La industria pierde más peso en la economía española por el coronavirus: expertos, patronales y sindicatos proponen medidas al Gobierno para corregir el descenso

Una trabajadora en una fábrica automovilística en Barcelona
Reuters
  • La industria es la segunda rama de actividad más importante de la economía española, tras el sector servicios, y contribuye a un 12,6% del PIB, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Industria, que corresponden a 2018.
  • Sin embargo, el peso de la industria en la economía española no ha dejado de menguar en los últimos años, pasando de un 25,9% del PIB en 1980 a un 17,8% en 2000 y a un 12,6% en 2018.
  • El impacto del coronavirus ha arrastrado en abril al PMI manufacturero español a su peor registro desde 2008, mientras que el Indicador del Clima Industrial se ha recuperado levemente en mayo, aunque se mantiene en valores negativos.
  • Los expertos, sindicatos y patronal consultados por Business Insider España coinciden en reclamar medidas al Gobierno para la reindustrialización del país, aunque desde diferentes puntos de vista.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo especial Coronavirus

Hace 2 semanas, el anuncio del cierre de las plantas de Nissan en Barcelona y el de la fábrica de Alcoa en San Cibrao (Lugo) impactó de lleno en la industria española. Estos 2 cierres, que coinciden con los efectos del coronavirus en el tejido empresarial y social, ponen de manifiesto el delicado estado en el que se encuentra el sector industrial en España que, según datos del Dirce, representa el 5,9% del total de empresas del país.

De hecho, los últimos datos publicados por el Ministerio de Industria, correspondientes a 2018, muestran que se trata de la segunda rama de actividad más importante de la economía española, tras el sector servicios, y que contribuye con un 12,6% del PIB. Sin embargo, ese porcentaje no ha dejado de menguar en los últimos años respecto al 25,9% de valor añadido que aportaba la industria en 1980 o el 17,8% del año 2000.

Por ende, el impacto del coronavirus también está notándose especialmente en el sector industrial, como reflejan los datos de PMI (índice de gestores de compra) del sector manufacturero de abril, que alcanzaron su peor registro desde 2008 tras sufrir la mayor caída de su historia, como ha sucedido también con las cifras de la eurozona, Francia, Italia, Alemania, Grecia, Polonia e India.

Sin embargo, en mayo podría haber comenzado una tímida recuperación en el sector, con el indicador del clima industrial recuperándose levemente en mayo respecto a los mínimos históricos que mostraba el mes anterior, aunque manteniendo en valores negativos este índice, que elabora el Ministerio de Industria a partir de las expectativas de las empresas, sus saldos cualitativos en la cartera de pedidos y su nivel de stock.

Leer más: El coronavirus provoca un hundimiento sin precedentes de la actividad económica mundial: caídas históricas en la eurozona, EEUU, Reino Unido, Japón y Australia

Cómo afronta la industria el coronavirus

Para el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, "la pandemia ha venido a acelerar movimientos sísmicos que ya estaban presentes" en el sector industrial español y destaca que el cierre de las fábricas de Nissan "hace meses que lo sabíamos, ¿con un 20% de la producción qué quieres que hagan? Además, los japoneses llevan ya un tiempo replegándose en Europa", añade.

"Si tienes una empresa o una industria que tiene problemas financieros y resulta que durante 3 meses no puedes vender y los próximos meses son indefinidos, tu situación financiera se agrava. En cambio, en una empresa en la que no tienes especiales problemas financieros, pero puedes tenerlos en los próximos meses, ves el futuro de otra forma", asegura Pich a Business Insider España

Desde la patronal CEOE, se destaca en primer lugar que "el sector industrial en su conjunto está respondiendo ante la crisis de la CoVid-19 con numerosas muestras de solidaridad y corresponsabilidad, poniendo sus activos al servicio de la sociedad", destacando que han cedido vehículos a servicios de emergencia, han comprado y donado material sanitario y han modificado sus plantas para fabricar productos esenciales durante la pandemia.

Además, la patronal asegura a Business Insider España que "las empresas industriales han puesto en marcha las primeras medidas" como la revisión de las partidas de costes e inversión, la creación de planes de gestión de tesorería, la revisión de planes estratégicos o el uso de las medidas económicas de apoyo aprobadas por el Gobierno, como las moratorias de préstamos, las líneas de avales ICO o la flexibilización de los requisitos para préstamos.

Mientras, la Federación de Industria de CC. OO. ha criticado la "impunidad" con la que las multinacionales "destruyen el tejido productivo de España", destacando que "la escasa participación de la Industria manufacturera en el PIB, de un 12,6% en 2018, por debajo de la media de los países de la Unión Europea, de un 14,5% en 2018, sitúa a España en una posición de debilidad para afrontar situaciones de crisis".

Por eso, el sindicato ha defendido que "es el momento de situar la economía española a la altura de las economías que contaban con sectores industriales sólidos y potentes y sectores públicos dinámicos, y no jibarizados, ya que estas economías son las más preparadas a la hora de afrontar las consecuencias de las crisis económicas", y calificando de "necesidad estratégica" el fortalecimiento de la industria y los servicios públicos.

