Mientras tú sigues sus consejos de inversión, ellos nunca pierden: por qué los criptogurús son ricos más allá de las criptomonedas

Ilustración sobre el bitcoin

Getty

Visiblemente enfadado, Víctor Domínguez, más conocido como Wall Street Wolverine (un homenaje a la película homónima que repasa la vida del estafador Jordan Belfort) responde en un directo de Twitch a un espectador crítico con las criptomonedas: "Sois retrasados mentales, no sabéis de lo que habláis. No sabéis lo que es invertir".

Este seguidor ha aprovechado una de las recurrentes bajadas del volátil bitcoin, el token más conocido y el que tira de todos los demás, para reclamar a uno de sus más populares y acérrimos defensores en redes sociales.

Básicamente, le ha venido a preguntar a Domínguez, ufano, qué le ha pasado a sus finanzas en un momento en el que el valor del bitcoin, una criptomoneda en la que este influencer económico manifiesta una fe casi ilimitada ("La uso para tener ahí mis ahorros", ha llegado a decir sobre ella) se ha venido abajo.

Tras años alabando las bondades de la tecnología blockchain, de las criptomonedas y, muy especialmente, del bitcoin, Domínguez, en un significativo arrebato de sinceridad, responde: nada.

A sus finanzas no les ha pasado absolutamente nada.

"¡Pero cómo me voy a arruinar, si en bitcoin estoy metiendo dinero que no necesito! Este se cree que le estoy metiendo [al bitcoin] mi cuenta de banco entera. Pero si es que no tenéis ni puta idea de inversión. Si mañana bitcoin se fuera a -500, mi vida continuaría. Yo no vivo de la inversión. Con la inversión solo multiplico mis ahorros", dice en un video que se puede aún en YouTube.

Al igual que una buena cantidad jóvenes influencers financieros, Domínguez ha ganado fama en los últimos años por sus consejos de inversión y sus análisis económicos a través de plataformas como Twitch o YouTube.

Firme defensor del ala dura de la teoría económica liberal, a través de estos canales de comunicación manifiesta filias y fobias (con especial atención al Gobierno) entremezcladas con análisis económicos que en ocasiones pueden resultar más o menos controvertidos.

Suyas son, por ejemplo, unas famosas declaraciones en las que, como estrategia de inversión en criptomonedas, un activo considerado de alto riesgo como recuerdan habitualmente la CNMV y el Banco de España, invitaba a sus espectadores a holdear (término que procede del inglés hold, aguantar), es decir, a no vender ocurra lo que ocurra.

"¡Aquí se invierte con cojones! Aquí se holdea. ¿Llorar aquí? Coge tu dinero y mételo en una cuenta de ahorros en el Santander. ¡Estamos en el mercado más salvaje de la historia! Los tiburones van a la sangre, no huyen de ella, y aquí ha habido una puta sangría. Aquí se holdea hasta que se va a cero, y habrá valido la pena cada minuto".

Domínguez pronunció este rotundo discurso en mayo de 2021 en lo que se ha convertido ya en un clásico de la cultura de internet. En ese momento, tras marcar récord histórico de valoración, en uno de sus característicos vaivenes, el bitcoin cayó a plomo en cosa de días. 

Cuando lo hizo, muchos de los jóvenes seguidores que siguen a pies juntillas sus consejos de inversión jalearon sus palabras. Olvidaron algo fundamental: Wall Street Wolverine holdea porque se lo puede permitir, pues la parte principal de su negocio no es la inversión en criptomonedas.

¿Criptomonedas o vivienda? Dónde es mejor invertir para refugiarse de una inflación desbocada

Criptogurús ricos, pero gracias a otros negocios

Ya en 2018, en un vídeo en el que revelaba sus finanzas, este joven criptogurú reconocía que, en un mes malo, podía ganar unos 2.500 euros, mientras que en un mes bueno sus ingresos se podían ir por encima de los 10.000. De esto hace ya 4 años, y es más que probable que estas cifras se hayan multiplicado.

¿Cómo? Fácil: diversificando su negocio, poniendo los huevos en distintas cestas.

En primer lugar hay que subrayar el dinero que recibe en patrocinios personales y las más que respetables cantidades que puede llegar a ganar como creador de contenido en YouTube, donde acumula cerca de medio millón de seguidores, y de Twitch, donde tiene más de 100.000.

