Seguidores comprados, músicos falsos, métricas hinchadas y hasta 25.000 euros por cuenta: destapan una rocambolesca macroestafa para conseguir la verificación en Instagram

Cuentas falsas Instagram
Getty

Conseguir el tick azul de Instagram no es tan sencillo como parece. 

A diferencia de otras redes sociales, lucir el diminuto logo al lado de la foto de perfil que corrobora que la persona que lo tiene es quien dice ser, es un proceso complejo y poco transparente, e incluso a muchos, como en esta historia, les ha costado bastante dinero.

Las reglas y requisitos para que te concedan el verificado además no están muy claras, y si no que se lo pregunten a los influencers del mundo cripto, que llevan meses sumidos en una larga batalla con Instagram para conseguir el dichoso simbolito en sus cuentas y poner fin a los estafadores que intentan suplantar sus identidades.

Según la propia compañía, el tick azul se consigue al ser relevante, único y auténtico, es decir, que la cuenta represente a una persona o marca muy conocida. 

 

Para demostrar que se es relevante, la plataforma pide, entre otras cosas, aparecer en la prensa o ser muy buscado en internet, algo que no todo el mundo tiene a su alcance y que incluso, cuando se cumple, no significa recibir el ansiado tick azul.

Por esta razón, muchas personas han optado por la vía rápida para lograrlo. 

¿Qué han hecho? 

Pagar.

Hasta 7.000 dólares por un tick azul

El mercado negro de compra y venta de este pequeño símbolo no es algo nuevo. En el pasado ya se han destapado empresas y tramas que se dedican a vender logos de verificación en Instagram e incluso en TikTok.

En este reportaje de Mashable, un empresario que trabajaba en una startup y que tenía un contacto dentro de Instagram, vendía los ticks azul por entre 1.500 y 7.000 dólares.

Sin embargo, a medida que aumentaba la demanda de estos símbolos entre las personas con más y más seguidores, Meta estableció diferentes categorías para personas y marcas, que pertenecían a sectores como la música, la moda y el entretenimiento.

Ahora, una investigación de ProPublica, la más extensa hasta la fecha sobre esta materia, ha destapado todo un entramado en el que estaban envueltos tanto famosos del mundo de la televisión, influencers de OnlyFans, criptoinfluencers y hasta joyeros, junto con una empresa de marketing. Todo para engañar a Instagram y lograr la verificación de sus cuentas. 

Otra vez, pagando ingentes sumas de dinero, pero a través de una rocambolesca estrategia.

Artistas falsos en Spotify por un tick azul

El surrealista modus operandi de esta estafa destapada por ProPublica, era el siguiente: los famosos se creaban perfiles falsos en otras plataformas como Spotify o Apple Music, haciéndose pasar por músicos. En sus cuentas subían música que básicamente eran instrumentales y ritmos básicos en bucle. Los compositores tenían nombres sin sentido como "rhusgls stadlhvs” o “kukyush fhehjer".

Además, según revela ProPublica, los jefes de esta trama, entre los que están un aspirante a DJ y "criptoentrepreneur" de 26 años que vive Miami llamado Dillon Shamoun, compraban artículos en prensa digital para promocionar a estos artistas falsos y su música en sitios web. 

Suplantan su identidad en Instagram y TikTok para estafar a sus 600.000 seguidores: "Me llegaron a denunciar a mí, me han hecho mucho daño"

El servicio incluía también la compra de comentarios y likes falsos para engordar las cuentas de sus clientes. Y el uso de bots para hinchar las escuchas de las canciones en Spotify.

Algunos de los famosos involucrados en esta trama, que por el momento suma más de 300 cuentas de este tipo detectadas y eliminadas, son 2 estrellas de la televisión estadounidense, Mike Vázquez y Lexie Salameh, ambos tienen un programa en la MTV llamado "Siesta Key".

Estos personajes televisivos habían sido verificados en Instagram por su supuesto éxito en la industria musical, a pesar de no haber cogido un instrumento en su vida, en vez de su trabajo como estrellas de la televisión. Tras la publicación de la investigación de ProPublica, ambos han perdido su tick azul en la red social.

Según el medio estadounidense, los famosos habrían estado pagando hasta 25.000 dólares a Shamoun por lucir el ansiado símbolo.

Este sistema mediante el cual los supuestos músicos lograban sus cuentas verificadas es llamativo. Primero, porque lograban saltarse los controles y protocolos de Instagram para comprobar que realmente esas personas eran quienes decían ser y se dedicaban a los que sus redes y perfiles mostraban. 

Y segundo, porque no está muy claro por qué un artista de Spotify sí que logra el tic azul al instante, y otros muchos andan batallando con la red social para conseguir sus cuentas verificadas.

Entre los involucrados en esta trama hay desde influencers de OnlyFans como Desiree Schlotz, Hannah Palmer y Lauren Blake. Una agencia de representación de modelos llamada Unruly, un empresario propietario de una cadena de gimnasios y hasta un joyero. 

Todos pagaron por tener al lado de sus fotos de perfil, un pequeño simbolito azul. 

La vida secreta de las redactoras fantasma de OnlyFans, que aseguran hacer 'catfishing' a los fans de pago: "Te conviertes en una estafadora profesional"

Meta confirma la estafa

Otro de los supuestos cabecillas de esta trama y colaborador de Shamoun resulta ser Adam Quinn, un creador de contenido en Instagram que tiene más de 2 millones de seguidores y que en el pasado había trabajado con Jake Paul, youtuber e influencer, y hermano del célebre Logan Paul.

Quinn, que cuenta con muchas influencias en el mundo de las redes sociales, habría trabajado como comisionista para Shamoun, derivando clientes interesados en comprar el verificado en Instagram. Además, según la investigación de ProPublica, vendía paquetes de crecimiento en la plataforma gracias a los cuales se podían ganar 100.000 seguidores pagando 7.500 dólares.

Meta ha confirmado todo este negocio y por el momento, además de eliminar cientos de cuentas falsas, retirar el verificado a la mayoría de famosos y borrar las cuentas tanto de Shamoun como de Quinn, mantiene una investigación interna para determinar si algún trabajador de la compañía está envuelto en este entramado y determinar cómo han fallado sus sistemas de detección de fraude y cuentas falsas.

"Los estafadores que venden servicios fraudulentos siguen teniendo como objetivo las plataformas en línea en todo Internet, incluida la nuestra, y adaptan constantemente sus tácticas en respuesta a los métodos de detección de la industria", ha dicho un portavoz de Meta a ProPublica. 

"Instamos a la gente a mantenerse alerta y a no pagar nunca por el estado de verificación, ya que viola nuestros Términos. Cada vez que identificamos un esquema como este, tomamos medidas - y eso significa que no solo alguien que ha pagado por la verificación perderá su dinero, sino que también perderá su estado de verificación."

Otros artículos interesantes:

Instagram vuelve a copiar a su competencia: ahora toca BeReal y su propuesta antipostureo

Este 'influencer' de 20 años gana 10.000 euros al mes visitando parques acuáticos con sus vídeos en TikTok, Instagram y YouTube

Los Reels de Instagram no terminan de despegar entre los 'influencers': solo el 22% publica vídeos en este formato

Te recomendamos