La NASA ha mirado en el interior de Marte con su módulo de aterrizaje InSight y su núcleo es más grande de lo que se creía

Ilustración de un artista del módulo de aterrizaje InSight en Marte.
Ilustración de un artista del módulo de aterrizaje InSight en Marte.

​​NASA/JPL-Caltech

  • El módulo de aterrizaje InSight de la NASA acaba de dar a los científicos un vistazo a la composición del núcleo, la corteza y el manto de Marte.
  • En 3 nuevos estudios revelan cómo la estructura interior de Marte se compara con la de la Tierra y la evidencia sugiere que Marte tenía un campo magnético protector fuerte como el de la Tierra, y luego lo perdió.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Por primera vez, sabemos cómo es el interior de otro planeta similar al nuestro.

En 3 estudios publicados el jueves en la revista Science, un equipo internacional de más de 40 científicos reveló cómo el núcleo, el manto y la corteza de Marte contrastan con los de la Tierra.

Al analizar los datos sísmicos recopilados por el módulo de aterrizaje InSight de la NASA en el planeta rojo, los investigadores estimaron el tamaño del núcleo de Marte, el grosor de su corteza y la composición de su manto (la capa intermedia).

"Solo tenemos este tipo de información para la Tierra y la luna", dijo a Business Insider Brigitte Knapmeyer-Endrun, sismóloga planetaria de la Universidad de Colonia (Alemania) y coautora de la nueva investigación. "Pero no podemos comparar muy bien la Luna con la Tierra porque es mucho más pequeña".

Marte, sin embargo, es nuestro gemelo terrestre más pequeño. Los nuevos estudios sugieren que su núcleo es menos denso que el de la Tierra, pero a escala. 

Transmitiendo ondas sísmicas a través del corazón de Marte

El sismómetro del módulo de aterrizaje InSight, fotografiado por la cámara del mismo, el 23 de septiembre de 2020.
El sismómetro del módulo de aterrizaje InSight, fotografiado por la cámara del mismo, el 23 de septiembre de 2020.

NASA/JPL-Caltech

InSight, la estación científica robótica de la NASA de 828 millones de dólares (702 millones de euros, aproximadamente) aterrizó en Marte en noviembre de 2018. Desde entonces, el módulo de aterrizaje ha utilizado sus sismómetros, que detectan y registran terremotos, para escuchar terremotos similares en Marte.

Las ondas sísmicas de 12 de estos terremotos marcianos, que viajan a través del centro del planeta y rebotan en las capas internas, ayudaron al grupo de Knapmeyer a trazar un mapa de los límites de la corteza y el núcleo. 

"Imagina que tienes una caja cerrada y quieres saber qué hay dentro", explicó Knapmeyer. "Este método es como tomar esa caja y ponerla en una radiografía".

Marte tiene un núcleo mayor de lo que pensaban los científicos

Ilustración de un artista del interior de Marte.
Ilustración de un artista del interior de Marte.

C. Bickel/Science

Los hallazgos de InSight sugieren que Marte tiene un gran núcleo líquido que comienza casi a la mitad del centro del planeta, a casi 1.610 kilómetros debajo de la superficie. Su radio de 1.839 kilómetros era "más grande de lo esperado", según detalló a Business Insider Amir Khan, un sismólogo de ETH Zurich en Suiza y coautor del estudio.

El límite del núcleo externo líquido de la Tierra, que rodea un núcleo interno de metal sólido, comienza más profundo que el de Marte, a 549 metros.

Dicho esto, la Tierra tiene casi el doble de ancho que Marte, y su núcleo también es aproximadamente el doble de ancho. A diferencia del núcleo de la Tierra, que está dominado por níquel y hierro, el núcleo menos denso de Marte contiene elementos más ligeros como hidrógeno y oxígeno.

Así podría la NASA haber propagado la vida en Marte por accidente

El planeta rojo parece carecer de un núcleo interno, según Simon Stähler, otro coautor del estudio y colega de Khan en ETH. "No lo sabemos, seguiremos buscando esto", dijo Stähler a Insider, y agregó que "las temperaturas son probablemente demasiado altas para que se forme un núcleo interno".

Un núcleo más hinchado también significa que el manto de Marte es relativamente más delgado en comparación con la Tierra. También carece de una densa capa de mineral llamada bridgmanita, que mantiene estable el manto de la Tierra bajo alta presión, lo que podría explicar el tamaño inesperado del núcleo.

"Mineralógicamente hablando, el manto de Marte es una versión 'más simple' que el de la Tierra", añadió Khan.

Marte tenía, y perdió, su campo magnético protector

Una visualización del campo magnético de la Tierra.
Una visualización del campo magnético de la Tierra.

