La Tierra podría cambiar sus condiciones de vida para siempre dentro de 30 años: los expertos alertan sobre el demoledor informe climático filtrado por la ONU

cambio climático BBVA
  • Tras años de estudios conservadores que iban al ritmo de los acuerdos que estaban dispuestos a alcanzar los países, la ONU prepara un demoledor informe climático para 2022.
  • Las primeras conclusiones de la ONU, que reúne lo dicho por los expertos en clima desde 2014, hablan de que la Tierra podría cambiar para siempre dentro de 30 años.
  • La emergencia climática ha pasado de ser un problema de las generaciones futuras a algo actual: Canadá registra temperaturas incompatibles con la vida humana.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un terremoto. Hace una semana, el IPCC, el panel de expertos sobre cambio climático de la ONU, filtró a la agencia francesa de noticias AFP el borrador de un informe sobre el tema que promete ser demoledor. A falta de que la treintena de expertos que componen el IPCC se reúnan para consensuar una versión final, las conclusiones de esta primera aproximación son algo más que inquietantes: de seguir contaminando como lo estamos haciendo, en 30 años las condiciones de vida de la Tierra podrían cambiar para siempre.

No se trata de una previsión desconocida para los expertos. Al fin y al cabo, el IPCC, tal y como fue concebido por la ONU cuando se creó en 1988, tan solo se limita a recoger los estudios más importantes publicados sobre la cuestión climática en los últimos años. Dicho de otra manera, su misión es facilitar la vida a los políticos que asisten a las cumbres del clima poniendo negro sobre blanco qué sabe la comunidad científica sobre el aumento de la temperatura del planeta de carácter antropogenético, es decir, provocado por el ser humano.

La contaminación del aire incrementa hasta en un 8% el riesgo de pérdida de visión irreversible, según un nuevo estudio

Tampoco lo es el hecho de que se filtrara. Ya a finales de 2012 vio la luz antes de tiempo el borrador de un informe del IPCC que insistía en el origen humano de un cambio climático que acerca a la Tierra a escenarios cada vez más extremos. En aquella ocasión, la institución criticó la difusión del documento y la atribuyó a un escéptico del cambio climático que quería restar credibilidad al estudio y al IPCC.

"No es la primera vez que se filtra el borrador, no es extraño. Si en esta ocasión sirve para que se hable del tema, no viene mal", comenta al respecto Jesús Gamero, profesor de la Universidad Carlos III en Retos Medioambientales Globales. Por el contrario, sí es algo más novedoso el tono de un informe que supone la consolidación de un cambio de estrategia de la ONU

El IPCC cambia de tono tras edulcorar la realidad

"El IPCC ha pasado en unos años de presentar informes más bien conservadores a contar la realidad tal y como es", explica Gamero. En líneas generales, relata, los primeros informes del IPCC tenían una aire posibilista y planteaban la emergencia climática en unos términos suaves, acordes a los pactos a los que estaban dispuestos a llegar los países que acudían a las cumbres sobre el clima. Los primeros estudios, incluso, mostraban tal prudencia que no se atrevían a asegurar que el cambio climático tuviera origen humano.

Ante el escaso éxito de aquel enfoque, de un tiempo a esta parte cada vez son más los científicos que prefieren presentar la emergencia climática sin acolchar el golpe. Por lo adelantado hasta el momento, por ejemplo, el sexto informe del IPCC incide en cuestiones como el incumplimiento del Acuerdo de Paris, que quería limitar el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 1,5 grados. La realidad es que nos estamos acercando ya a los 2 grados. Y subiendo: a finales de 2020, EEUU, uno de los países más contaminantes del mundo, se salió del pacto bajo el mandato del expresidente Donald Trump.

"Los técnicos de la ONU entendieron que habían errado por el lado de menor drama, que es como se conoce este fenómeno. Ahora, han decidido que hay que exponer la realidad en crudo, aunque esto pueda traer el riesgo del derrotismo, de pensar que ya es demasiado tarde", detalla Gamero.

¿Sacar agua del desierto? Estos hidropaneles que usan indios navajos o granjas rurales australianas atrapan del aire 5 litros diarios sin electricidad

"Como sociedad, no somos conscientes de lo que significa el cambio climático. Cada vez hay peores augurios y seguimos viviendo como si fuéramos ricos", explica Pedro Dorta, experto en cambio climático y profesor en la Universidad de La Laguna.

Ya no se trata de qué planeta dejaremos, sino del que tenemos

Hace años, las campañas sobre cambio climático se centraban en una pregunta: ¿qué planeta dejaremos a nuestros hijos y nuestros nietos? Pero el problema, explican los técnicos, se ha vuelto más actual: "Ya no se trata de nuestros nietos, sino de nosotros. Durante años, se pensó que el cambio climático era algo que no veríamos. Pero ya lo estamos sufriendo", explica Gamero. Como botón de muestra sirve Canadá.

Bidón con hielo seco utilizado para combatir las altas temperaturas en Portland, EEUU, hasta donde se ha extendido la ola de calor que ha causado muertes en Canadá.
Bidón con hielo seco utilizado para combatir las altas temperaturas en Portland, EEUU, hasta donde se ha extendido la ola de calor que ha causado muertes en Canadá.

Reuters

Lisa Lapionte, directora forense de la región canadiense de Columbia Británica, en la costa oeste del país, ha notificado recientemente un exceso de muertes en la región que se pueden atribuir a una ola de calor extremo. Si el año pasado, por estas fechas, murieron algo más de 150 personas, este año rondan los 500 decesos. El responsable de este exceso se deja ver en los termómetros. En algunas ciudades de la región, entre el 25 y el 28 de junio, se acercaron la semana pasada a los 50 grados. Los científicos consideran las temperaturas incompatibles con la vida cuando bajan de 30 grados bajo cero o suben de 42.

Se impone, explican los expertos, la necesidad de optar por : " Para no caer en el derrotismo de que ya no se puede hacer nada, los medios tienen una importante misión que consiste en transmitir información real. A veces, nos encanta la catástrofe. Madrid no va a tener playa. Hemos perdido la batalla de la mitigación de los efectos, pero tenemos que librar la de la adaptación", explica Dorta.

Sobre todo, coinciden Dorta y Gamero, porque el cambio climático es un multiplicador de la desigualdad. Por ello, deben cambiar más quienes más contaminan, empezando por las empresas: muchas de las más importantes del mundo se dedican a la extracción de carbón y petróleo generando dióxido de carbono. Y siguiendo con las personas: "Un persona de África, de media, genera 15 toneladas de CO₂, mientras que en zonas concurridas de grandes ciudades se pueden llegar a generar 50 o 60", sentencia Dorta.

Otros artículos interesantes:

Bill Gates quiere tapar el sol para luchar contra el cambio climático, pero Suecia no le deja

La primavera se adelanta: el cambio climático ha provocado que se incrementen los niveles de polen y las alergias

Levantar un muro para evitar la subida del nivel del mar: el plan de Miami para paliar los efectos del cambio climático