Las amenazas nucleares de Putin hacen temer un escenario de pesadilla: qué hay en su arsenal y qué podría pasar si ordena lo impensable

Charles R. Davis,
| Traducido por: 
Soldados rusos cerca de un misil balístico intercontinental Topol-M, mientras participan en un ensayo para el desfile del Día de la Victoria en las afueras de Moscú (Rusia).
Soldados rusos cerca de un misil balístico intercontinental Topol-M, mientras participan en un ensayo para el desfile del Día de la Victoria en las afueras de Moscú (Rusia).

ALEXANDER NEMENOV/AFP via Getty Images

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha proferido numerosas e inquietantes amenazas nucleares desde el inicio de la guerra no provocada de Rusia en Ucrania, y crece la preocupación —a medida que sus fuerzas pierden terreno— de que pueda recurrir a lo impensable y ordenar el uso de armas de destrucción masiva: un escenario de pesadilla.

En septiembre, Putin hizo una referencia velada a las armas nucleares mientras prometía defender la "integridad territorial" de Rusia, subrayando que "no es un farol". 

El uso de un arma nuclear táctica sería un acto deliberado —realizado "a sangre fría", apunta un experto— que requiere un proceso de varios pasos que las agencias de espionaje estadounidenses podrían detectar; hasta ahora, las autoridades estadounidenses han dicho que no han visto señales de ello.

Rusia tiene el mayor arsenal de armas nucleares tácticas del mundo, armas cuyo impacto en el campo de batalla puede limitarse a la destrucción de una docena de vehículos blindados, pero que podrían matar a decenas de miles de personas si se utilizan contra una ciudad. 

A diferencia de los misiles balísticos intercontinentales, cuya potencia explosiva se mide a menudo en megatones, las armas nucleares tácticas no son armas de uso urgente listas para ser disparadas, según los expertos en control de armas; son armas envejecidas de fiabilidad dudosa que deben sacarse del almacén y enviarse a una unidad de primera línea para su uso.

Aun así, el uso de una sola bomba nuclear táctica podría crear una catastrófica reacción en cadena en forma de escalada. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha llegado a sugerir recientemente que el riesgo de "Armagedón" nuclear es el más alto desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962, y EEUU ha comunicado en privado a Rusia que habría "consecuencias catastróficas" si se utilizan armas nucleares.

Aunque algunos analistas especializados en Rusia sospechan que Putin va de farol con el objetivo de disuadir el apoyo de Occidente a Kiev, muchos expertos nucleares sostienen que sus amenazas deben tomarse en serio a pesar de todo.

Las armas nucleares tácticas y estratégicas de Rusia

Un lanzador de misiles ruso Iskander-E expuesto en el Foro Técnico Militar Internacional "Ejército 2022" el 17 de agosto de 2022 en Patriot Park, en las afueras de Moscú (Rusia).
Un lanzador de misiles ruso Iskander-E expuesto en el Foro Técnico Militar Internacional "Ejército 2022" el 17 de agosto de 2022 en Patriot Park, en las afueras de Moscú (Rusia).

Getty Images

Putin, que ha proferido amenazas en términos vagos, no ha dicho expresamente si podría o no utilizar un arma nuclear o cómo lo haría, pero los expertos militares y en armas nucleares han apuntado que, si lo hiciera, es más probable que Putin emplee un arma nuclear táctica en Ucrania que un arma nuclear estratégica, aunque esta última sigue siendo una opción.

Las armas nucleares tácticas o no estratégicas están pensadas para ataques más limitados o para su uso en el campo de batalla en un radio de acción más corto, mientras que las armas nucleares estratégicas suelen tener mayores rendimientos explosivos y están pensadas para ser utilizadas contra objetivos más alejados del frente.

Rusia tiene el mayor arsenal nuclear del mundo, con 5.997 ojivas, aunque aproximadamente 1.500 están retiradas, según la última evaluación de la Federación de Científicos Americanos, y no todas las armas nucleares activas de Rusia están desplegadas.

Se calcula que Rusia tiene alrededor de 1.912 armas nucleares tácticas en su arsenal y mantiene una tríada nuclear plenamente operativa, lo que le da la capacidad de hacer llegar las armas nucleares a sus objetivos por tierra, aire y mar.