NASA Goddard Space Flight Center

El núcleo de la Tierra juega un papel clave en la protección del planeta de la peligrosa radiación y el viento solar. El hierro líquido en forma de remolino en el núcleo exterior genera un campo magnético que se extiende desde allí hasta el espacio que rodea nuestro planeta.

La concepción de un artista de las diferentes capas de nuestro planeta, incluida la corteza, el manto y los núcleos internos y externos.
La concepción de un artista de las diferentes capas de nuestro planeta, incluida la corteza, el manto y los núcleos internos y externos.

Getty

Ese remolino ocurre, en parte, debido a un proceso en el que un material más caliente y más ligero del núcleo exterior se eleva hacia el manto de arriba. Allí, intercambia lugares con material de manto más frío y denso, que se hunde en el núcleo que se encuentra debajo. Esto se conoce como convección. Si bien Marte tiene un núcleo líquido, carece de ese motor giratorio, conocido como dínamo.

Trozos de corteza marciana magnetizada sugieren que el planeta tuvo un campo magnético una vez, hace entre 4.000 millones y 4.500 millones de años. La ausencia de la capa de bridgmanita en el manto de Marte podría explicar por qué su dínamo se apagó unos 300.000 años después de la formación del planeta. Sin esa capa, el interior de Marte lixivia el calor mucho más rápido, paralizando la convección que ocurre allí.

Además, "Marte es más pequeño y por lo tanto se enfría más rápido que la Tierra", dijo Stähler. "Planeta diferente, historia diferente".

La corteza del planeta rojo es tan gruesa como la de la Tierra.

Esta ilustración muestra la nave espacial InSight de la NASA con sus instrumentos desplegados en la superficie marciana.
Esta ilustración muestra la nave espacial InSight de la NASA con sus instrumentos desplegados en la superficie marciana.

NASA/JPL-Caltech

Las cortezas de los 2 planetas son igualmente gruesas, según Knapmeyer, aunque la corteza de Marte tiene 2 o 3 capas. 

El grosor promedio de la corteza marciana es de entre 14 y 44 millas. El grosor de la corteza terrestre varía enormemente: bajo los océanos, puede ser tan estrecho como 3 millas , pero debajo de los continentes, tiene entre 22 y 70 kilómetros de grosor.

Pero la corteza de Marte es realmente vieja y estática, en comparación con la de la Tierra. La capa de nuestro planeta está dividida en placas tectónicas que surfean sobre el manto. Gracias a la convección, estas placas a veces chocan o se hunden entre sí, lo que significa que surgen nuevos trozos de corteza todo el tiempo.

Marte carece de esas placas tectónicas, por lo que no se ha generado nueva corteza desde que se formó la corteza del planeta hace unos 4.500 millones de años. El planeta estuvo una vez "probablemente completamente fundido" y esa masa de líquido caliente luego se diferencia en una corteza, manto y núcleo, según Khan. 

La ausencia de tectónica de placas está relacionada, en parte, con una convección lenta en el manto, según Stähler. La falta de agua también influye.

"El agua lubrica el movimiento de las placas en la Tierra", apostilló Stähler. "En Marte, el agua probablemente se perdió muy pronto, una vez que ya no hubo dínamo y la atmósfera fue arrastrada por el viento solar".

¿El próximo objetivo de InSight? La luna

La luna vista por la sonda Mariner 10 de la NASA en 1973.
La luna vista por la sonda Mariner 10 de la NASA en 1973.

NASA/JPL/Northwestern University

Los científicos habían utilizado previamente la observación de la masa, el diámetro y la rotación de Marte desde el espacio para predecir cómo se verían sus capas internas. Stähler se mostró satisfecho de que los hallazgos de InSight coincidieran con las predicciones anteriores.

"Podríamos confirmar estimaciones muy aproximadas hechas desde la órbita. Así que ahora sabemos cuánto podemos confiar en las estimaciones de la estructura interna de Venus o Mercurio", dijo.

Se espera que la misión de InSight en el planeta rojo dure hasta finales de 2022, pero las exploraciones científicas del módulo de aterrizaje no terminarán el próximo año. InSight se dirigirá a la Luna como parte del programa de Servicios de Carga Lunar Comercial de la NASA en 2024, concluyó Stähler.

Otros artículos interesantes:

Elon Musk asegura que su cohete Starship puede "triturar" la basura espacial con su puerta móvil de camino a Marte

Rusia planea lanzar una nave espacial de propulsión nuclear que pueda viajar desde la Luna hasta Júpiter

Lluvias de estrellas y observación de planetas: cómo, cuándo y dónde ver los eventos astronómicos del verano en España este 2021