Delivery Hero, Just Eat y Deliveroo respiran por fin en bolsa: el sector del 'delivery' intenta convencer a los inversores con el foco en la rentabilidad

Un rider de Glovo realiza un pedido.
Un rider de Glovo realiza un pedido.
  • Delivery Hero, Just Eat y Deliveroo han remontado en bolsa en el último mes de noviembre tras la publicación de resultados del tercer trimestre.
  • El sector entero lucha por alcanzar la rentabilidad: los inversores exigen reducir los costes y centrarse en los mercados donde estas empresas son más fuertes.

Los gigantes del envío de comida a domicilio respiran aliviados tras la publicación de resultados del tercer trimestre. El valor de las acciones del sector entero ha registrado importantes subidas sobre el parqué en el último mes.

Desde Delivery Hero, actual dueña de Glovo, que ha remontado cerca de un 24%, a la británica Deliveroo, que crece apenas un 2% y hace una semana salía del mercado australiano debido a las "difíciles condiciones económicas", según señaló la empresa, en un movimiento muy similar al que tomó hace poco más de un año en España.

La que ha registrado el mayor subida es la holandesa Just Eat, con un aumento de casi el 30% en noviembre, aunque su acción vale hoy 21 euros, la más barata entre todas las competidoras. 

Los analistas del banco de inversión UBS han publicado esta semana un informe muy favorable a la empresa de reparto naranja y sus previsiones de rentabilidad para el 2023. UBS apunta que la salida de Deliveroo de Australia beneficia a Just Eat, que ha mostrado "mayor racionalidad en la industria", y que está centrada en mercados donde operativamente es fuerte como Francia, España o Italia, recogen en su informe.

La holandesa anunció a finales de octubre que salía de la zona roja gracias en parte a la reducción de costes, la subida de las tarifas a sus clientes y las comisiones, a pesar de haber registrado un descenso del número de pedidos en el tercer trimestre.

Parte de esa estrategia de reducción de costes pasa por la reestructuración en Reino Unido, donde esta semana habría llevado a cabo un recorte de 170 puestos de trabajo, según ha informadoReuters.

 

En la misma línea optimista que UBS, la semana pasada JPMorgan apuntó en otro informe que ve con buenos ojos el reciente acuerdo de colaboración entre Just Eat y la compañía de envíos ultrarrápidos Getir, ya que aunque consideran que "el número de clientes adicionales es relativamente bajo en este momento", esta alianza "mejora la oferta de productos de Just Eat".

El acuerdo ya ha comenzado a funcionar en Alemania y se espera que llegue ponto a varios países europeos, entre ellos España, aunque no hay muchos más detalles. 

En su informe, JPMorgan subraya su visión alcista del sector de la comida para llevar, "pero la competencia sigue siendo intensa". Los analistas del banco estadounidense ponen como ejemplo la situación que se vive actualmente en el Reino Unido para ilustrar esa afirmación.

"La competencia en el Reino Unido parece va a prolongarse durante años en lugar de meses, con datos recientes que muestran la debilidad de los pedidos", recoge el informe de JPMorgan. 

Es pronto para determinar si esta subida del sector en bolsa pondrá punto final a un 2022 en el que ha prevalecido el rojo, con caídas generalizadas sobre el parqué tanto en las cotizadas dedicadas al envío de comida, como de las tecnológicas en general.

Los felices meses de la pandemia van a tardar mucho en volver, si es que algún día vuelven.

En el 2021, gigantes como DoorDash, que no opera en España pero que es uno de las empresas de reparto más importantes de Estados Unidos, Just Eat o Delivery Hero, registraron máximos históricos en el precio de sus acciones, llegando a pasar de los 135 euros en algunos casos.

Hoy, esas acciones apenas rondan los 20 euros en el caso de Just Eat, 56 euros en el caso de Doordash y 42 euros en el de Delivery Hero. Aunque el último mes haya sido positivo para todas ellas, la caída en bolsa de enero a noviembre de todas ellas es de más del 50%.

La estrategia de "growth at all costs" (crecer a toda costa), un mantra que ha caracterizado a esta década pasada, ha llegado a su fin después de las diferentes subidas de los tipos de interés tanto de la Reserva Federal de EEUU como del Banco Central Europeo para hacer frente a la inflación.

La palabra rentabilidad copa ahora todas las presentaciones de resultados del sector de comida a domicilio. Los inversores están cansados de los números rojos. Exigen recortes y previsión de costes, y por el momento, no ha habido en el delivery despidos masivos de personal a diferencia de las grandes tecnológicas. 

Otros artículos interesantes:

El 'delivery' entra en una nueva etapa: desafíos para Glovo, Uber Eats, Just Eat y otros gigantes del reparto a domicilio tras el fin del 'boom' de la pandemia

¿Realmente la ley 'rider' ha mejorado el sector del 'delivery'? El sector no se pone de acuerdo

Delivery Hero, dueña de Glovo, sufre la desaceleración del sector pero mantiene su promesa de alcanzar la rentabilidad a final de año

Te recomendamos