El rendimiento explosivo de un arma nuclear táctica suele oscilar entre 10 y 100 kilotones (un kilotón es una unidad de medida equivalente a la fuerza explosiva de 1.000 toneladas de TNT), pero Rusia también dispone de armas nucleares de bajo rendimiento que no llegan a un kilotón.

No obstante, estas armas siguen siendo extraordinariamente potentes. La bomba atómica lanzada por Estados Unidos sobre Nagasaki (Japón) durante la Segunda Guerra Mundial tenía una potencia explosiva de solo 21 kilotones, y, aun así, mató a unas 74.000 personas. Hay armas nucleares tácticas que son más de 4 veces más potentes. 

"Son máquinas de matar devastadoras e indiscriminadas", afirma Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación para el Control de Armas (ACA), sobre las armas nucleares tácticas durante un seminario web albergado por su organización.

El sistema de misiles tierra-aire de medio y largo alcance S-400 del ejército ruso ensaya antes del aniversario de la Segunda Guerra Mundial en Moscú (Rusia).
El sistema de misiles tierra-aire de medio y largo alcance S-400 del ejército ruso ensaya antes del aniversario de la Segunda Guerra Mundial en Moscú (Rusia).

Maxim Shemetov/Reuters

Demostrar la determinación de apostar por lo nuclear

Pavel Podvig, investigador principal del Instituto de las Naciones Unidas para la Investigación sobre el Desarme, no cree que en este momento, a pesar de la retórica de Putin, Rusia esté cerca de romper el tabú atómico, alienando potencialmente a sus aliados restantes y afianzando su estatus de paria internacional.

"Existe un consenso entre la gente que ha estado observando todo esto de que el uso de armas nucleares en el campo de batalla está muy fuera de lugar", señala Podvig a Business Insider desde su casa en Ginebra: "Este no es ese tipo de guerra".

Las fuerzas de Ucrania están dispersas, lo que significa que probablemente no habría oportunidad de eliminar a miles de soldados en un ataque. En el mejor de los casos, una sola arma nuclear táctica podría destruir una docena de tanques, estima Podvig. 

También sería, entre otras cosas, una pesadilla logística para un ejército que, al menos al principio, tenía dificultades para alimentar a sus propias tropas. "Hay que coordinarse. Hay que lidiar con toda la contaminación. No es fácil", añade.

¿Qué intereses tiene Rusia en Ucrania? Claves geopolíticas, estratégicas, económicas, sociales e históricas de la invasión

Incluso si la intención de un ataque de este tipo fuera simplemente demostrar la determinación de Rusia y su voluntad de escalar, Podvig no cree que lo logre con un arma nuclear en el campo de batalla —de hecho, podría interpretarse como que Moscú está dudando—. Si el Kremlin buscara una demostración efectiva, argumenta, "tendría que ser impactante", como bombardear una ciudad entera.

"No bastaría con una explosión sobre el mar Negro en algún lugar para dar el golpe. Habría que matar a mucha gente, estamos hablando de decenas, quizá cientos de miles de personas. Y habría que hacerlo a sangre fría", hipotetiza.

Pero la devastación causada por un arma nuclear podría socavar a Putin en casa. El presidente ruso ha vendido este conflicto a su población sobre la base de la historia compartida con Ucrania, lo que crearía una posible reacción si supervisara, por medio de la fuerza nuclear, la destrucción de ciudades o la matanza masiva de ucranianos, a los que ha descrito como "un solo pueblo" con los rusos. 

Sin embargo, estos sentimientos no han impedido otras atrocidades en tiempos de guerra.

Es decisión de Putin usar o no una bomba nuclear

El presidente ruso Vladímir Putin y altos funcionarios, durante una reunión con antiguos miembros del Gabinete en el Kremlin el 29 de enero de 2020 en Moscú (Rusia).
El presidente ruso Vladímir Putin y altos funcionarios, durante una reunión con antiguos miembros del Gabinete en el Kremlin el 29 de enero de 2020 en Moscú (Rusia).

Mikhail Svetlov/Getty Images

Rusia publicó en 2020 un documento llamado Principios básicos de la política estatal de la Federación Rusa sobre disuasión nuclear, que resume su doctrina nuclear. El documento establece que el presidente ruso toma la decisión de utilizar armas nucleares.

