Pasar al contenido principal

Nada de lo que ha hecho Elon Musk ha detenido la crisis de Tesla, y todo apunta a que irá a peor

Tesla CEO Elon Musk entering the stage to introduce the Model Y at the company's design studio on March 14 in Hawthorne, California.
El CEO de Tesla, Elon Musk AP
  • Durante los últimos meses, el CEO de Tesla Elon Musk ha cerrado tiendas, ha bajado sus precios, ha realizado despidos y ha recaudado millones, pero nada de esto parece suficiente para restaurar la fe de los inversores en Tesla.
  • Las acciones de la compañía han caído una cuarta parte este año.
  • Además, no parece que ninguna de las líneas de negocio de Tesla pueda aportar los ingresos suficientes para sacar a la compañía de sus problemas financieros, y nuevos problemas legales podrían aparecer en el futuro.
  • Puedes leer más historias como esta en Business Insider España.

Tesla acaba de recaudar 2.700 millones de dólares (algo más de 2.400 millones de euros), pero sigue pareciendo desesperada, dado que se le acumulan cuestiones legales y financieras sobre su superviviencia.

Quizás sea indicativo que al mercado parezcan no importarle demasiado esos 2.700 millones de dólares, o más concretamente 2.300 millones de dólares (unos 2.050 millones de euros) netos de cobertura y tasas. Las acciones de Tesla han caído en torno a una cuarta parte durante el último mes, al tiempo que los analistas de Wall Street recortan sus objetivos de precio por acción y sus estimaciones a futuro a ritmo constante. 

Wedbush Securities lo ha calificado de "alerta roja". Evercore ha afirmado que Tesla podría justificar su actual valoración solo mediante un "crecimiento sobrenatural".

Leer más: Tesla ha desconcertado a Wall Street, decepcionado a los inversores y está a punto de darle a los bajistas 1.000 millones de dólares

Todo ello sucede en un momento en el que Tesla debería estar disfrutando de una luna de miel con Wall Street tras haber recaudado capital, pero no es así. Según la compañía, este aumento de capital solo buscaba apuntalar el balance de Tesla durante un desplome temporal en las ventas. En el primer trimestre, Tesla entregó solo 63.000 coches, en torno a un 31% menos que el trimestre anterior.

Y aún más grave es que Tesla ha sufrido el peor impacto en su segmento de vehículos más lucrativos, las gamas de lujo Model S y Model X, con sus ventas cayendo más de la mitad. El 31 de marzo, su déficit de capital circulante alcanzó por sí solo los 2.200 millones de dólares (unos 1.970 millones de euros).

Esto sucede después de que los dos últimos trimestres hayan sido los primeros con beneficios consecutivos en los 16 años de historia de Tesla. Esas ganancias podrían evaporarse en las pérdidas de 900 millones de dólares del primer trimestre (algo más de 800 millones de euros).

Una dieta espartana

900 millones de dólares no es dinero como para superar ese desplome y, según los expertos, si Tesla hubiese intentado recaudar capital el año pasado en lugar de embarcarse en lo que su CEO Elon Musk calificó de "dieta espartana", las cosas podrían ser diferentes.

"Tesla podría haber conseguido dinero más fácilmente el año pasado cuando el precio de las acciones era alto", ha asegurado a Business Insider el execonomista del regulador de la Bolsa de EE.UU. y actual profesor en Carnegie Mellon, Chester Spatt.

Leer más: Tesla es la prueba de que los próximos 20 años de la industria tecnológica no serán como los últimos 20

También podría haber conseguido más dinero sin generar tantas suspicacias, según Spatt. Pero pedir más en su estado debilitado, afirma, "habría sido una señal negativa".

Además, las finanzas de Tesla no son la única faceta que está fallando en la compañía, que recientemente ha realizado despidos, ha cerrado tiendas y ha bajado sus precios. Tesla ha dejado de impulsar su sedán Model 3, que cuesta 35.000 dólares (unos 31.000 euros), porque los márgenes no cuadran.

Las informaciones sobre cambios en la gigafábrica número 2 de Tesla en Buffalo, Nueva York, también indican que la compañía está sufriendo problemas con su negocio solar. Reuters ha publicado que la mayoría de las células fotovoltaicas que se fabrican allí serán vendidas en el extranjero y no se usarán para fabricar los techos solares de Tesla y que la fábrica podría usarse para fabricar otros productos para los coches de Tesla.

Y además, está China. Tesla está construyendo una tercera gigafábrica en Shanghai para fabricar y vender los Model 3 y Model Y en el mercado chino, a pesar de que es un mercado bajo una enorme presión. En abril, las ventas de coches cayeron en China un 17,7% respecto al mismo mes del año anterior.

En el pasado, el gobierno chino acudió al rescate cuando han caído las ventas de automóviles, pero esta vez es probable que cualquier ayuda se produzca en forma de un recorte fiscal más general destinado a acelerar la economía doméstica. Si ese es el caso, algunos analistas temen que este apoyo no se traduzca en más ventas de automóviles.

"No creo que comprar un automóvil sea algo que [los consumidores chinos] harían con ese dinero", afirma Tu Le, fundador de la consultora Sino Auto Insights. "Hay que recordar que el salario medio sigue siendo bajo comparado con EE.UU.".

