China aumenta su apuesta por los robotaxis: acaba de dar la primera licencia de taxi a Pony.ai, una startup de vehículos autónomos apoyada por Toyota

Un robotaxi de la empresa china Pony.ai en la ciudad china de Guangzhou.
Un robotaxi de la empresa china Pony.ai en la ciudad china de Guangzhou.

Pony.ai  (Business Wire)

Los taxis autónomos o robotaxis toman la delantera en China. El gigante asiático ya tenía dos compañías ofreciendo viajes con licencias piloto, Baidu y Pony.ai, y esta última acaba de obtener la primera licencia de taxi definitiva en Guangzhou (Cantón) una ciudad industrial al sur del país, cercana a Hong Kong.

Esta licencia permitirá a Pony.ai, una startup financiada por fabricantes como el japonés Toyota y los chinos FAW y GAC que está valorada en 8.500 millones de dólares tras su última ronda de financiación y ha realizado más de 700.000 viajes hasta el momento, poner 100 robotaxis con licencia oficial de taxi en un área de 800 kilómetros cuadrados en la zona de Nansha, dentro de Guangzhou.

Estos vehículos operarán entre las 8.30 de la mañana y las 22.30 y tendrán unas tarifas iguales a las de los taxis tradicionales de la ciudad. Tendrán, como los vehículos piloto que ya están en Pekín y en otras ciudades, un conductor de seguridad que irá sentado en la parte delantera, pero la compañía "espera eliminar el conductor en el corto o medio plazo", según su comunicado.

Se trata de un paso más después de las licencias piloto de Pekín y un golpe sobre la mesa de Pony.ai respecto a su competidor, el buscador Baidu, que da servicio ya en 5 ciudades chinas, pero no con licencia de taxi.

China espera que el 60% de su movilidad en 2040 sea en vehículos autónomos, pero tiene un problema: depende de los chips de empresas estadounidenses como Intel, Nvidia o Qualcomm

Una parada de robotaxis de Baidu en Pekín

Según Pony.ai, para obtener la posibilidad de tener una licencia de taxi normal ha tenido que superar 2 años de pruebas con inspectores del gobierno chino, en los que sus vehículos han recorrido un millón de kilómetros en total, y 200.000 solo en la zona de Guangzhou donde han obtenido el servicio, con la obligación de no haberse visto involucrados de forma activa en ningún accidente de tráfico.

"La inclusión de los vehículos autónomos en la gestión estandarizada y unificada de taxis prueba que tanto los gobiernos como la población están aceptando cada vez más los robotaxis en el transporte diario, reconociendo la buena experiencia y la estabilidad técnica de nuestros vehículos", ha asegurado el cofundador y director tecnológico de Pony.ai, Tiancheng Lou, en una nota.

China, un paso por delante en la integración de vehículos autónomos en el tráfico urbano

China sigue siendo la referencia en el despliegue de este tipo de vehículos por encima del resto de país. En Estados Unidos, San Francisco ha permitido operar a Waymo (Google) y Cruise (General Motors) aunque con un conductor por motivos de seguridad, y Uber quiere probar un vehículo sin conductor para hacer entregas de su servicio de delivery, Uber Eats, en Santa Mónica. 

En Japón, Nissan está probando un servicio de taxi autónomo en Yokohama. Y en Alemania, la furgoneta ID.Buzz de Volkswagen ya está haciendo viajes de prueba en Múnich.

Tesla también mira muy de cerca este sector, tanto que Elon Musk aseguró en la última conferencia con accionistas por los resultados del último trimestre que para 2024 lanzarán un vehículo autónomo sin volante ni pedales que funcionará como robotaxi.

Otros artículos interesantes:

Elon Musk dice que Tesla espera lanzar un robotaxi sin volante ni pedales en 2024

Los robotaxis suenan a ciencia ficción, pero Nissan ya ha empezado a probarlos en el mundo real cerca de Tokio

China da un paso adelante en la carrera hacia los robotaxis: dos empresas transportarán pasajeros mediante coches autónomos en una zona equiparable a San Sebastián

Te recomendamos