9 riesgos de tener alergia que no tienes nunca en cuenta

alergia
Primero en Upday Cintillo

Aunque a veces se tienda a pasar por alto, la rinitis alérgica es un problema de salud mundial que causa importantes enfermedades y discapacidades a quienes lo sufren. 

Si bien los síntomas comúnmente asociados a esta afección son los propios de la inflamación del tracto respiratorio superior (producida por el alérgeno), lo cierto es que los riesgos de la alergia van más allá de estornudos o picor de ojos y nariz.

"La alergia es una enfermedad potencialmente fatal para el individuo afecto", explica a Business Insider España la doctora Inmaculada Herrera Mozo, especialista en Alergología, experta en alergias e intolerancias alimentarias, asma y enfermedades laborales y miembro de Top Doctors.

"El mayor riesgo de una persona con una alergia que se expone al agente frente al que está sensibilizado es el desarrollo de una anafilaxia", añade. Una reacción extrema "que puede provocar el fallecimiento por parada cardio-respiratoria, si no se administra de forma inmediata medicación". Pero hay otros.

12 remedios naturales para calmar la alergia primaveral

Como un amplio abanico de investigaciones ha evidenciado, las personas alérgicas también experimentan otros efectos que afectan y limitan su calidad de vida. Fatiga, problemas de sueño, depresión o mayor riesgo de accidentes, son algunos de ellos.

Las personas pueden experimentar varias alergias a la vez, lo que puede hacer que esta se vuelva más peligrosa. 

Por tal razón, la especialista define como "fundamental" que el paciente siempre lleve consigo la medicación de urgencia y haga saber a su entorno de que padece esta afección.

A continuación, 9 riesgos de tener alergia de los que nunca te has dado cuenta.

Riesgo de alergia cruzada

Alergia estacional

"Uno de los riesgos de mayor relevancia y desconocido para muchos de los pacientes con alergia es el riesgo de reacciones cruzadas entre alérgenos ambientales (como los pólenes, los ácaros o los animales), y los alimentos", enfatiza la doctora Herrera.

Las reacciones cruzadas implican que una persona con una alergia ambiental, con el tiempo y de forma inesperada puede desarrollar asimismo una reacción alérgica tras la ingesta de algunos alimentos, permite saber.

"Y esto podemos prevenirlo, al menos parcialmente, a través de un estudio minucioso del paciente que identifique de forma exacta su perfil alérgico".

Peor calidad del sueño

enfermo, tos, gripe, dormir

El 53% de los pacientes con rinitis alérgica tiene una mala calidad del sueño y el el 21% refiere excesiva somnolencia diurna, según se desprende del estudio SOMNIAAR que evaluó en España a más de 2.200 pacientes de 104 centros.

En opinión de la doctora Ana María Agar, inmunóloga de Clínica Alemana, los pacientes con asma bronquial y urticaria, también suelen padecer estos riesgos.

La interferencia que se produce con el dormir se debe a los efectos de síntomas tales como congestión nasal, mucosidad acuosa y estornudos.  

Esto conlleva tener que respirar por la boca "provocando una mala ventilación y mala oxigenación de la vía respiratoria, alterando el sueño", explica la facultativa en el blog de su clínica. "Son pacientes que se despiertan con la boca totalmente seca, y además del insomnio, la congestión nasal puede aumentar los ronquidos y los cuadros de apneas del sueño", enfatiza.

Mayor riesgo de accidentes

Hombre bostezando al conducir

Las alteraciones del sueño y la somnolencia diurna pueden interferir negativamente en la calidad de vida de los alérgicos. Siguiendo con los datos del estudio, el 61% de los encuestados afirmó sufrir alguna disfunción diurna por haber descansado mal por la noche.

“Los trastornos del sueño tienen un efecto marcadamente negativo sobre las funciones cognitivas, ya que deterioran el funcionamiento psicomotor" lo que entre otras cosas aumentan la probabilidad de sufrir accidentes", señala al respecto el jefe del servicio de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza, Carlos Colás, autor principal del informe.

Lo que puede trasladarse a la seguridad al volante. Ya que el riesgo de sufrir un accidente de tráfico aumenta en un 30% con conductores alérgicos, puntualizan desde la Dirección General de Tráfico (DGT).

Menor productividad

Hombre cansado

En 2006 un estudio publicado en Nature reveló que la capacidad de las personas con rinitis alérgica para participar en un trabajo productivo se veía en ocasiones mermada a causa de su sintomatología y la pérdida de calidad de sueño consiguiente.

La investigación se basó en 577 encuestados con distintos niveles de atención médica: el 41,6% recibía instrucciones de un médico de familia; el 29,8% recibieron atención de un alergólogo mientras que el 28,6% se autogestionaron.

La pérdida de productividad laboral durante la semana analizada no difirió significativamente entre los 3 grupos. De media, reportaron una hora de trabajo perdida a la semana debido a sus síntomas de alergia.

