Ver cómo su familia estuvo a punto de perder su casa inspiró a una joven de 27 años a ahorrar 125.000 euros en 6 años: "Fue un momento decisivo para mí"

Parween Mander, consultora financiera.
Parween Mander, consultora financiera.

Sukhdeep Grewal

  • Para Parween Mander, hija mayor de padres migrantes, tener ahorrada una cantidad superior a las seis cifras significa seguridad.
  • Ver cómo su familia estuvo a punto de perder su casa la motivó a ganar todo lo posible y ahorrar.
  • También invierte en fondos indexados y mantiene sus gastos a raya para seguir acumulando riqueza.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Parween Mander creció siendo la hija mayor de unos padres migrantes, una experiencia que marcó su relación con el dinero. 

"Desde muy pequeña, mi percepción del dinero era que si no lo tenías, significaba que te faltaba poder, control y seguridad", cuenta a Business Insider

"Muchos hijos de inmigrantes ven el dinero como un recurso escaso que se gana y se gasta para sobrevivir". 

Pensando en su juventud, Mander, que ahora es consultora financiera, recuerda un momento muy concreto de su infancia en el que su familia estuvo a punto de perder su casa. 

Cuando un banquero llegó para decir a la familia que podían perder su hogar, fue Mander quien tuvo que traducir esta devastadora noticia a sus padres. 

Se busca al primer 'analista cardíaco del terror': ganará 1.100 euros por ver 13 pelis de miedo

Afortunadamente, su familia encontró la manera de conservar el hogar, pero ha tenido siempre esta experiencia bien presente. "Fue un momento decisivo para mí", dice. 

A partir de ese día, Mander se empeñó en crear un patrimonio para ella y su familia, de modo que nunca más tuvieran que sentir esa falta de seguridad. 

En solo 4 años, ahorró 100.000 dólares, y otros 50.000 en los 2 siguientes. 

A los 26 años, ha tejido su propia red de seguridad sin ganar un salario de 6 cifras ni heredar una gran suma de dinero. 

Lo ha hecho tomando decisiones estratégicas con su dinero y cambiando su estilo de vida.

Aumentó sus ingresos 

Mander sabía que una de las mejores maneras de ahorrar más dinero era simplemente ganar más. Con esto en mente, buscó formas de aumentar sus ingresos. 

Una de las formas de hacerlo fue iniciar un negocio paralelo. Mander es propietaria de The Wealthy Wolfe, una plataforma de educación y asesoramiento financiero para mujeres de origen migrante. 

"No había mentores que se parecieran a mí", dice. "Así que me convertí en esa guía yo misma y empecé a instruir a mujeres como yo". 

A través del entrenamiento individual, el marketing de afiliación y un curso autodidáctico, el negocio de Mander genera más de 25.000 dólares (algo más de 20.000 euros) al año que no se tocan

¿Ayuda el chicle a controlar el hambre y hacer la digestión, o es un mito?

Pone la mayor parte del dinero de este negocio de coaching en una cuenta de ahorros de alto rendimiento. 

Mander está trabajando para pagarse su boda y dar la entrada para un piso, de modo que quiere tener su dinero donde le quede fácilmente accesible. 

Esta joven consultora vive principalmente de los ingresos que obtiene de 9 a 5 trabajando en un servicio de atención al cliente en una empresa de tecnología financiera. 

La vuelta a la rutina, la acumulación del trabajo y el miedo al despido están disparando la ansiedad tras las vacaciones: 2 psicólogas explican cómo identificarla y gestionarla

Aunque sus ingresos totales han aumentado significativamente gracias a su actividad paralela, también ha recibido aumentos en su trabajo corporativo a lo largo de los años. 

Su salario ha aumentado un 14% desde que empezó entre los periodos de revisión bianuales y un ajuste fuera de ciclo cuando cambió su título. 

"Si empiezas a hacer cosas fuera de la descripción de tu puesto, es importante que te asegures de que te compensan de forma justa por ello", dice. 

