BMW avisa: la prohibición europea de vender coches de combustión incrementará la diferencia entre China y Europa

Un coche eléctrico repostando en un cargador público.

Getty Images

  • Oliver Zipse, CEO de BMW, afirma que la prohibición de vender coches de combustión a partir de 2035 aprobada por la UE hará que la guerra entre China y Europa por vender vehículos baratos aumente.
  • En su opinión, los vencedores serán los asiáticos, mientras que los europeos se encuentran en una situación de desprotección.

La batalla entre China y Europa por el mercado de los coches eléctricos está más cruenta que nunca. Si durante años, los fabricantes chinos no habían tenido su oportunidad de luchar por hacerse un hueco entre los vehículos tradicionales más vendidos, ahora se ha dado la vuelta a la tortilla.

Lo cierto es que las marcas chinas llevan décadas estudiando, probando y vendiendo coches eléctricos, lo que hace que tengan una ventaja significativa sobre las europeas. Sin embargo, en estos últimos años, la distancia entre ambos grupos se ha abierto aún más.

A finales del año pasado, la Unión Europea aprobó la normativa de prohibir la venta de coches diésel y gasolina a partir de 2035. Una decisión que los fabricantes europeos no ven con buenos ojos, y mucho menos ahora.

Según publica Financial Times, BMW ha alertado de las terribles consecuencias que puede acarrear esta decisión. Oliver Zipse, CEO de la marca, cree que esta prohibición está empujando a los fabricantes europeos de coches más baratos a una guerra de precios con sus rivales chinos que probablemente no ganarán.

"El segmento de mercado de los coches básicos desaparecerá o no lo harán los fabricantes europeos", afirmó Oliver Zipse, señalando las crecientes ambiciones de marcas chinas de automóviles como BYD, especializada en vehículos eléctricos.

Además, señala que los fabricantes que se dedican a un sector más premium, como BMW, están más protegidos ante la llegada de los chinos, ya que estos están más centrados en vender coches baratos. 

"No estoy preocupado por BMW", afirma, añadiendo que la empresa no se ha visto afectada por las guerras de precios que han estado presionando a la baja los márgenes de muchos fabricantes de automóviles en China.

 

"Por debajo de los 41.310 dólares hay una competencia feroz: la mayoría de los nuevos competidores entran en ese segmento del mercado", señala Zipse. Los precios de BMW son superiores a esa cifra, por eso no están preocupados. Sin embargo, otros, como Volkswagen, ya están pagando las consecuencias de auge de las marcas chinas, dejando de ser el coche más vendido de China y dándole el trono a BYD.

Además de por esta feroz competencia, otra de las críticas que hacen los fabricantes a esta medida es que es más que probable que haya falta de acceso a las materias primas necesarias para fabricar las baterías, un problema que ya están viviendo. Además, se le suma la lentitud de la infraestructura de recarga

De hecho, Zipse pone en duda que se pueda cumplir con alguno de los plazos fijados por la UE. Según su opinión, la revisión de la legislación de la UE sobre vehículos eléctricos prevista para 2026 se debe a que la recarga sigue "muy por detrás de las expectativas. Hay países en los que no se está desarrollando nada en absoluto".

Además, Zipse es un gran defensor de los coches propulsados con hidrógeno como alternativa a los vehículos de batería, y se ha comprometido a seguir vendiendo coches con motor de combustión fuera de Europa.

"Si quieres participar en el mercado mundial de 80 millones de automóviles, tienes que hacerlo con todas las tecnologías, de lo contrario no estás participando", afirma. "Algunos fabricantes solo fabrican coches eléctricos, pero no cubren todo el mercado", concluye.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Unión Europea, China, Mobility Insider, Coche eléctrico, Coches, BMW