"El presidente ruso es el Comandante Supremo en Jefe de las Fuerzas Armadas rusas, y tiene la autoridad para dirigir el uso de armas nucleares", según el Servicio de Investigación del Congreso. 

En otras palabras, es decisión de Putin si Rusia utiliza un arma nuclear, pero soltar una no es tan simple como apretar un botón.

Si Putin ordena un ataque nuclear, es posible que en algún momento sus órdenes sean rechazadas. Sin embargo, no hay forma de saber si alguien se atrevería a enfrentarse al líder ruso, cuyos opositores tienen un historial de acabar en la cárcel o morir de forma violenta.

¿Apretará Putin el botón nuclear? Probabilidad y consecuencias que podría tener, según los expertos

Todo el proceso comienza con una decisión de Putin, ha explicado Hans M. Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Americanos, durante el seminario web de la ACA este martes 11. "Pero, por supuesto, como en Estados Unidos, los militares tienen que cooperar", aclara.

"No creo que haya un botón rojo en su escritorio que pueda pulsar y de repente las armas nucleares empiecen a volar", matiza Kristensen, y probablemente "se tardaría más" en utilizar un arma nuclear táctica que una estratégica, dado que estas armas no están disponibles inmediatamente, continúa.

Las armas nucleares no estratégicas de Rusia están "en un almacén central y tendrían que ser sacadas primero de su búnker y transportadas hasta las unidades de lanzamiento que las dispararían", explica el director, que añade que es "razonable suponer" que la inteligencia occidental detectaría si esto está ocurriendo dado el número de pasos involucrados.

 

La inteligencia estadounidense no ha visto hasta ahora ningún indicio de que Putin se esté preparando para utilizar armas nucleares, según información reciente, y algunas de estas armas nucleares son potencialmente poco fiables dada su edad y el tiempo que llevan almacenadas.

"La mayoría de estas ojivas almacenadas son muy antiguas", ha recordado recientemente a The Guardian Pavel Baev, un investigador militar que trabajó para el Ministerio de Defensa soviético: "Sin pruebas es realmente difícil decir cuán adecuadas son, porque muchas de ellas han pasado su fecha de caducidad".

El cálculo nuclear de Putin

Vladímir Putin, presidente de Rusia.
Vladímir Putin, presidente de Rusia.

Contributor/Getty Images

El documento publicado por Rusia en 2020 establece 4 escenarios que podrían llevar al uso de armas nucleares: el uso de armas nucleares o de destrucción masiva contra Rusia o sus aliados, una agresión convencional que amenace la existencia de Rusia, misiles balísticos que ya estén en vuelo y se dirijan a Rusia o a sus aliados, y un ataque al gobierno o al ejército que ponga en peligro la capacidad de respuesta nuclear de Rusia.

Sin embargo, las recientes amenazas de Putin sugieren que podría, aunque el riesgo sigue siendo bajo, ignorar la doctrina nuclear oficial de Rusia y utilizar un arma de destrucción masiva para enviar un grave mensaje a Ucrania y sus aliados occidentales. 

Hay un debate abierto y en evolución sobre si Putin realmente daría el paso extremo de usar un arma nuclear, pero hay un acuerdo generalizado de que la guerra de Ucrania ha elevado el riesgo de una crisis nuclear a un nivel no visto en décadas.

Kristensen ha declarado durante el seminario web de la ACA el martes que cree que es poco probable que Rusia emplee armas nucleares en Ucrania. Para que eso ocurra, las cosas tendrían que "escalar significativamente" a un "choque directo entre la OTAN y Rusia", explica.

Deberíamos estar "extraordinariamente preocupados" por la idea de que Putin bombardee Ucrania, según un experto nuclear

"Dicho esto, ciertamente han hecho sonar la espada y han amenazado con algo que parece un escenario que va más allá de lo que es la política declarativa de Rusia", contrapone, añadiendo que si Rusia decidiera utilizar un arma nuclear, probablemente recurriría a un misil balístico de corto alcance Iskander armado con armas nucleares.

