Pasar al contenido principal

Un fármaco que reduce la reacción del sistema inmune contra el COVID-19 podría ayudar a salvar vidas

Paciente de coronavirus en un hospital de Brasil
Reuters
  • Un fármaco que mitiga la reacción del cuerpo contra la enfermedad causada por el SARS-Cov-2 podría reducir el riesgo de muerte en los pacientes graves, según unos médicos de Michigan.
  • La medicina se llama tocilizumab y bloquea una molécula necesaria para que el sistema responda a la infección. 
  • En un estudio todavía no publicado, los médicos que probaron el fármaco en 78 pacientes graves aseguran que redujo el riesgo de morir en un 45%
  • El fármaco es comercializado por la farmacéutica Roche bajo el nombre Acterma y la compañía ha anunciado que va a iniciar ensayos con una combinación de Acterma y Remdesivir. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un fármaco que mitiga la reacción del cuerpo contra la enfermedad causada por el SARS-Cov-2 podría reducir el riesgo de muerte en los pacientes graves, según unos médicos de Michigan. 

En un estudio todavía no publicado, los médicos explican que probaron el fármaco en 78 pacientes graves que requerían de ventilación asistida. Los resultados revelan que las personas a las que le fue administrado reducían su riesgo de morir en un 45%. 

La medicina se llama tocilizumab y bloquea una molécula necesaria para que el sistema responda a la infección. En los pacientes graves de COVID-19, se ha detectado que la causa de muerte en muchos casos es la tormenta de citoquinas provocada por la agresiva respuesta del sistema inmunológico para defenderse y que acaba causando daño al tejido pulmonar sano. 

Una revisión de estudios científicos que investigaba la relación de la tormenta de citoquinas con la mortalidad ya advertía de que conocer en qué momento bloquear la tormenta podría ser crítico para prevenir las muertes. 

Leer más: El remdesivir por sí solo no es suficiente para tratar el COVID-19 pero ayuda a la recuperación, según un estudio

Al bloquear la molécula IL-6, el tocilizumab impediría el desencadenamiento de una respuesta exagerada y evita ese tipo de muertes. 

A pesar del optimismo, el estudio presenta un fallo que llama a la cautela: los médicos conocían quién estaba siendo tratado con tocilizumab.

El escenario ideal para un ensayo con un fármaco es que se haga de forma controlada y aleatorizada, de manera que el fármaco se administre de forma al azar a los pacientes y los médicos no tengan conocimiento de quién recibe un fármaco y quién un placebo. 

En este caso, los resultados podrían no ser representativos si los médicos escogieron (incluso de forma inconsciente) a los pacientes que tenían un mejor pronóstico de por sí. 

El fármaco es comercializado por la farmacéutica Roche bajo el nombre acterma y la compañía ha anunciado que va a iniciar ensayos con una combinación de acterma y remdesivir. 

El remdesivir, de la compañía Gilead, es un antiviral que ha demostrado ser efectivo para ayudar en la recuperación de pacientes contagiados con COVID-19

La Unión Europea ha anunciado recientemente que aceleraría la autorización para la venta del remdesivir como tratamiento efectivo contra el COVID-19. 

Y además