Dos variantes del coronavirus podrían haberse fusionado en un virus más infeccioso y resistente a los anticuerpos

PCR.

REUTERS/Pascal Rossignol

  • Las nuevas variantes del coronavirus identificadas en Reino Unido y California (Estados Unidos) podrían haberse fusionado en una cepa más fuerte del SARS-CoV-2. 
  • La recombinación podría resultar en un virus más infeccioso y resistente. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Dos variantes del nuevo coronavirus podrían haberse fusionado creando un virus más resistente e infeccioso, según la bióloga computacional estadounidense Bette Korber, informa NewScientist.

"Todos los coronavirus se recombinan, por lo que es una cuestión de cuándo, no de si", adelanta al medio Sergei Pond, profesor de biología de la Universidad de Temple, Pensilvania, Estados Unidos.

Conforme a las declaraciones de Korber y Pond, la muestra identificada entre miles de secuencias registradas en EEUU, es una evidencia "bastante clara" de una posible recombinación —aunque no hay signos de que se haya generalizado—. 

"Es posible que estemos llegando al punto en el que esto está sucediendo a un ritmo apreciable", dice el profesor. 

Detectan una nueva variante del coronavirus en Uganda con una mutación similar a la que ha disparado los contagios de la cepa británica

La cepa identificada en el Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México, EEUU, es un virus híbrido entre la variante B.1.1.7 de Reino Unido y la B.1.429 de California —que podría ser la responsable del brote de positivos en Los Ángeles, según NewScientist—.

La recombinación implica la unión de múltiples mutaciones —con las que el virus se hace cada vez más fuerte—. Como las mutaciones regulares, pueden ser más o igual de peligrosas.

Algunas de las características independientes de cada variante ya se conocen. 

La cepa de Reino Unido genera una mayor carga viral en la sangre, lo que implica que sea más transmisible. Y puede ser hasta un 70% más letal que la cepa original, según varias fuentes científicas.

Mientras, la mutación de California, conocida como B.1.429, puede producir resistencia a los anticuerpos.

Los científicos están preocupados por la posibilidad de que 7 variantes de coronavirus descubiertas recientemente en Estados Unidos sean más contagiosas

"Este tipo de evento podría permitir que el virus se haya acoplado a un virus más infeccioso con un virus más resistente", señalaba Korber en una reunión organizada por la Academia de Ciencias de Nueva York, EEUU.

Esta sería la primera cepa del SARS-CoV-2 fruto de una recombinación entre variantes, que pueden infectar indistintamente a una misma persona. 

La evolución del coronavirus podría afectar de forma negativa a las vacunas de COVID-19, si se termina convirtiendo en un patógeno más resistente e incluso mortal. 

La vacuna de Pfizer podría ser eficaz contra las dos variantes más peligrosas del COVID-19, según los últimos datos

Hasta la fecha, las candidatas aprobadas podrían adaptarse en cuestión de meses a nuevas variantes. De hecho, algunas de ellas ya trabajan en enfocar sus inyecciones, como AstraZeneca para la cepa sudafricana

"Nadie debería preocuparse por que vaya a haber una única mutación catastrófica que de repente inutilice toda la inmunidad y los anticuerpos", había dicho con anterioridad Jesse Bloom, biólogo evolutivo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson a The New York Times.

Pero otros expertos como Alessandro Vespignani, director del Network Science Institute de la Universidad Northeastern (EEUU), reconocen que probablemente requerirá un esfuerzo aún mayor para mantener la propagación bajo control. 

LEER TAMBIÉN: Bill Gates predice cuándo terminará la pandemia de coronavirus: esta es la fecha en la que España regresará a la vida normal, según el fundador de Microsoft

LEER TAMBIÉN: E484K, la mutación en la variante británica del coronavirus que preocupa a los científicos: por qué puede poner en riesgo la eficacia de las vacunas

LEER TAMBIÉN: ¿Qué se sabe (y qué no) de las nuevas variantes del Covid-19?

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música