Una revisión de estudios de 2018 evalúo el impacto socioeconómico de la rinitis alérgica asociado a una menor productividad laboral de quien la padece. El análisis de los informes encontró un estimado del 3,6% que faltaba al trabajo y un 35,9% que tenía un deterioro en el desempeño laboral a causa de la alergia respiratoria.

Peor desempeño en el aprendizaje

Alumnos haciendo un examen

Efectos similares sobre el rendimiento detectó una investigación española sobre alumnado. De acuerdo a su estudio observacional la rinitis alérgica causó una pérdida total de productividad en estudiantes del 21,2%, mientras que el deterioro de las actividades diarias fue de 22%.

Evidencias previas han apuntado cómo la alergia estacional puede estar asociada con una capacidad reducida del aprendizaje y el éxito en los exámenes

Estados de ánimo negativos

Mujer triste mirando por el balcón

Tener rinitis alérgica se asocia con menos días de felicidad y más días de mala actividad emocional,  en comparación con no tenerla, según una investigación centrada en 1.541 niños de entre 2 a 15 años. La mayoría de los casos estaban siendo tratados  y se clasificaron como alergia intermitente de moderada a grave.

El dolor de cabeza al despertar, la ansiedad y la depresión como "bloqueadores del sueño" y la somnolencia diurna fueron significativamente más frecuentes en los pacientes con alergia que en los controles en otro estudio de 2006.

Vínculos con ansiedad y depresión

depresión

Salud mental y alergias parece ser una carretera de doble sentido.

Ciertas alergias se han relacionado con tasas más altas de depresión, ansiedad o incluso comportamiento suicida. Al mismo tiempo, estos estados emocionales negativos parecen jugar un papel en el agravamiento de los síntomas.

El estrés "puede empeorar los síntomas de la alergia al desencadenar la activación de las células implicadas en la reacción", matiza en El País Inmaculada Herrera, directora del servicio de Alergología de la Clínica Creu Blanca (Barcelona).

Según la especialista, estos factores psicológicos influyen sobre todo en las reacciones alérgicas respiratorias y en enfermedades cutáneas inflamatorias como la dermatitis y la urticaria. 

VIDEO

MITOS sobre ALERGIAS alimentarias que deberías conocer

"También ocurre en las reacciones alérgicas alimentarias, en las que estas emociones son exacerbantes, pudiendo dar lugar a reacciones tan fuertes como cuadros clínicos de anafilaxia, en los que la vida del paciente puede estar en juego", añade la alergóloga.

Al otro lado, una investigación publicada en Frontiers in Psychiatry determinó que las enfermedades alérgicas se asocian con un riesgo 1,66 veces mayor de trastornos psiquiátricos. 

Tras analizar a un total de 186.588 pacientes durante 15 años, los datos revelaron una mayor probabilidad de ansiedad y depresión en pacientes con asma bronquial, rinitis alérgica, la combinación de ambas o cuando estas aparecen junto a dermatitis atópica.

Más probabilidades de tener una crisis asmática

Chica asmática con un inhalador

Ser alérgico es el factor de riesgo más importante para el desarrollo de asma, indica el doctor Julio Delgado, presidente del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

En cifras, la organización estima que hasta 8 de cada 10 casos de esta enfermedad pulmonar tienen un origen alérgico.

Cuando se tiene un ataque de asma, los síntomas empeoran ampliamente. Lo que puede suceder de forma gradual o repentina. En ocasiones incluso comprometiendo la vida. Tos, opresión en el pecho, ahogo, sibilancia y pitos son las señales de este cuadro médico.

Los alérgenos que pueden originar con más frecuencia un ataque de asma son los pólenes. También, los ácaros del polvo y los hongos, sobre todo en la infancia. Y en menores ocasiones los epitelios de animales, sobre todo del gato, según las directrices del doctor Teófilo Lobera, jefe de Alergología del Hospital San Pedro (La Rioja).

Riesgo de anafilaxia

Ansiedad.

Ocurre cuando el sistema inmunitario genera una liberación excesiva de químicos al exponerse a un alérgeno. Esto causa una reacción severa que puede llegar a ser potencialmente mortal. Y es posiblemente el riesgo más serio al que se expone una persona por tener alergia.

Los síntomas que ayudan a identificarlo incluyen problemas para respirar, mareos, confusión, palpitaciones o pérdida del conocimiento.

 Las alergias a los alimentos, las picaduras de insectos o a los medicamentos son las más proclives a generar este cuadro médico, aunque se ha descrito algún caso relacionado con la rinitis alérgica.

Por ello, "siempre que exista un diagnóstico de alergia el paciente debe llevar en todo momento consigo la medicación pautada para el control de los síntomas, que debe incluir adrenalina auto-inyectable si existe el riesgo de anafilaxia", aconseja Herrera.

Otros artículos interesantes:

11 síntomas silenciosos de que estás sufriendo un brote de alergia

7 hábitos a practicar para que tu sistema respiratorio funcione correctamente

¿Cuántas veces puedes contagiarte de coronavirus? La variante ómicron deja una respuesta desconcertante

Te recomendamos