Pasar al contenido principal

Las exportaciones serán un elemento clave para la recuperación de la economía española tras la crisis del coronavirus, según adelantan los expertos

Estibadores del puerto de Qingdao ayudan en el atraque de un carguero
Reuters
  • El Indicador Sintético de Actividad Exportadora (ISAE), que publica el Ministerio de Industria y Comercio y que mide la evolución de la cartera de pedidos de exportación y sus perspectivas, ha aumentado una décima en el primer trimestre de 2020, hasta 4,1 puntos.
  • Sin embargo, el ministerio aclara que "los resultados obtenidos no reflejan el impacto de la crisis sanitaria" de coronavirus, dado que el indicador se basa en encuestas realizadas hasta el 6 de marzo.
  • Los expertos destacan que, pese a estos datos, el ISAE venía reflejando la "pérdida de fortaleza" del sector exportador, que ahora se agravará debido a la paralización económica a nivel global.
  • Sin embargo, ante el desplome del sector turístico y la caída del consumo interno, consideran que el papel de las exportaciones será clave en la recuperación de la economía española tras el final de la pandemia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La semana pasada, la Organización Mundial del Comercio (OMC) revisaba a la baja sus previsiones de comercio internacional para este este año hasta reflejar una caída de entre un 13% y un 32% derivada del impacto del coronavirus. De confirmarse estas cifras, la OMC estima que las consecuencias sobre el PIB mundial serían de un retroceso de entre un 2,5% y un 8,8%, aunque precisando que para 2021 se prevé una fuerte recuperación, de entre el 5,9% y el 7,4%.

Por el momento, la caída en el comercio exterior que prevé la OMC no se refleja en los datos macroeconómicos de España, pero es probable que sea una mera cuestión de tiempo. Así, este jueves, el Ministerio de Industria, Consumo y Turismo publicó las cifras del primer trimestre del Indicador Sintético de Actividad Exportadora (ISAE), que mide la evolución de la cartera de pedidos de exportación y sus perspectivas, y en las que todavía no se reflejan los efectos de la pandemia.

De este modo, el ISAE ha aumentado una décima en el primer trimestre de 2020, hasta 4,1 puntos, debido a que, como aclara Comercio, "los resultados obtenidos no reflejan el impacto de la crisis sanitaria" de coronavirus, dado que el indicador se basa en encuestas realizadas entre el 17 de febrero y el 6 de marzo, semanas antes de que entrase en vigor el estado de alarma y la paralización de actividades no esenciales. 

Leer más: El coronavirus podría provocar la peor recesión en 90 años y la destrucción de 25 millones de empleos

Comercio atribuye el repunte en el primer trimestre a una mejora en las expectativas de exportación a 3 y 12 meses, mientras que ha empeorado la percepción de la cartera de pedidos y de la evolución de precios. Mientras, los indicadores de empleo retroceden, tanto en las previsiones de contratación a corto plazo y el balance de empleo del trimestre actual.

Francisco Verdera, profesor de EAE Business School, pide poner en perspectiva unos datos recopilados "antes de que algunos países de nuestro entorno, y en particular considerados principales destinos de nuestra exportación, tuvieran que tomar medidas de contención del COVID-19". Por ello, señala que "es como si dijéramos que estamos bien justo antes de que un autobús pierda el control y nos atropelle".

Verdera señala, además, que las previsiones de primavera presentadas esta semana por el Fondo Monetario Internacional (FMI) reflejan "que 170 países experimentarán un crecimiento negativo del ingreso per cápita este año". El profesor destaca que esas previsiones implican "una recesión o estancamiento económico en la mayoría de nuestros mercados naturales para la exportación", cuyo punto álgido prevé que llegue "a sus máximos a mediados de año para ir ligeramente replegándose a lo largo del año".

Sin embargo, María Ángeles Ruiz, también profesora de EAE Business School, se muestra más pesimista y afirma que "si ya había un cierto descenso en la actividad exportadora, según el ISAE, antes de la crisis de coronavirus, después de la crisis no es lógico pensar en una tendencia alcista, ni siquiera estable, de la actividad exportadora". El descenso de actividad al que se refiere puede verse en la siguiente gráfica en las cifras desde 2018.

Evolución del ISAE en los últimos 13 años
Reuters

Ruiz asegura que, en 2007 y 2008, "el índice de exportación cayó de forma alarmante y, a pesar de la recuperación durante los últimos años, no se ha llegado al valor del primer trimestre del 2007". Además, asegura que "serán las pymes las que tendrán menos perspectivas de incrementar su actividad exportadora; no hay duda de que también será el colectivo más afectado por la crisis actual".

La profesora afirma, asimismo, que el comercio internacional también se verá "gravemente" afectado, a pesar de que considera que el impacto del coronavirus "impactará de forma diferente a la economía y al comercio global al no ser de carácter financiero", debido a las restricciones al comercio internacional. "Con un futuro incierto, la previsión de la evolución de la actividad exportadora es muy negativa", concluye María Ángeles Ruiz. 

Desde el propio sector exportador, Juan Carlos Moro, CEO de DB Schenker en España y Portugal, estima que los datos del primer trimestre del ISEA "son la antesala de la drástica caída que veremos en los próximos trimestres" y resalta que los 3 primeros meses del año han reflejado históricamente una mejora de la actividad, salvo en 2007 y 2008, destacando que "la actividad exportadora de la industria española perdía fortaleza desde el mismo tercer trimestre" de 2019.

Leer más: El aumento del paro por el coronavirus en España o Estados Unidos no ha hecho más que empezar, según los expertos

Además, Moro afirma que "el vigor exportador de España será una de las recetas clave para la recuperación post COVID-19" debido al desplome de otros sectores clave para la economía española y que prevé que, "al ser el impacto de esta crisis desigual en las grandes economías europeas, su nivel de crecimiento, producción y consumo será previsiblemente más rápido en su recuperación que la demanda interna".

"Con la industria del turismo tocada y el alto nivel de desempleo previsible, sólo la capacidad de abrir al exterior nuestros productos y servicios permitirá una recuperación menos prolongada hacia los niveles económicos previos al COVID-19", afirma el CEO de DB Schenker, que insta a las empresas españolas a buscar "otros mercados, más lejanos, pero no por ello menos accesibles" para cimentar su recuperación.

Y además