Un experto lanzó una inquietante advertencia sobre una epidemia mundial con un coronavirus hace 3 meses: su simulación mostró que podría matar a 65 millones de personas

Personal sanitario con equipo de protección comprueba las temperaturas de los pasajeros que llegan al aeropuerto de Pekín desde Wuhan, China, el pasado miércoles.
Personal sanitario con equipo de protección comprueba las temperaturas de los pasajeros que llegan al aeropuerto de Pekín desde Wuhan, China, el pasado miércoles.
Emily Wang/AP Photo

Emily Wang/AP Photo

Eric Toner, científico del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, no se extrañó cuando la noticia de un misterioso brote de coronavirus en Wuhan, China, salió a la luz a principios de enero.

Tres meses antes, Toner había realizado una simulación de una pandemia global con un coronavirus.

Los coronavirus suelen afectar a las vías respiratorias y pueden desencadenar enfermedades como la neumonía o el resfriado común. Una versión letal de un coronavirus fue la responsable del brote del síndrome respiratorio agudo severo en China, conocido como SARS, que afectó a unas 8.000 personas y se cobró 774 vidas a principios de la década de 2000.

"He pensado durante mucho tiempo que el virus más probable que podría provocar una nueva pandemia sería un coronavirus", explica Toner.

El brote de Wuhan no se considera (todavía) una pandemia, pero se han registrado casos del virus en Tailandia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Vietnam, Singapur y Arabia Saudí. Estados Unidos anunció este martes su primer caso: un hombre de unos 30 años residente en el norte de Seatlle que había visitado China recientemente.

Por el momento el virus ha matado a 18 personas e infectado a más de 630.

"Todavía no sabemos cómo de contagioso es. Sabemos que se transmite de persona a persona, pero no sabemos hasta qué punto", explica Toner. "Una primera impresión inicial es que es relativamente más leve que el SARS, lo que resulta tranquilizador. Por otro lado podría ser más fácil de transmitir que el SARS, al menos en el ámbito más cercano". 

La simulación de Toner de una hipotética pandemia mortífera a causa de un coronavirus sugería que después de 6 meses casi todos los países del mundo habrían registrado casos. En unos 18 meses, podrían morir alrededor de 65 millones de personas.

Una pandemia global podría matar a 65 millones de personas

Toner ideó en su simulación un virus ficticio denominado CAPS. El análisis, parte de una colaboración con el Foro Económico Mundial y con la Fundación Bill y Melinda Gates, examinó que podría ocurrir si una pandemia se originaba en una granja de cerdos en Brasil. El virus de Wuhan se ha originado en un mercado de mariscos en el que se vendían animales vivos.

El virus de la simulación de Toner era resistente a cualquier vacuna moderna. Era incluso más mortífero que el SARS, pero tan fácil de contraer como la gripe.

Un coronavirus.Un coronavirus.
Un coronavirus.
BSIP/UIG Via Getty Images

BSIP/UIG Via Getty Images

El simulacro del brote comenzó desde una escala muy pequeña: los granjeros comenzaron a tener síntomas parecidos a los de una gripe o una neumonía. A partir de ahí el virus se fue propagando a barrios colindantes, con una alta densidad de población y con un marcado nivel de pobreza.

Se cancelaron los vuelos y las reservas de viajes se redujeron en un 45%. El simulacro de Toner era tan realista que también incluyó la difusión de información falsa a través de las redes sociales.

Después de 6 meses el virus se había propagado por todo el mundo. Un año después, ya había matado a 65 millones de personas.

Las autoridades sanitarias efectúan exámenes térmicos a los pasajeros procedentes de Wuhan en el aeropuerto de Suvarnabhumi, en Tailandia, el 8 de enero.Las autoridades sanitarias efectúan exámenes térmicos a los pasajeros procedentes de Wuhan en el aeropuerto de Suvarnabhumi, en Tailandia, el 8 de enero.
Las autoridades sanitarias efectúan exámenes térmicos a los pasajeros procedentes de Wuhan en el aeropuerto de Suvarnabhumi, en Tailandia, el 8 de enero.
Lauren DeCicca/Getty Images

Lauren DeCicca/Getty Images

La gran pandemia de gripe española de 1918, considerada la más devastadora de la historia humana, mató a unas 50 millones de personas.

La simulación de la pandemia de Toner también hablaba del desencadenamiento de una crisis financiera global: las Bolsas caerían entre un 20% y un 40% y el PIB mundial se desplomaría en un 11%.

"El punto que intentamos aportar en nuestro simulacro es que nos e trata solo de las consecuencias médicas", explica Toner. "Hay que valorar las consecuencias en la economía y en la sociedad".

El científico añade que el coronavirus de Wuhan también podría tener efectos económicos significativos si el número total de muertes se cuenta por miles.

Este martes la Bolsa de Hong Kong se desplomó un 2,8%. Esa caída fue impulsada por los sectores turísticos y de transportes, incluyendo aerolíneas, agencias de viajes, hoteles, restaurantes y parques de atracciones. 

Una era de epidemias

Gente con máscaras en Guangzhou, China.Gente con máscaras en Guangzhou, China.
Gente con máscaras en Guangzhou, China.
Stringer/Anadolu Agency via Getty Images

Stringer/Anadolu Agency via Getty Images

En la simulación del coronavirus ficticio de CAPS, los científicos eran incapaces de desarrollar una vacuna a tiempo para detener la pandemia. Esa es una suposición realista: incluso los coronavirus como el SARS o el MERS (un virus que ha matado a más de 840 personas desde 2012) todavía carecen de vacunas.

"Si pudiéramos lograr que la vacuna estuviera disponible en meses en lugar de años o décadas, eso cambiaría las cosas", explica Toner. "Pero no se trata sólo de encontrar potenciales vacunas. Todavía necesitamos reflexionar sobre cómo se fabrican a escala mundial estas vacunas, cómo se distribuyen y cómo se administran a la gente".

Si los científicos no encuentran una manera de desarrollar vacunas más rápidamente, expone, los brotes mortíferos continuarán propagándose. Eso se debe a que las ciudades están cada vez más pobladas y los seres humanos están invadiendo espacios usualmente reservados para la vida silvestre, creando un caldo de cultivo para las enfermedades infecciosas.

"Es parte del mundo en el que vivimos ahora", resume Toner. "Vivumos en una era de epidemias".

Más información sobre el coronavirus de Wuhan en Business Insider

LEER TAMBIÉN: Los investigadores alertan sobre los millones de microplásticos que expulsan en cada taza las bolsas de té de plástico y recomiendan usar infusores de metal

LEER TAMBIÉN: Una investigación liderada por el oncólogo español Joan Massagué abre una nueva vía para tratar la metástasis, responsable del 90% de las muertes por cáncer

LEER TAMBIÉN: Un nuevo estudio vincula la falta de sueño con las primeras etapas del Alzheimer

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. China
  2. Salud