Un estilo de vida frugal

"Sé que técnicamente puedo permitirme cualquier gasto, pero no me puedo permitir todos los gastos a la vez", explica Mander. 

A medida que sus ingresos aumentaron, tuvo mucho cuidado de evitar las trampas que pone a veces un elevado estilo de vida, sabiendo que esto podría hacer descarrilar sus progresos.

"Cuando me subieron el sueldo por primera vez, me compré una cafetera y un par de tops solo para felicitarme a mí misma", dice. Pero después de eso, volvió rápidamente a sus hábitos de gasto habituales.

Todos los meses, hace una lista de los artículos que le gustaría comprarse y se da 1.000 dólares (unos 850 euros) para gastar en compras innecesarias.

Nunca ha cambiado esta cantidad, ni siquiera con el aumento de sus ingresos. Antes de comprar nada, evalúa qué es lo que más quiere de su lista en función de su presupuesto. 

"Se trata de acompasar las compras a las ofertas", dice. "Y de tener paciencia. Tal vez no puedas adquirir todo lo que quieres de una vez, pero tal vez puedas hacerlo tras recibir un par de sueldos".

Reconoció cómo su historia y sus emociones dictaban sus hábitos monetarios

La relación de Mander con el dinero proviene de su educación y de sus experiencias infantiles con él, y reconocer esto ha jugado un papel fundamental en su propio viaje hacia el ahorro. 

Una de las formas en las que llegó a esta conclusión, dice, fue escribiendo un diario sobre sus recuerdos dolorosos y confusos relacionados con el dinero. 

Luego, etiquetó la forma en que lo ve debido a esos recuerdos. "¿Evitas el dinero porque es algo demasiado doloroso? ¿Gastas demasiado porque le faltaron opciones al crecer?", se preguntó.

Para Mander, el dinero parecía un recurso escaso mientras crecía. Por eso, uno de sus mayores errores más adelante en la vida fue atender a la idea de privarse de disfrutar de su dinero.

Su presupuesto de 1.000 dólares al mes (unos 850 euros) para gastos libres le ha ayudado a ello. La mantiene en el camino del ahorro, pero también le quita parte de la vergüenza que solía sentir por el uso del dinero. 

20 pasos para organizar tu armario con éxito

Se mantiene motivada a largo plazo al tiempo que se asegura de que su relación con el dinero es saludable en el presente. 

También reflexionó sobre cómo su estado emocional dictaba sus gastos

La mayoría de los viernes por la noche se encontraba navegando por Internet y comprando cosas que no necesitaba. 

"Estaba impulsada por mi estado emocional, que era de estrés y fatiga, y buscaba algún tipo de alivio", recuerda. 

Al reconocer este hábito, pudo cambiarlo rápidamente. Ahora, dedica ese tiempo a ver la televisión o a hacer otra cosa que la distraiga y que le proporcione el mismo alivio.

Invirtió en ETF

Después de hallar formas de asegurarse de tener dinero guardado, supo que quería invertirlo.

Mander aprendió por sí misma la mayor parte de lo que sabe sobre inversiones a través de recursos, libros y podcasts como More Money Podcast, The Financial Diet y el blog de inversiones canadiense Boomer & Echo

Cuando se sintió que ya sabía algo sobre el tema, abrió su propia cuenta de inversión y empezó a comprar ETF

Aunque ha recorrido un largo camino, todavía tiene muchos objetivos en los que trabajar. 

En este momento, además de sus objetivos con respeto a la boda y la propiedad de una vivienda, está trabajando para invertir 50.000 dólares (algo más de 42.000 euros) en su fondo de pensión. 

Otros artículos interesantes:

Cómo ahorrar 5.000 euros al año sin esfuerzo

4 trucos para ahorrar dinero cuando pidas comida a domicilio

Claves para ahorrar dinero cada mes y retirarte con 300.000 euros

Te recomendamos

Y además