás mucha más yesca. Si tienes la suerte de tener un mechero o fósforos, enciende la yesca y sopla suavemente el fuego. Si no tienes un mechero o fósforos, tendrás que tirar de la fricción para crear una brasa. También puedes usar una lupa para aprovechar la luz del sol. A medida que la leña se enciende, poco a poco ve agregando más. Una vez que tengas una llama sana y agradable, empieza a añadir la leña. Arregla las piezas para que tenga forma de tipi. Este fuero arderá caliente y rápidamente, así que asegúrate de mantenerlo alimentado. 

A medida que vayas explorando el área, podrías aprovechar para encontrar el camino de regreso a la civilización. Tal vez recuerdes haber oído que el musgo solo crece en el lado norte de los árboles. Genial, ¿verdad? Desafortunadamente, eso es un mito. El musgo crece dondequiera que las condiciones sean húmedas y frescas. Este es a menudo el lado norte de los árboles, ya que es menos probable que reciban luz solar directa, pero en un bosque los árboles pueden recibir la sombra desde cualquier dirección, por lo que no es seguro seguir esta regla.

Leer más: Estos 8 alimentos duran una eternidad y deberías tenerlos siempre en tu cocina

Hay algunos peligros invisible que de verdad podrían hacerte ir más lento. También deberías saber cómo lidiar con ellos. Es probable que no te encuentres con arenas movedizas muy a menudo, pero por si acaso, aquí tienes cómo escapar de las arenas movedizas. En primer lugar, no entres en pánico. Es imposible ahogarse en arenas movediza por que los humanos flotamos en ellas. Lo que las hace tan peligrosas es su viscosidad. Una vez perturbadas, las arenas movedizas se vuelven mucho más viscosas, atrapando todo lo que envuelven. No le pidas a tu amigo que te saque, solo podría sacar tu parte superior y eso no es nada bueno. Así es cómo puedes librarte de ello. Mueve las piernas para crear una bolsa para que el agua caiga. Esto reducirá la arena que está alrededor de tus piernas. Siéntete libre de perder tus zapatos si fuera necesario. Luego, túmbate. Cuanto más distribuyas el peso por la superficie, más difícil será hundirse. Ahora trabaja con tu espalda. Usa tus brazos para impulsarte hacia atrás. Las arenas movedizas te mantendrán a flota y podrás liberar tus piernas. Una vez que llegues a tierra firme, rueda lejos de las arenas movedizas, y así te librarás de esta situación tan pegajosa. 

La madre naturaleza no es el único peligro aquí. La vida silvestre también es una amenaza si no sabes cómo reacción adecuadamente. Como las serpientes. La mayoría de las serpientes te evitarán, pero si te muerden las serpientes venenosas, siempre puedes chupar el veneno, ¿no? No, se trata de otro mito. Una mordedura venenosa lleva el veneno directamente a tu torrente sanguíneo. De hecho, al tratar de succionarlo podrías transferir el veneno a tu boca. También podrías infectar aún más la herida. En su lugar, mantén el miembro mordido por debajo o cerca del nivel del corazón. Esto podría evitar que el veneno llegara a tu corazón. Y en ciertas partes del mundo, tienes muchas más posibilidades de encontrarte con osos

Coyote Peterson: no saques el teléfono y pienses, “hay un oso, voy a hacerle una fotografía”. Si ves un oso, ese oso no te ha visto, lo mejor que puedes hacer es salir lentamente de la situación. Si te encuentras con un oso y ese oso te ve, la mayoría de las veces, el oso te teme más de lo que tú deberías temerle, y se irá por otro lado. Si te atacan, no intentes huir de un oso. Conozco a mucha gente que dice: “podría correr más que un oso”. No puedes huir de un oso. Sin embargo, si supone una amenaza para ti, haz parecer que eres más grande. Grita, actúa como un loco, haz todo lo que puedas. 

Tim MacWelch: en el caso de que te ataque un oso negro, lo más importante que puedes hacer es luchar por tu vida. Un oso parto, sin embargo, es mucho más grande, mucho más poderoso y está fuera de nuestra liga en una lucha cuerpo a cuerpo. Con un oso parto, tu mejor oportunidad de sobrevivir es acurrucarte haciéndote una bola, hacerte el muerto y llorar por tu madre.

Peterson: protege tu cabeza y tu cuello y aguanta, porque probablemente será un viaje muy doloroso. Pero al final, ese oso terminará por irse y seguir por su camino. Date unos minutos, aguanta el dolor y una vez sepas que el animal se ha ido a la maleza, es cuando te tienes que levantar en silencio y buscar atención médica lo más rápido posible. 

Narrador: probablemente la lección más importante para sobrevivir en un área desconocida es familiarizarte con ella. Estudiar el terreno, el medio ambiente y la vida silvestre de cualquier área nueva antes de adentrarte en ella. Haz que la gente sepa dónde estarás y cuánto tiempo estarás allí. Y trae el equipo necesario para hacer ese viaje y para cada situación de emergencia que surja. Usando estos consejos, esperemos que nunca tengas que beberte tu propio pis.

Y además