Esto es todo lo malo que le pasa a tu cuerpo cuando comes una hamburguesa de McDonald's o Burger King

Hamburguesa del McDonald´s

Christian Wiediger/Unsplash

  • Meterte entre pecho y espalda una hamburguesa del McDonald's o del Burger King con frecuencia elevada puede causar efectos perjudiciales en tu salud. 
  • Esto es lo que le sucede a tu organismo después de comerla y las razones para que su consumo sea, en todo caso, ocasional. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Si tu guilty pleasure es la comida basura, al menos la información es poder. Tenerla en la mano te ayudará a limitar el consumo de este tipo de alimentos perjudiciales.

¿Qué sucede cuándo te comes una hamburguesa del McDonald's o del Burger King? No pasará nada destacable si relegas su consumo a un placer ocasional, pero aumentando la frecuencia no le darás buenas noticias a tu organismo, sino disgustos.

No es ningún secreto que la comida chatarra, los ultraprocesados o las grasas trans están vinculados a un envejecimiento más rápido o a más papeletas de desarrollar enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes tipo 2 o varios tipos de cáncer. 

Escarbando un poco más, estas son las consecuencias de comer una hamburguesa de establecimientos como el Burger King o el McDonald's

Qué te pasa una hora después de comer un Big Mac

La más obvia: ganar peso

La comida rápida se caracteriza por tener un alto índice calórico y una baja densidad nutricional. Además, una investigación realizada por Lisa Young reveló que las porciones son entre 2 y 5 veces más grandes que en el pasado. Una hamburguesa doble con queso, patatas fritas grandes, un refresco un un McFlurry con Oreo suman más de 2.000 calorías en total: casi lo que necesitas en un día completo. 

Fatiga y sensación de poca energía

La sobrecarga de azúcares, aditivos y grasa saturada de la hamburguesa provocan cansancio y aturdimiento tras la comida, tal y como destaca la nutricionista Bansari Acharya a Eat This, Not That. 

Un efecto a largo plazo de una dieta de comida rápida puede ser la fatiga crónica. Estudios realizados en animales del Instituto de Investigación del Cerebro de UCLA, como este publicado en PubMed, sugieren que una dieta regular de alimentos altamente procesados

causa directamente fatiga u obesidad.

Problemas digestivos e hinchazón

Hamburguesa

Los azúcares añadidos provocan hinchazón abdominal, estreñimiento y pérdida de diversidad microbiana en el intestino: una dieta de este tipo la reduce en tan solo una semana. Las enfermedades vinculadas a esta pérdida de variedad en la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer o la obesidad, según un informe publicado en el International Journal of Molecular Sciences.

Exceso de sodio

Un Big Mac contiene 1.010 miligramos de sodio. Si se combinase con una ración grande patatas fritas (400 miligramos) y un batido de chocolate mediano (190 miligramos), en una sola comida habrás ingerido más sodio que el límite ideal para un día completo recomendado por la American Heart Association.

El exceso de sal provoca hinchazón, eleva la presión arterial y aumenta el riesgo de padecer en el futuro enfermedades cardiovasculares. 

Vida más corta

Un par de hamburguesas no van a matarte, pero si consumes comida chatarra de forma muy habitual cada semana incrementas tus posibilidades sufrir síndrome metabólico, vinculado a la cintura ancha, triglicéridos altos, colesterol bueno bajo y altos niveles de azúcar en sangre, así como hipertensión. 

Además, los alimentos fritos y las carnes rojas destacan por su elevada proporción de grasas saturadas, cuyo consumo excesivo puede contribuir al desarrollo de afecciones como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y cáncer.

Problemas respiratorios

Desde Healthline recuerdan que el exceso calórico de la comida rápida puede conducir a la obesidad, ligada a dificultades respiratorias como el asma o la dificultad para respirar. 

Para los niños, el riesgo de problemas respiratorios es especialmente evidente: esta investigación halló que los niños que comen comida rápida al menos 3 veces por semana tienen más probabilidades de desarrollar asma.

Efecto depresor sobre el sistema nervioso central

hombre comiendo comida basura casa

La ciencia apunta a que quienes consumen habitualmente comida rápida como las hamburguesas y las patatas fritas o pasteles procesados

tienen más de probabilidades de desarrollar depresión que las personas que no lo hacen. 

En este sentido destaca el trabajo realizado por científicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y de la Universidad de Navarra, que han publicado un estudio epidemiológico en Public Health Nutrition que constanta que los consumidores de comida rápida tienen un riesgo de depresión un 40% más alto. 

Impacto negativo en la fertilidad

Un estudio encontró que los alimentos procesados

contienen ftalatos, químicos dañinos que pueden alterar tu sistema hormonal. La exposición a altos niveles de estos productos puede provocar desde problemas reproductivos a defectos de nacimiento en los niños. 

Peor pelo, piel, huesos y uñas

Pero esto no es todo: otros efectos nocivos del consumo de comida basura como las hamburguesas del Burger King pueden ser la aparición de problemas de piel como el eccema y el acné, la degradación del esmalte dental (debido al azúcar de la comida procesada, que incrementa los ácidos de la boca), mayor riesgo de caries y fracturas de huesos o niveles de triglicéridos disparados. 

Un truco al que recurren algunos nutricionistas es fiarte de la regla 80/20: apuesta por comer el 80% del tiempo alimentos ricos en nutrientes como frutas, verduras, carbohidratos con alto contenido de fibra, proteínas magras y grasas saludables y e otro 20%, disfruta de algún alimento más alto en azúcar, grasa o calorías. 

De todos modos, las hamburguesas, mejor caseras, y acompañadas de una buena ensalada y agua. Si vas a comer carne roja, opta por cortes más magros, elige mejor carne de res alimentada con pastos, apuesta por métodos de cocción como asar, hervir o guisar y evita las variedades procesadas, como embutidos y salchichas. 

Otros artículos interesantes:

19 sencillas recetas para mejorar tus hamburguesas con cosas que siempre tienes en la cocina

El secreto está en las setas: Innomy, la increíble startup española que planta filetes, salchichas o hamburguesas cultivando hongos fermentados en laboratorio

La mejor forma de colocar los ingredientes de una hamburguesa para que sepa mejor y no se desmonte mientras la comes

Te recomendamos