Esto es todo lo que tienes que saber sobre Google en España: estructura, tributación, nuevas oficinas, un 50% más de plantilla en 5 años y próximos retos

Fuencisla Clemares, directora general de Google España.
Fuencisla Clemares, directora general de Google España.

Google

  • Google en España está representada por una red societaria que conforman Google Spain SL, Google Cloud Spain SL y Virustotal SL.
  • Sus firmas están gestionadas por las matrices europeas de la multinacional tecnológica, todas radicadas en Irlanda.
  • La facturación del mercado nacional crece, como también lo hace lo que pagan en impuesto de Sociedades. Esta es la radiografía de Google en España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La plantilla de la filial de Google en en España ha aumentado un 53% en menos de 5 años, lo que revela el interés que la multinacional tecnológica tiene por el país y la intensidad con la que apuesta por él. De contar con 167 empleados en plantilla según las cuentas de 2016 a sumar más de 257 personas, según las últimas cifras públicas, correspondientes a 2019.

En febrero de este mismo año, Fuencisla Clemares, directora general de Google en España, anunció la construcción de un nuevo centro de excelencia en ciberseguridad en Málaga y una inversión de más de 500 millones de euros para impulsar la digitalización en España durante los próximos 5 años. El centro de ciberseguridad en la capital de la Costa del Sol espera abrir sus puertas a principios de 2023 y también funcionará como un espacio de aceleración de startups, tanto nacionales como extranjeras.

Un reciente análisis del diario El País desvelaba que las filiales de las compañías tecnológicas como Google en España pagaban extraordinariamente bien a sus trabajadores. Sin embargo, son datos que hay que coger con pinzas, ya que el cálculo era una división de los 48 millones de euros que la firma destinó en nóminas en 2019 en España entre los 257 trabajadores por cuenta ajena.

Las diferentes realidades de Google: esta nueva herramienta revela cómo cambian los resultados del buscador más utilizado según tu país o idioma

Todo esto son datos extraídos de los resultados financieros de Google Spain SL, la filial española del gigante del buscador de referencia en España. Pero no es la única. El entramado societario de Alphabet, la matriz de Google, cuenta con una segunda sociedad desde 2020 destinada a su negocio en la nube. Se trata de Google Cloud SL.

Tampoco hay que olvidar en esta red empresarial a Virustotal SL, la empresa que fundó el hacker malagueño Bernardo Quintero, que fue adquirida por la multinacional y reconvertida en uno de los productos de cabecera de Chronicle, la división de ciberseguridad que se graduó del Project X de Alphabet en 2018. Quintero forma parte de Virustotal como apoderado, según datos de la plataforma Librebor.me recabados directamente del Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme).

Todo se controla en Irlanda

Los empleados de Google admiten en una demanda que la empresa ha hecho casi imposible que los usuarios mantengan su ubicación privada

Jeenah Moon/Reuters

Todas las sociedades de Google en España se controlan en Irlanda. Google Spain SL, por ejemplo, presta servicios de marketing y soporte a Google Ireland y de investigación y desarrollo a Google LLC, la matriz. Google Cloud Spain está participada por Google Cloud Emea Ltd, una compañía también radicada en Irlanda. Incluso a principios de 2018 el administrador único de Virustotal SL cambió su denominación por la de Chronicle Security Ireland Ltd, como recogía entonces el Borme.

El paradero de Larry Page, cofundador de Google, es un misterio: todo apunta a que está escondido en las islas Fiyi, un refugio paradisiaco para muchos multimillonarios

Al igual que Google, numerosas multinacionales tecnológicas tienen sus sedes europeas afincadas en Irlanda porque en la isla disfrutan de una tributación algo más laxa que la media europea. Alphabet, y por consiguiente Google, fue una de las primeras compañías en anunciar a principios del año pasado que dejarían de usar el sandwich holandés o el doble irlandés como esquemas tributarios.

Ahora que se han alcanzado acuerdos en la OCDE y en el G20 para poner fin a estos modelos de elusión fiscal con el objetivo de consensuar un nuevo tipo de sociedades global, esto podría suponer un antes y un después para todas estas grandes tecnológicas. España ya tiene en vigor su controvertida tasa Google, que buscaba poner coto a esta situación precisamente a expensas de que se alcanzasen esos acuerdos internacionales.

Al contrario que en países de su entorno, el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales ha sido renombrado con el mismo nombre que el del popular buscador en línea.

Encontronazos con Hacienda

En los últimos años la facturación de Google Spain SL ha crecido de forma exponencial: 66,63 millones de euros en 2015, 92,3 millones en 2016, 96,06 millones en 2017, 104,17 millones en 2018, y 131,98 millones en 2019, las últimas cuentas públicas.

Lo mismo ocurre con lo que ha pagado en cada ejercicio en impuesto de Sociedades: 2,71 millones en 2015, 7,29 millones en 2016, 9,28 millones en 2017... En 2018 sus pagos se redujeron a 6,45 millones y en 2019 registraron el récord de 8,88 millones de euros abonados a las arcas públicas en concepto de impuesto de Sociedades.

Alphabet, la empresa matriz de Google, lanza Intrinsic, una nueva compañía de software destinada al desarrollo de robots industriales

Hasta llegar a este capítulo, Google ha tenido algún que otro encontronazo con el fisco español. Hacienda inició una investigación sobre la multinacional hace más de 10 años sobre ejercicios en los que la filial española llegó a presentar pérdidas. Según informó El País entonces, el resultado de aquella investigación supuso un desembolso por parte de Google de 1,9 millones de euros más en impuestos.

