Los test rápidos de antígenos para detectar el COVID-19 son sencillos de realizar, incluso en casa, en cuestión de minutos. Únicamente hace falta frotar un simple hisopo en las fosas nasales y a continuación sumergirlo en una solución de productos químicos para la búsqueda de virus.

Su uso se ha vuelto a disparar en las últimas semanas con el estallido de contagios por la variante ómicron y son miles los españoles que se han lanzado a por ellos en las farmacias, con la consecuente subida de precios, para poder reunirse con familiares y amigos para las fiestas navideñas. 

Sin embargo, si no se utilizan de la manera correcta y en el momento adecuado, no proporcionan resultados precisos

Esto, mientras algunos expertos han expresado ya su sorpresa por lo infecciosa que parece ser la variante ómicron, ya que las personas vacunadas y sin síntomas transmiten el virus e infectan a otros días antes de que una prueba rápida detecte su infección.

Según los primeros estudios del Reino Unido y de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, las pruebas rápidas siguen funcionando. Pero tienen que realizarse en el momento adecuado e, idealmente, varias veces en el transcurso de unos días (justo cuando la carga viral de una persona es más alta) para obtener los mejores resultados.

Así pues, si tu propósito es hacerte pruebas baratas de una manera inteligente, aquí tienes un manual sobre las mejores formas de utilizar los test de antígenos y pruebas rápidas de COVID-19 para obtener los resultados fiables.

No siempre se puede confiar en un resultado en los dos primeros días de exposición

Si te haces la prueba demasiado pronto durante el transcurso de una infección, el resultado será negativo, independientemente de si tienes COVID-19 o no.

"Existe la idea errónea de que, si has estado expuesto, debes hacerte la prueba de inmediato", cuenta a Business Insider Susan Butler-Wu, que dirige las pruebas clínicas de enfermedades infecciosas en la Universidad del Sur de California. "No tiene ninguna utilidad hacerlo si acabas de exponerte porque el virus necesita tiempo para replicarse".

Los test rápidos, incluyendo las pruebas de antígenos, están diseñados para dar resultados positivos cuando la carga viral es más alta, y el cuerpo tarda al menos unos días en llegar a ese nivel. Durante ese tiempo, puedes desarrollar (o no) los síntomas de la variante ómicron, entre los que suelen destacar la tos, fatiga y la secreción nasal, pero no la pérdida de olfato y gusto.

El COVID-19 causado por ómicron "no es la misma enfermedad" que hace un año, tranquiliza un destacado científico de Oxford

"Si fuera yo, y tuviera síntomas a partir de hoy, probablemente me pondría en cuarentena", dice Michael Mina, epidemiólogo y director científico de eMed, durante una rueda de prensa con periodistas. "Me haría la prueba mañana, y después otra 2 o 3 días después".

Incluso si tu primera prueba es negativa, es posible que ya estés propagando la variante ómicron.

Tim Spector, el epidemiólogo que dirige el prestigioso estudio Zoe COVID en el Reino Unido, relata a Business Insider que le sorprendió que ómicron pareciera moverse "mucho más rápido" que delta.

Los primeros datos que recopiló en una fiesta de cumpleaños a la que acudieron adultos totalmente vacunados que se sometieron a pruebas rápidas antes de llegar al evento sugieren que alguien puede infectarse con ómicron, no saberlo y propagar esa infección a personas que luego desarrollan síntomas en solo 48 horas.

"Para cuando la gente sepa que está infectada, puede haberlo propagado", explica Spector, y añade que "el momento tiene que ser el adecuado" para las pruebas.

Esto "hace que el rastreo y la detección sean bastante imposibles", cuenta, lo que resulta ser un buen argumento para mantener las fiestas navideñas muy reducidas (él canceló la suya).

Hay que tenerlo en cuenta: una carga viral baja (y, por tanto, un test de antígenos negativo) no significa necesariamente que puedas mezclarte con otras personas sin usar mascarilla.

"Si tengo menos virus pero estoy sentado en una habitación sin ventanas abiertas, muy cerca de alguien que no está vacunado, puedo seguir siendo un foco de contagio", comenta Butler-Wu. "Puede que contagie menos, pero aun así puedo transmitir el virus".