"En YouTube, si das con un buen nicho, puedes ganar dinero. En Twitch, si no eres conocido de antes, es casi imposible crecer. Pero si lo haces, hay dinero, y es una fuente de ingresos muy agradecida, porque solo tienes que hacer directos, te ahorras editar", reconocía Domínguez hace unos meses a otro influencer cripto, Adrián Sáenz, hablando sobre sus fuentes de ingresos.

En esta misma charla, Domínguez suma como fuente alternativa de ingresos Amazon Afiliados, un programa del gigante de la distribución en el que un personaje conocido en redes (o un medio de comunicación) puede obtener buenas comisiones a cambio tan solo de recomendar ciertos productos.

A ello añade Racks, una tienda de ropa cuyos ingresos, contó, aún se están reinvirtiendo en el propio proyecto, y Racks Labs, su primera incursión en el mundo de las NFT. 

Son todos negocios que están traccionando más que razonablemente bien gracias sobre todo a la legión de fieles seguidores que le siguen en redes sociales en busca, entre otras cosas, de consejos sobre el mundo cripto.

Paradójicamente, a diferencia de lo que ocurre con sus otros negocios, es este un ámbito en el que sus arriesgados vaticinios de cuando en cuando patinan: "Luna es la cripto con la que más dinero he ganado. Es espectacular cómo ha crecido ese ecosistema", comentó a Sáenz en el mismo encuentro. 

Apenas unas semanas después, esta criptomoneda se fue a cero

Todo lo que quisiste saber de la declaración de criptomonedas en la renta y no te atreviste a preguntar

Ocurre otro tanto con Salvador Verdugom, creador de contenido y criptoentusiasta conocido como Salva en su canal de YouTube, donde acumula más de 5,5 millones de seguidores y sube vídeos de diferentes temáticas: desde bromas a su novia a cómo pasar una noche en el bosque solo.

Este youtuber tiene un canal secundario dedicado al mundo cripto desde julio de 2021, donde se hace llamar Salvilla y tiene alrededor de 62.000 seguidores. Todos sus vídeos comienzan con el siguiente mensaje: "No soy ningún asesor financiero, esto no es ningún consejo de inversión, siempre que inviertas en un proyecto, hazlo bajo tu propio criterio".

En esos vídeos desvela su supuesta exitosa estrategia de inversión en el mundo de las criptomonedas, de la que no suele dar muchos detalles en cifras más allá de limitarse a decir si fue bien o mal. Sin embargo, a pesar de añadir en la mayoría de sus vídeos enlaces de afiliados a plataformas de intercambio de criptomonedas o escuelas del sector, remarca una y otra vez:

"Cuando yo hablo de un proyecto no recomiendo su compra, que yo haga esta estrategia no significa que tú tengas que hacerlo. No soy ningún experto, gracias a Dios me ha cuadrado de locos en los 2 últimos años", comenta en uno de sus vídeos.

Aparte de lo que gana de YouTube, buena parte del negocio de Verdugom, sin embargo, está en otro negocio bien distinto: el alquiler vacacional.

Criptogurús de Airbnb y Booking

Este youtuber malagueño compra pisos en Andorra y los alquila en plataformas como Booking o Airbnb para ganar dinero. 

Según uno de sus últimos vídeos, el joven compró por 55.000 euros un piso a escasos metros de las pistas de esquí de Pas de la Casa en Andorra, lo reformó por 22.000 euros más otros 2.500 euros en muebles, y según revela, ya se lo han intentado comprar por 120.000 euros, lo que le habría reportado 40.000 euros de beneficio. Este es uno de los 2 pisos que tiene en el país pirenaico.

Salva además habría facturado solo en el mes de febrero cerca de 7.000 euros gracias a plataformas como Airbnb y Booking. Pero este no ha sido su único intento de obtener fuentes de ingresos adicionales más allá de la inversión en cripto.

Primero probó suerte con una agencia de marketing y con una marca de ropa. Ninguno de estos proyectos terminó de salir, el segundo por "problemas con los proveedores y la formalización de la empresa", explicaba Salva.

A día de hoy tiene además una barbería y juegos NFT play to earn en los que el usuario recibe recompensas en forma de tokens no fungibles cuanto más tiempo pasa jugando. 

