"Ómicron es más suave en vacunados, pero no sabemos si lo es en general": Margarita del Val explica por qué esta variante parece más leve que delta

Margarita del Val, viróloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Margarita del Val, viróloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
CSIC

Ómicron se ha considerado, desde los inicios de su propagación, una variante más leve que delta y las anteriores versiones del coronavirus.

Estudios publicados por el Imperial College de Londres, el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica (SAMRC) y preliminares han defendido que la actual versión es más suave que las anteriores, parece multiplicarse más en la garganta que en los pulmones y genera menos carga viral  —razones por las que los síntomas se concentran más en las vías respiratorias altas y parecen menos graves—.

Sanitarios al frente de la pandemia en los inicios de la propagación de la variante defendían que la oleada de pacientes parecía "extremadamente leve", con síntomas similares a los de la gripe o el resfriado: tos seca, fiebre, sudores nocturnos y dolores corporales, describe el doctor Unben Pillay, médico en la provincia de Gauteng, donde se habían registrado el 81% de los nuevos casos de Sudáfrica.

Pero la comunidad científica insistía entonces —y lo sigue haciendo— en que tanto la causa como la levedad de los síntomas de ómicron siguen siendo una incógnita. También en que en algunos países se había empezado a notar un aumento de las tasas de hospitalización, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que muchos de los primeros contagiados eran pacientes jóvenes.

"Todavía no sabemos si ómicron es más suave. Sabemos que en los vacunados lo es porque tiene una ventaja sobre delta: hay inmunidad", explicita Margarita del Val, viróloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en una entrevista con Business Insider España

COVID-19, alergia y resfriado: cómo distinguirlos ahora que los síntomas son más leves y pueden confundirse con facilidad 

"Estamos en una oleada en la que la aparente suavidad que vemos a pesar de todos los casos que hay no es porque la variante sea suave, sino porque tenemos inmunidad. Los que no están vacunados no la tienen, salvo que ya se hayan infectado".

En una anterior entrevista con Business Insider España, la científica advertía de que los no vacunados seguían teniendo el mismo riesgo que en los inicios de la pandemia. Y, ahora, recuerda que aún no hay evidencia sólida para asegurar que ómicron es "algo más leve", aunque los datos disponibles lo sugieran.

"Es decir, ómicron es más suave en vacunados, pero no sabemos si es más suave en general", insiste.

Estos 2 gráficos muestran cómo los síntomas de ómicron se diferencian de los de delta y anteriores variantes del coronavirus

Más allá de la gravedad de los síntomas, otras investigaciones han puesto el foco en hasta qué punto es contagiosa y resistente a ciertos niveles de inmunidad ómicron, una variante de la que se han identificado más de 30 cambios sustanciales en la proteína pico, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). 

Según un estudio publicado en medRxiv en diciembre y los datos de la Universidad de Hong Kong, la variante parece ser 3 veces más propensa a la reinfección y se propaga unas 70 veces más rápido que delta.

Y, conforme a los registros de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (UKHSA, por sus siglas en inglés), una dosis tiene un 52% menos de riesgo de hospitalización en comparación con los no vacunados. 2 inyecciones son un 72% eficaces dentro de las primeras 24 semanas y un 52% después. Y 3 dosis se mantienen en un 88% a las 2 semanas de la inoculación. 

La prioridad ya no es vacunar a los no vacunados: España necesita más información local para poder actuar contra ómicron

En una entrevista anterior con Business Insider España, realizada antes de la identificación de la variante ómicron, la viróloga defendía que la prioridad en la gestión de la pandemia era "vacunar a los no vacunados". Pero ahora cree que "aquellos que no se han vacunado no se quieren vacunar".

"Lo que tenemos, a estas alturas de la pandemia, es mucha incertidumbre porque no tenemos información de calidad de qué está ocurriendo", defiende. 

Según la experta, el número de casos ya no es un indicador en absoluto

"Todos detectamos muchos casos a nuestro alrededor, pero sabemos que muchos no se están pudiendo diagnosticar. No se ha ampliado el diagnóstico por profesional, sino que simplemente se ha dejado en las manos de cada uno de nosotros". 

Por esta misma razón, añade, es muy difícil saber cuándo va a llegar el pico de esta oleada

España llega al 90% de la población diana vacunada: por qué no se puede hablar aún de inmunidad de grupo, según Margarita del Val

"Nos tenemos que fijar en los datos de hospitales, de admisiones cada día, del conjunto de ocupación, de entradas y salidas cada día de UCI y mortalidad. Salvo la de mortalidad, que está bien, pero que se da con mucho retraso, tenemos muy pocos datos y es muy difícil juzgarlo", insiste. 

También recuerda que se necesita más información sobre los contagiados: cuántos están vacunados y cuántos no, cuántos tenían 2 dosis y cuántos 3...

"Esa información no está llegando a tiempo ni claramente. Y tampoco está llegando, ni de casualidad, cuántos son ómicron y cuántos son delta. Estamos siguiendo los datos de otros países, pero necesitaríamos tener más información local".

Otros artículos interesantes:

7 detalles de los síntomas de ómicron que podrían ayudarte a distinguir si te has contagiado con la nueva variante

La infección por ómicron podría dar a las personas una "superinmunidad" contra futuras variantes de coronavirus, pero los expertos advierten de que el COVID-19 sigue siendo imprevisible

COVID-19, alergia y resfriado: cómo distinguirlos ahora que los síntomas son más leves y pueden confundirse con facilidad

Te recomendamos