Si has estado expuesto, aíslate de 3 a 5 días y luego hazte la prueba

Los expertos dicen que el mejor momento para realizar un test de antígenos es generalmente entre 3 y 5 días después de la exposición al COVID-19. Si has enfermado, ese periodo de espera dará al virus tiempo suficiente para empezar a replicarse dentro de tu cuerpo y reproducirse, lo que lo hace más detectable en la prueba. 

Conviene no tomar pruebas de zonas como la garganta, a menos que eso sea lo que pide la prueba (en teoría, es posible que el consumo de sustancias ácidas como el café o los refrescos pueda conducir a falsos positivos en las muestras de la garganta).

6 cosas que puedes hacer para protegerte a ti y a tu familia durante las navidades, según Margarita del Val

"Especialmente ahora, con una incidencia tan alta en todo el país, si sientes algún síntoma, asume que tienes ómicron", comenta Mina, añadiendo que ya ha cancelado sus planes para estas vacaciones.

"No te asustes", subraya. "No hay que estar extremadamente preocupado, pero hay que asumir que se trata de ómicron y ponerte en cuarentena. En ese momento, puedes hacerte otra prueba".

Las pruebas de PCR pueden detectar el virus antes, pero los expertos siguen recomendando esperar unos días

En general, las pruebas de laboratorio PCR son de mayor calidad para detectar el COVID-19, pues aptan niveles más bajos del virus con mayor facilidad que las rápidas.

Esto significa que pueden detectar el virus en una fase más temprana de la infección; por lo general, pueden dar positivo aproximadamente un día antes que un test de antígenos.

Aun así, es mejor esperar varios días después de la exposición para realizarse una prueba PCR para garantizar un resultado preciso. "Si haces una PCR y la haces al quinto día, debería ser margen suficiente", calcula Butler-Wu.

Debido a su mayor sensibilidad viral al material genético del virus, las pruebas PCR seguirán siendo positivas durante mucho más tiempo que las pruebas rápidas durante el curso de una infección, y pueden seguir detectando el virus durante varias semanas después de que la persona se sienta mejor. 

"A la gente le gusta decir que es un 'falso positivo', pero no es un falso positivo", explica este experto.

"Tuviste el virus en algún momento; todavía detectamos restos del mismo de una forma que no detectamos con la prueba de antígenos", añade.

Si tienes previsto reunirte con gente, hazte un test de antígenos nada más llegar, en lugar de hacerlo horas antes de ir

Los científicos todavía están tratando de determinar cuándo es más probable que las personas sean infecciosas durante el contagio de ómicron. Mientras tanto, los expertos afirman que lo mejor es adoptar un planteamiento de sentido común para la prevención de la enfermedad con esta variante altamente transmisible que anda suelta. 

"Si eres sintomático, simplemente no te vayas de vacaciones", resume Mina. "Asume siempre que una persona sintomática es positiva". 

Recuerda que obtener un resultado negativo en un test rápido justo antes de un evento no puede protegerte del virus mientras estás allí.

"No puedo leer más de dos páginas seguidas y ver la tele me provoca espasmos": 5 personas que sufren covid persistente cuentan por qué no pueden seguir con su vida como antes

"Sólo hace falta que una persona infectada vaya a una fiesta para contagiar a un montón de gente", afirma Mina, que recomienda a la gente que reduzca este año los desplazamientos navideños si puede (él no va a viajar en avión) y que limite las reuniones al mínimo posible. "Que yo dé negativo antes de ir a una fiesta no me va a ayudar a no dar positivo si alguien resopla a mi alrededor en esa fiesta".

Butler-Wu está de acuerdo en que un test negativo no garantiza la seguridad. 

"No es una prueba de contagio", dice. Un test de antígenos muestra lo que está pasando en tu nariz en ese momento, pero hay muchos otros factores, como el estado inmunitario tanto de la persona infectada como de la infectante, la ventilación del espacio, el estado de vacunación de cada uno y la duración de la exposición, que pueden influir en la propagación de la enfermedad. 

Un escudo para reducir el riesgo

La buena noticia es que, por ahora, las pruebas rápidas de antígenos parecen identificar bien la nueva variante cuando se realizan en el momento adecuado. Las pruebas rápidas se centran en la proteína de la nucleocápside del coronavirus, que tiene solo cuatro mutaciones con ómicron.

"Hay que considerarlas como un escudo para reducir el riesgo en vez de como un arma que lo elimina, que es, a veces, por desgracia, como creo que se retrata", reflexiona Butler-Wu.