Pasar al contenido principal

La curva de tipos vuelve a invertirse: uno de los indicadores de recesión más fiables vuelve a hacer saltar las alarmas por segunda vez este año

A closely followed recession indicator just flashed red for the 2nd time this year
  • La curva de tipos ha vuelto a invertirse por segunda vez este año este jueves 9 de mayo, con el rendimiento de la deuda a 3 meses superando el de los bonos a 10 años.
  • Una curva de tipos invertida es uno de los indicadores que históricamente han avisado de la llegada de una recesión a medio plazo.
  • Sin embargo, algunos economistas aseguran que esta vez podría ser diferente.

Este jueves se ha encendido una señal histórica de recesión, con el rendimiento de la deuda estadounidense a 3 meses superando el de los bonos a 10 años.

Este fenómeno financiero se conoce como inversión de la curva de tipos y puede haber hecho salta la alarma en unos mercados que ya están lidiando con la presión que supone la ruptura de negociaciones comerciales entre EE.UU. y China. El S&P 500 cayó un 2% el jueves.

La curva de tipos normalmente tiende a subir, dado que la deuda a largo plazo suele tener mayor rendimiento que la de la deuda a corto plazo. Una curva plana señala que todos los tipos de deuda tienen el mismo tipo de interés, en tanto que una curva invertida revela un retroceso en alguno de sus componentes, con los rendimientos a largo plazo por debajo de los que vencen a corto.

Leer más: La curva de tipos en EE.UU. se ha invertido: esto es lo que opinan los expertos sobre cómo afectará a los mercados

La inversión de la curva de tipos ha generado la preocupación en los analistas de los mercados de que una recesión podría estar cerca.

"Cada recesión que ha sufrido EE.UU. en los últimos 60 años ha venido precedida de un aumento del rendimiento negativo, es decir, una curva de tipos invertida", como señalaron Michael D. Bauer y Thomas M. Mertens en un estudio de la Reserva Federal de marzo de 2018. Sin embargo, el plazo ha variado, a veces tardando hasta tres años, y con el mercado de valores a menudo registrando rendimientos de dos dígitos antes de que comience la recesión.

La curva entre la deuda a 3 meses y a 10 años ya se había invertido este año una vez, en marzo, generando temor a una recesión y un desplome de la bolsa. Anteriormente, la última vez que se dio esta situación fue en 2007, pocos meses antes de la Gran Recesión.

Los inversores suelen recibir mayores tipos de interés cuando comprometen sus fondos durante periodos más largos de tiempo. Cuando se da la situación contraria, como sucede con la inversión de la curva de tipos, mucha gente lo interpreta como una señal de alerta de problemas a corto plazo.

Leer más: Por qué la decisión del BCE de retrasar la subida de tipos perjudica a los bancos, pero ayuda a familias y autónomos

Frente a esta interpretación, algunos economistas aseguran que esta vez podría ser diferente. Tom Porcelli, economista jefe para EE.UU. de RBC, defiende que la inversión de la curva de tipos de la deuda a 2 años sobre la deuda a 5 años en diciembre de 2018 y las que han tenido lugar en 2019 no siguen el patrón histórico mediante el que los inversores domésticos arrastran a la baja los tipos a largo plazo por temor a turbulencias económicas a corto plazo.

"El problema con la inversión actual y el registro histórico es que la curva de rendimiento en la actualidad no es un referéndum sobre cómo está siendo el crecimiento económico en EE.UU., sino más bien una función de los acontecimientos en todo el mundo", asegura.

"Los rendimientos se han vuelto más una función de la dinámica de crecimiento global y, de hecho, se han anclado a rendimientos soberanos bajos o negativos en el exterior".

Leer más: Qué podemos esperar de los tipos de interés en 2019 y por qué debes saber cómo funcionan

Por tanto, si esta es la situación, entonces no habría una recesión en camino como muchos prevén. La fortaleza de la economía de EE.UU., que creció al 3,2% en el primer trimestre y que cuenta con una tasa de paro en su mínimo de los últimos 40 años, será reforzado por los bajos tipos a largo plazo.

"Por lo tanto, no, no estamos en espera de una recesión debido a esta dinámica; estamos, más que en cualquier otro punto de este ciclo, vigilando posibles burbujas", concluye Porcelli.

A pesar de ello, Ray Dalio, cofundador de Bridgewater Associates, el mayor hedge fund del mundo, predijo en una reciente publicación de su blog, que los tipos de la deuda pública estadounidense a largo plazo caerán hasta aproximarse a cero si la economía se debilita, haciendo más probable una inversión de la curva de tipos.

"Es inevitable que este cambio ocurra porque es inevitable que los banqueros centrales quieran una relajación de condiciones monetarias cuando los tipos de interés se fijen en el 0% y cuando la flexibilización cuantitativa sea inefectiva para lograr esa meta", escribió.

Y además