Leer más: Duro golpe al sector del automóvil en España: este año se fabricarán 400.000 coches menos debido al coronavirus

Replantear el futuro de la industria

La CEOE reconoce que "el impacto que la pandemia y la crisis subsecuente está siendo disimilar en función de las circunstancias específicas de cada sector", aunque destaca que "los últimos anuncios de cierres de grandes industrias han puesto el foco en 2 sectores muy importantes para la economía española, como son la automoción y la metalurgia", aunque recuerda que hay otros, como las pymes, que pasan desapercibidos a la opinión pública.

La patronal afirma que la industria se esfuerza por "recuperar los niveles de actividad previos" pese a los "enormes retos que tiene por delante", entre los que enumera la baja demanda, los atrasos en pagos de las administraciones y problemas en las cadenas de suministro, de tipo laboral o en los trámites de importación y exportación y a los que añade otros ya existentes como "la transición hacia la neutralidad carbónica, la economía circular y la digitalización".

Por ello, CEOE considera "evidente que el futuro de muchos sectores depende de la reacción rápida y eficaz de las Administraciones públicas y de la implementación del plan de impulso de la Comisión Europea". En el terreno estatal, propone un plan de incentivación de la demanda y "un pacto nacional por la industria sostenible", centrado en reducir costes energéticos y fomentar la inversión, la internacionalización y la innovación.

Centrándose precisamente en ese último punto, el Foro de Empresas Innovadoras (FEI) envió recientemente a los grupos políticos un manifiesto denominado Propuestas para la reconstrucción de una economía sostenible, en el que define 5 claves para "levantar los pilares de un nuevo modelo productivo más próspero y sostenible para España, basado en la innovación, la ciencia y la industria".

En concreto, el manifiesto señala como vectores estratégicos "la consciencia de estar en un escenario de cambio estructural de modelo productivo", la transformación industrial dentro de "una apuesta por la especialización y un modelo de mayor resiliencia", reforzar estrategias de innovación e I+D, una política fiscal expansiva y "la inexcusable aceleración de la integración europea como camino de posicionamiento propio".

El presidente del FEI, Luis Fernando Álvarez-Gascón, ha señalado que su "es responder a 3 cuestiones: cuál ha de ser la apuesta para la recuperación
económica, cómo se deben articular las medidas a impulsar y qué papel han de jugar las administraciones y el sector privado", al tiempo que ha apostado por elegir un modelo económico "más resiliente e inclusivo, conduciéndonos a una sociedad del bienestar más prospera y justa”.

Por su parte, José Manuel Moreno, secretario general de CC. OO. de Industria de Andalucía, ha destacado que los sectores industriales peor parados por el coronavirus son el del automóvil y el aeroespacial, en el que ha denunciado que "está habiendo muchos ERTE y, desgraciadamente, habrá ERE en muchas empresas del sector, lo que demuestra una debilidad muy grande como consecuencia no sólo del Covid-19, sino que esto viene de lejos". 

Moreno propone "trabajar para que el peso industrial en el PIB español sea la palanca que mueva el cambio del modelo productivo y que no esté sustentado sólo en el turismo y en el sector servicios", aunque ha señalado que "vamos a tener que esperar mucho tiempo" para conocer las consecuencias del coronavirus.

Para el responsable de Industria de CC. OO. en Andalucía, "es necesaria la participación europea en la definición de políticas activas de empleo en cada uno de los países miembros de la UE", destacando la importancia de que esas inversiones comunitarias "no sean consideradas como parte de la deuda". Además, ha recalcado que "los países europeos con industrias potentes salieron antes de la crisis".

Leer más: Cómo lograr la descarbonización de la economía europea para 2050

Mientras, el presidente del Consejo General de Economistas destaca el peso en España de la industria del automóvil y de la mecánica media, aunque precisa que "como país, estamos ante un mundo cada vez más complejo, y tenemos que darle la vuelta a todo". No obstante, recalca que "la industria, una vez que hemos decidido que es importante, ha variado muchísimo, no es la industria de antes".

Pich señala que "una industria se caracteriza respecto a otros negocios, en principio, en que son proyectos e inversiones a largo plazo relativamente importantes, con equipos cohesionados, que no son fáciles de hacer, por lo tanto, el hecho de ver cómo puede ser el futuro de la industria es volver a replantearnos los fundamentales". Por eso, pide huir del "adanismo" y prevé que "cuando termine todo esto el mundo seguirá siendo igual, pero con unos procesos nuevos".

Valentín Pich propone abordar el futuro de la industria "desde muchos frentes", apostando por centralizar y coordinar la interlocución de las empresas con la administración pública y reformar la educación universitaria y la formación profesional para adaptarla a las necesidades de la industria, además de desarrollar "políticas mercantiles, fiscales y laborales muy específicas" para la industria ligada a las startups.

Otros artículos interesantes:

Gano 15.000 euros al año... ¿cuánto debería ahorrar cada mes?

El producto más vendido de Ikea no es ningún mueble: suma más de 1.000 millones de unidades vendidas y destroza las cifras de la estantería Billy

Llega a Netflix '365 DNI' la película que promete ser más erótica que '50 Sombras de Grey' y ha triunfado en Polonia

Te recomendamos

Y además