Los países del G7 han destinado 34.000 millones de euros más a combustibles fósiles que a energías limpias

Los países del G7 han destinado 34.000 millones de euros más a combustibles fósiles que a energías limpias

David Gray/Reuters

  • Los países del G7 se reunirán el 11 de junio en la cumbre de este año con la crisis climática como protagonista, pero sus acciones ecológicas no coinciden con las promesas hechas.
  • Entre enero de 2020 y marzo de 2021, las naciones del G7 han invertido unos 34.350 millones de euros más en combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) que en formas limpias de energía, según un informe.
  • Además, el 80% del dinero destinado a los combustibles fósiles no incluía ningún tipo de requisito para acercarse a objetivos climáticos o reducir la contaminación, lamentan los autores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pasos insuficientes en la lucha contra el cambio climático, promesas que se han quedado a medias e inversiones incompatibles con los objetivos ecológicos que se han fijado: son algunas de las críticas que realiza un nuevo informe contra el G7 y sus naciones invitadas.

"Desde el comienzo de la pandemia del COVID-19, y a pesar de las promesas colectivas de 'reconstruir mejor', los países del G7 han estado invirtiendo más dinero en combustibles fósiles que en las energías limpias", empieza advirtiendo un informe publicado por la organización Tearfund, en colaboración con el IISD (Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible, por sus siglas en inglés) y el ODI (Instituto de Desarrollo de Ultramar).

En concreto, la inversión en carbón, petróleo y gas desde enero de 2020 a marzo de 2021 ha ascendido a 189.000 millones de dólares (en torno a 154.560 millones de euros), mientras que a las energías renovables se han destinado 147.000 millones de dólares (120.210 millones de euros). Es decir, que los países del G7 han invertido unos 34.350 millones de euros más en combustibles fósiles que en formas limpias de energía.

"Estas inversiones, incluidas las numerosas medidas de apoyo directo y las desregulaciones ambientales adoptadas a favor de la industria de los combustibles fósiles, son incompatibles con la fuerte disminución de las emisiones necesaria para limitar el calentamiento global a 1,5 °C y con los objetivos de cero neto de los propios países del G7", critica el informe.

De esta forma, las naciones del G7, que se reunirán en la próxima cumbre el 11 de junio, "han perdido grandes oportunidades" de ofrecer una respuesta más verde en su recuperación ante el impacto de la pandemia, señala el documento.

Asimismo, más de 8 de cada 10 dólares destinados a los combustibles fósiles no incluían ningún tipo de requisito para acercarse a objetivos climáticos o reducir la contaminación, lamentan los autores, que valoran de forma positiva algunos nuevos compromisos y anuncios ecológicos de estas naciones, pero opinan que "pueden hacer mucho más" en el camino de una transición ecológica progresiva.

"Los países del G7 todavía no están invirtiendo a escala suficiente en tecnologías que apoyen la rápida descarbonización de sus economías y, por tanto, también han renunciado a la mayor creación de empleo que podría generar una respuesta más ecológica al COVID-19", afirman.

Como ejemplo de esta dinámica desequilibrada en favor de los combustibles, el sector del transporte recibió dos terceras partes de todos los compromisos económicos del G7 en estos 15 meses pasados.

Si bien parte de estos contribuyó a un transporte más limpio (infraestructura del transporte público o vehículos eléctricos), estos países lanzaron "enormes salvavidas" a los sectores de las aerolíneas y los automóviles, con 115.000 millones de dólares (más de 94.000 millones de euros). De ellos, además, el 80% eran sin condiciones para limitar emisiones en el futuro.

Aunque la crisis climática será la protagonista en la cumbre del G7, ninguno de los participantes tiene un historial totalmente verde en cuanto a las respuestas de recuperación económica, resalta el estudio, que recuerda que estas 7 naciones representan más del 24% de las emisiones de CO2 mundiales.

De los 11 participantes (EE. UU., Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Japón, del G7, más los 4 países invitados: Australia, Corea del Sur, India y Sudáfrica), 8 han mejorado de forma sustancial el carácter ecológico de sus planes en el último año, pero solo Canadá, Francia, Alemania y Reino Unido han desarrollado programas que "causarán más beneficios que perjuicios medioambientales", señala.

Finalmente, el informe apunta con el dedo al G7 y advierte: "Las decisiones que tomen ahora acelerarán la transición hacia un futuro seguro para todos desde el punto de vista climático o pondrán en peligro los esfuerzos realizados hasta ahora para hacer frente a la crisis climática".

LEER TAMBIÉN: El G7 ultima un acuerdo para evitar que las multinacionales eludan el pago de impuestos y la OCDE podría pactar un tipo mínimo global en octubre

LEER TAMBIÉN: El G7 acuerda gravar la actividad de digitales como Google y Amazon aunque no tengan presencia fiscal en un país

LEER TAMBIÉN: "Si se quieren alcanzar niveles de carbono neutro en 2050, los acuerdos para generar combustibles fósiles deben terminar inmediatamente", advierte la Agencia Internacional de Energía

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”