Además de todos estos negocios, Salva gana también dinero con colaboraciones con marcas publicitarias en sus redes sociales, aunque por ahora se desconocen las cifras exactas que le reporta esta actividad.

Adrián Sáenz es otro creador de contenido especializado en negocios online, finanzas e inversiones, según su biografía en la plataforma, donde tiene 1,2 millones de seguidores. 

También es un absoluto convencido de las bondades del mundo cripto. Tanto es así, que cuenta incluso con su propio cursillo online en el que imparte clases sobre materias como, por ejemplo, cómo ganar dinero comprando y vendiendo NFT. 

Pero Sáenz no limita sus enseñanzas a sus cursos. 

50 conceptos relacionados con las criptomonedas que deberías conocer antes de invertir

Profesión: comisionista

Este verano, tal y como ha contado El Periódico de España, el youtuber presentó a sus seguidores una estrategia de copy trading (copia de inversión) que había llevado a cabo siguiendo la estrategia de Leviatán, un misterioso inversor que se prodigaba en canales privados de Telegram y que ha terminado perdiendo 17 millones de euros.

Es verdad que en varias partes del vídeo Sáenz advierte de que siempre existe peligro de perder la inversión. Sin embargo, también lo es que, hacia el final del mismo, indica, sin más aclaración, que los inversores detrás de Leviatán le han explicado que tendría que ocurrir algo histórico para ir a 0. 

No fue así. Finalmente, la idea de la que parte el mismo, las ganancias de más de 6.000 euros que el propio Sáenz consiguió gracias a esta estrategia, invitó a más de uno a hacer su propio intento y perder su dinero, como revelaron los canales de Telegram vistos por El Periódico de España.

Antes, Sáenz recibió una comisión por los beneficios obtenidos de cada inversor que proporcionó a Leviatán a través de enlaces afiliados a Roboforex, una plataforma que ofrece la posibilidad de copiar a otros inversores.

Son experiencias negativas que no minan su moral. Recientemente, tras perder casi 500 euros en apuestas deportivas en tan solo 3 días, Sáenz aseguraba a sus seguidores que es un mundo que quiere explorar.

Pero a la hora de asegurarse sus ingresos, sin embargo, los tiros de este trader van por otro lado: el marketing de influencia y el dropshipping en Shopify, una actividad en la que un particular hace de intermediario entre un comercio mayorista y el cliente. 

Además, al igual que Verdugom, Sáenz está metido en el negocio inmobiliario en Andorra. A un piso a pie de pista que le costó 150.000 euros, según revela en uno de sus vídeos, le saca una rentabilidad de cerca de 14.000 euros brutos al año. 

Y no son estos los únicos influencers expertos en cripto que, a la hora de la verdad, apuestan por el sólido ladrillo. 

The Shooter, un creador de contenido con más de 6,5 millones de seguidores, cuenta con un canal secundario, Shooterino, donde habla de emprendimiento y finanzas. En él muestra, entre otras cosas, las casi infinitas posibilidades de enriquecimiento que ofrece la tecnología blockchain.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Hace algo menos de un año, sin embargo, Shooterino descubrió las bondades del Airbnb en Andorra. En sus vídeos muestra que el alquiler de su piso en el principado le puede reportar en meses tranquilos como octubre o noviembre más de 1.000 al mes por reservas de apenas algo más de 25 noches: una media de 45 euros por noche en temporada baja.

Ingresos todos ellos contantes y sonantes y, como poco, bastante más tangibles que las criptomonedas, cuyo valor se ha desplomado en los últimos meses debido a la subida de los tipos de interés, la inflación por las nubes y el riesgo de recesión económica.

A ello aludió Pablo Gil, veterano trader, economista, fundador del Fondo BBVA&Partners y analista jefe de XTB, en MundoCrypto, el mayor evento de criptomonedas jamás celebrado en España

"Si os dicen que ganar dinero en esto es fácil, os están mintiendo, sobre todo si el que lo dice no vive de invertir, sino de vender cursos para aprender a invertir".

Otros artículos interesantes:

"El bitcoin se acercará al oro": predicciones erradas sobre el mundo cripto en 2022

Los mayores errores y mentiras sobre la ‘fusión’ de Ethereum, según expertos en criptomonedas y blockchain

Así ha sido Mundo Crypto, el polémico criptoevento del Wizink que no ha logrado batir ningún récord: "Un bluf, ha quedado muy pobre"

Te recomendamos