Biden impulsa un impuesto global a las multinacionales basado en su facturación en cada país

El presidente de EEUU Joe Biden, durante la presentación de su plan de infraestructuras
El presidente de EEUU Joe Biden, durante la presentación de su plan de infraestructuras

REUTERS/Kevin Lamarque

  • El presidente estadounidense Joe Biden ha propuesto a la OCDE poner en marcha un impuesto mínimo global a la facturación de las grandes multinacionales.
  • El impuesto, que se calcularía según los ingresos en cada país, pretende evitar la competencia fiscal en un momento en el que el presidente de EEUU quiere elevar el impuesto de sociedades del 21% al 28% para financiar su plan de infraestructuras.
  • La OCDE asegura que la iniciativa "reanima la negociación" y el G-20 espera alcanzar un acuerdo en julio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, le ha dado un nuevo impulso a quienes están a favor de un impuesto global a las grandes compañías multinacionales con un documento enviado a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en el que defiende un plan para gravar los beneficios de las grandes multinacionales, incluidas las tecnológicas estadounidenses, en función de la facturación que obtienen en cada país.

La iniciativa, revelada por el Financial Times, pretende armonizar los gravámenes a las grandes empresas multinacionales después de que algunos países hayan aprobado impuestos propios como la tasa Google a las compañías tecnológicas iniciada por países como España o Francia al ver que no se alcanzaba un acuerdo para imponer un impuesto global, y que ha provocado críticas de Estados Unidos, al considerar que restringe su comercio exterior.

¿Por qué Biden da este paso a favor de un impuesto global? Porque forma parte del enorme plan de infraestructuras de más de 2,5 billones de dólares que el demócrata quiere poner en marcha en Estados Unidos, para lo que propone subir el impuesto de sociedades del 21% al que lo dejó el republicano Donald Trump en 2017 a un 28%, aún por debajo del 35% en el que estaba antes de que Trump llegara a la Casa Blanca.

Un impuesto global permitiría al nuevo presidente estadounidense aumentar los impuestos sin miedo a que otros países los redujeran para atraer a compañías norteamericanas.

29,5 millones de euros frente a 17.600 millones: cuántos impuestos pagan las tecnológicas en España en comparación con el Ibex 35

Según el Wall Street Journal el plan de Biden es que las compañías estadounidenses tengan un impuesto mínimo del 21% respecto a los beneficios de sus negocios en otros países —desde la última reforma fiscal de Trump en 2017, estas empresas estaban pagando un 10,5% por lo que ganaban fuera de EEUU— y un gravamen mínimo del 15% de los beneficios después de impuestos en sus cuentas consolidadas, que apenas afectaría a compañías con más de 2.000 millones de dólares en ingresos, algo que solo alcanzan unas 180 empresas, según el WSJ.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, ha defendido la medida en un artículo de opinión en el Journal en el que asegura que "los impuestos sobre los ingresos de las empresas están en su nivel más bajo en generaciones" y asegura que su plan permitirá evitar que las compañías lleven sus incentivos a otros países.

"La propuesta acaba con la exclusión (de la ley de Trump) a los activos extranjeros. También establece un impuesto mínimo global que está más cercano al impuesto en Estados Unidos y deja de calcularlo a partir de los beneficios globales. En su lugar, el impuesto se calculará país por país. De esta manera, las empresas no podrán repartir sus beneficios por el mundo para minimizar sus impuestos", explica en el artículo, en el que asegura que están "en negociaciones productivas con la OCDE para conseguirlo".

La OCDE saluda la iniciativa, que "reanima la negociación" por un impuesto global

La organización económica internacional —que no consiguió el acuerdo para aprobar un impuesto global a las empresas tecnológicas, lo que se ha denominado popularmente como tasa Google, el año pasado y espera hacerlo este verano— ha saludado la medida, que según su responsable de impuestos, Pascal Saint-Amans, supone "reanimar las negociaciones".

"Es una propuesta seria con una posibilidad de tener éxito tanto a nivel internacional como en el Congreso de Estados Unidos", asegura el ejecutivo de la OCDE, que considera que esta medida puede "estabilizar el sistema internacional de impuestos en el futuro poscoronavirus", según recoge el FT.

La OCDE acordará una tasa Google global antes de verano: el Gobierno alemán asegura que es muy probable tras debatirlo con la Casa Blanca

La secretaria del Tesoro de EEUU ya se refirió a este asunto en una reunión con los ministros de finanzas el G-20, que espera "acelerar el proceso" y alcanzar un acuerdo sobre una tasa mínima global en julio según reveló el ministro italiano Daniele Franco al WSJ.

Otros artículos interesantes:

La OCDE acordará una tasa Google global antes de verano: el Gobierno alemán asegura que es muy probable tras debatirlo con la Casa Blanca

29,5 millones de euros frente a 17.600 millones: cuántos impuestos pagan las tecnológicas en España en comparación con el Ibex 35

Von der Leyen advierte a las tecnológicas: habrá tasa Google en Europa en 2021 si no hay acuerdo en la OCDE