Leer más: Un equipo de ciberseguridad hackeó un Tesla para que invadiera el carril contrario pegando pegatinas en el asfalto

Además de todo esto, Tesla ha tenido varios sustos tecnológicos graves. En los últimos meses, se han publicado muchas informaciones sobre los coches Model S incendiándose espontáneamente mientras estaban aparcados. Uno de los incidentes tuvo lugar en Shanghai, otro en Hong Kong y otro más en San Francisco.

Y la pasada semana, la Agencia Nacional de Seguridad en el Transporte por Autopistas de los Estados Unidos determinó que la función de piloto automático de Tesla estaba encendida durante un accidente de tráfico con víctimas en Florida el pasado marzo en el que estaba implicado un coche Model 3.

¿Para qué es todo esto?

La función de piloto automático será crucial para el destino de la compañía. En una llamada privada con inversores a principios de mes, el CEO Elon Musk aseguró que los taxis robotizados eran el futuro de la compañía. Aseguró que convertirían a Tesla en una compañía de medio billón de dólares y que Tesla podría tener un millón de estos taxis en la calle en la primavera de 2020.

Todos los otros negocios de Tesla, como los techos solares, el Model 3 y la nueva fábrica en China, tienen un papel secundario respecto a los taxis robotizados.

La premisa de que la tecnología de piloto automático de Tesla, o una tecnología de conducción autónoma en general, ya está lista para usarse ha sido recibida con escepticismo por casi todos los competidores de Tesla. Pero en esa llamada, Musk defendió que conseguir la aprobación de los reguladores para sus taxis robotizados sería "relativamente fácil".

Leer más: Tesla está pidiendo a sus trabajadores que ayuden voluntariamente a entregar 30.000 coches antes de que acabe el trimestre

Sin embargo, eso solo se ha dicho en esa llamada. Ninguno de los documentos públicos que Tesla ha enviado a los reguladores de Wall Street o a los inversores menciona este plan. Esta iniciativa fue mencionada de pasada en la presentación de resultados del primer trimestre y fue debatida durante el Día del Inversor en Autonomía de la compañía en abril. Ninguna de esas ocasiones vincula firmemente la detallada visión de los taxis robotizados de Musk con la oferta de 2.700 millones de dólares.

Los suscriptores Citigroup y Morgan Stanley han rechazado hacer comentarios sobre la diferencia entre lo que se dijo en esa llamada privada y los documentos de la oferta. La firma legal que trabaja para Tesla, Wilson Sonsini Goodrich & Rosati, y la auditora PwC también han declinado hacer comentarios. Goldman Sachs y Tesla no han respondido a múltiples peticiones de declaraciones sobre este tema.

Los expertos legales han considerado extraña la diferencia entre la llamada a los inversores y los documentos de oferta. Como aseguró a Business Insider el abogado Tom Gorman, socio de Dorsey & Whitney LLP especializado en casos de fraude de valores: "Si te diriges a la gente y les dices que vas a usar el dinero para algo y luego lo usas para otra cosa, eso es claramente algo que no se puede hacer".

Y es el motivo por el que afirma que "este acuerdo parece extraño".

Lo que Gorman señala como lo más extraño es que una compañía del tamaño y recursos de Tesla muestre una discrepancia como esta. Con frecuencia, los inversores se querellan contra compañías que gastan dinero en fines distintos a los que sus directivos expresaron, pero generalmente esas compañías son mucho más pequeñas que la capitalización de mercado de Tesla, de 50.000 millones de dólares (menos de 44.700 millones de euros).

"Si se tratara de una compañía con una capitalización muy pequeña creada a partir de una fusión inversa, diría 'probablemente es un fraude', pero eso no tiene sentido para una compañía como Tesla", afirma Gorman. "Estás pidiendo que te demanden hasta hacerte desaparecer".

Leer más: Investigan varios accidentes de coches Tesla en Estados Unidos que se incendiaron tras estrellarse

Y añade: "Debe haber alguna razón lógica para esto. No puedo imaginar qué es, pero es una tontería".

Musk pareció distanciarse aún más de las metas que había fijado cuando aseguró a sus empleados en un email que el dinero recaudado por la compañía solo cubre 10 meses de operaciones, si mantiene el ritmo al que ha estado perdiendo capital en el primer trimestre.

Esto contradice lo dicho por Musk en su llamada a los inversores, cuando afirmó que Tesla no "esperaba gastar este capital. Esperamos financiar nuestra actividad más allá de nuestro creciente flujo de caja, pero pensamos que es probablemente inteligente tener un poco de margen, un colchón de efectivo entre ahora mismo y digamos el verano del año que viene (como afirma el usuario de Twitter @Paul_M_Huettner)."

Para los vendedores a corto, este tipo de comportamiento huele a desesperación, y creen que ese hedor será aún más fuerte después de que Tesla presente sus cuentas del segundo trimestre en agosto.

"Tesla está cogiendo la mayor cantidad de efectivo posible antes de que su acción se hunda", ha señalado Gabe Hoffman de Accipiter Capital, un vendedor a corto declarado. "Siguen proyectando entre 90.000 y 100.000 entregas en el segundo trimestre y tendrán suerte si consiguen acercarse a las 70.000. Luego, hay un obstáculo en el segundo trimestre debido a la reducción gradual del crédito fiscal y se quemará efectivo durante el segundo, tercer y cuarto trimestre. Esta compañía estaba casi en quiebra funcional el 31 de marzo y este aumento apenas les permitirá superar el año".

Si esa es la forma en que lo miras, los vientos de frente están en camino para Tesla. Y no parece haber viento de cola a la vista.

Y además