Los riesgos de que Putin emplee un arma nuclear a corto plazo son "todavía bajos", según ha considerado a finales de septiembre a Business Insider Andrea Kendall-Taylor, una ex oficial de inteligencia de alto nivel que dirigió el análisis estratégico sobre Rusia para el Consejo Nacional de Inteligencia de 2015 a 2018. 

No obstante, Kendall-Taylor también subraya que la decisión de Putin de anexionar 4 territorios ucranianos —declarando territorios en el frente de la guerra como parte de Rusia— "ha aumentado esos riesgos".

"Me preocupa que, ahora que los ucranianos reclaman el territorio que Rusia ha anexionado y que [Putin] reclama como ruso, dado que ahora está tan personalmente involucrado en esto, el riesgo de que utilice un arma nuclear táctica en el campo de batalla en Ucrania ha aumentado", comparte, llegando a decir que el uso de un arma nuclear táctica en Ucrania está "directamente ligado a la suerte de Rusia en el campo de batalla".

El sabotaje del Nord Stream es un "disparo de advertencia" de Putin a Occidente: debemos prepararnos para más actos de guerra no convencional, según los expertos

Los expertos militares y rusos coinciden en que Putin probablemente esperará a ver cómo se desarrolla su arriesgada decisión de anunciar una movilización militar parcial antes de empezar a considerar seriamente algo tan extremo como el uso de un arma nuclear.

Mientras tanto, es más probable que Rusia adopte otras medidas de escalada, como el sabotaje de infraestructuras. Esta semana, Rusia ha atacado objetivos de este tipo en toda Ucrania, atacando Kiev por primera vez en meses. 

Si Putin decidiera utilizar un arma nuclear táctica en Ucrania, sería probablemente "con la esperanza de conmocionar a Ucrania para que se rinda o a Occidente para que corte la ayuda a Ucrania", según una evaluación del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, por sus siglas en inglés). 

"Sin embargo, es muy poco probable que tales ataques obliguen a Ucrania o a Occidente a rendirse, y serían tremendas apuestas del tipo que Putin se ha negado históricamente a tomar", recoge el ISW.

Responder a lo impensable

El presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en Ginebra (Suiza).
El presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en Ginebra (Suiza).

Mikhail Metzel/Getty Images

Una de las cuestiones más acuciantes en torno al posible uso de un arma nuclear por parte de Rusia es cómo respondería Occidente y, más concretamente, la OTAN

Ucrania no es una potencia nuclear. Pero varios países de la OTAN —una alianza militar de 30 miembros que ha apoyado a Ucrania en su lucha contra Rusia— tienen sus propios arsenales nucleares, incluido Estados Unidos. 

Estados Unidos y Rusia poseen en conjunto aproximadamente el 90% de las cabezas nucleares del mundo. Los 2 países estuvieron peligrosamente cerca de la guerra nuclear en más de una ocasión durante la Guerra Fría, a menudo por accidente, pero afortunadamente consiguieron evitar una catástrofe.

Esta es la carta con la que Putin obliga a los rusos a luchar en la guerra en Ucrania

El Gobierno de Biden ha advertido a Rusia de que habría graves consecuencias si se utilizan armas nucleares, pero no ha entrado en detalles. Los expertos aconsejan no recurrir a lo nuclear como respuesta.

"No creo que una respuesta nuclear sea algo que Estados Unidos y sus aliados deban poner sobre la mesa. Tenemos que mantenernos en el lado de una respuesta militar firme, pero de naturaleza convencional", considera Rose Gottemoeller, exfuncionaria del Departamento de Estado de EEUU para el control de armas y la no proliferación y ex secretaria general adjunta de la OTAN, durante el seminario web de ACA. 

Gottemoeller añade que la respuesta podría dirigirse al lugar donde se originó el ataque nuclear de Rusia, pero Estados Unidos también podría considerar la posibilidad de ejecutar primero un ataque no letal, como el empleo de capacidades cibernéticas ofensivas. 

"Cualquier ataque de este tipo sería cuidadosamente diseñado para ser proporcionado y para responder a lo que sería un ataque atroz contra un objetivo ucraniano utilizando un arma nuclear", complementa Gottemoeller, añadiendo que quiere "subrayar y destacar realmente que ninguna de estas opciones de acción militar son deseables para la OTAN o para los Estados Unidos de América".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.