Lo mismo ocurrió en 2016, con una imagen todavía más poderosa: 35 inspectores de la Agencia Tributaria se personaron en las instalaciones de Google, tanto en su sede en Torre Picasso (Azca, el distrito financiero de Madrid) como en el Campus Google, también en la capital española. La investigación se saldó entonces con la obligación por parte de la multinacional de desembolsar 2,7 millones (más 321.000 euros en intereses de demora) correspondientes al impuesto de Sociedades de 2011 a 2015.

Aquellos 2,7 millones se saldaron en 2017, como reflejaron sus cuentas: ese año Google pagó 9,28 millones de euros en impuestos, su récord hasta la fecha.

Nuevas oficinas, teletrabajo y fichajes

Teletrabajo

Simon Abrams/Unsplash

Tanto Google Spain SL como Google Cloud Spain SL están domiciliadas en Torre Picasso, un edificio radicado en el distrito financiero Azca de la capital madrileña. En marzo de este mismo año se supo que la multinacional tecnológica había renovado con su casero el contrato de alquiler por el que ocupan 3 plantas de este inmueble.

Google Cloud activa nuevas políticas para asegurar a sus clientes que no eliminará productos de manera repentina

Se trata de un contrato de 2,25 millones de euros al año que se ha renovado hasta finales de 2024. El propietario que arrienda el espacio es Pontegadea, la firma de inversión de Amancio Ortega, fundador del gigante textil español Inditex.

Pero no es el único espacio con el que Google cuenta en Madrid. El Campus Google sigue cerrado tras año y medio de pandemia. Toda la actividad de los programas de aceleración para emprendedores que la firma mantiene en el país se sigue gestionando de forma telemática. Todo ha pasado a ser digital. Este campus se ubica en una antigua fábrica restaurada entre el Jardín de las Vistillas y el río Manzanares de Madrid y comenzó su actividad en 2015.

Más allá de la meseta, Google también tiene presencia en Málaga. Una presencia que se va a multiplicar en cuanto las obras para levantar su nuevo centro de ciberseguridad cerca del Muelle Uno terminen, lo que se espera que ocurra de cara a 2023. 

Por el momento, el equipo de Virustotal (Chronicle) sigue teniendo presencia en un edificio en el campus universitario de Málaga, después de haber comenzado su actividad en un chalet, lo que forjó la leyenda de Bernardo Quintero como el hombre que logró que Google se afianzase en la Costa del Sol.

El teletrabajo ha sido una constante desde que estalló la pandemia y muchos trabajadores de Google tanto en Málaga como en Madrid siguen adscritos a esta modalidad. Rocío Heredero, que pasó a formar parte del equipo de Google en Málaga a principios de 2020, relataba en una reciente entrevista con este medio que por ahora la compañía tecnológica había flexibilizado la posibilidad de reservar puesto en la oficina para que algunos pudiesen ir varios días a la semana a las instalaciones.

Google retrasa la vuelta a sus oficinas por el avance de la variante delta y pide a sus empleados que se vacunen si quieren volver a trabajar de manera presencial

Sin embargo, y a nivel global, Google sigue sin resolver un dilema: qué hacer cuando termine la pandemia. Google se resiste a aceptar el modelo del teletrabajo flexible, lo que ha llevado a algunos trabajadores a plantear incluso abandonar la compañía en un futuro. Por ahora, parece que los planes de la compañía continúan: a partir de septiembre será necesario ir a la oficina al menos 3 veces por semana.

Ejecutivos con múltiples desafíos

Los desafíos que aborda Google en el mercado español son múltiples, pero no muy distintos a los que ya afronta en otras regiones como EEUU o el resto de Europa. La regulación a las grandes tecnológicas sobre la que trabaja la Unión Europea podría suponer un antes y un después para la compañía, que ya ha anunciado un cambio en el enfoque sobre las cookies y la privacidad de sus usuarios para los próximos años.

Fuencisla Clemares como responsable de Google Spain SL, Isaac Hernández como su homólogo al frente de Google Cloud Spain SL, y Bernardo Quintero como una de las puntas de lanza de la compañía en el país serán los rostros conocidos de la multinacional en un momento en el que se discute su posición de mercado también en España.

La matriz de Google revienta las previsiones de Wall Street en su segundo trimestre: los ingresos por los anuncios en búsqueda y YouTube se disparan

Para muestra, las conclusiones de un reciente estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el que se advertía de que Google pudo absorber más del 90% de los ingresos publicitarios en motores de búsqueda durante 2019 solo en el mercado español. También captó entre el 50% y el 70%, en función de los servicios atendidos de open display, un mercado de unos 800 millones de euros en los que editores (periódicos, televisiones y radios) negocian sus inserciones publicitarias con anunciantes y agencias.

El estudio, que puedes consultar aquí, comenzó hace años y para su desarrollo se contó con la participación de la propia Google, que respondió a una serie de preguntas sobre los desafíos o problemas que podía abordar el mercado de la publicidad en línea y la posición de la multinacional. Bajo su "experiencia", la multinacional señalaba a la CNMC que el mercado de la publicidad en línea es "altamente competitivo".

Otros artículos interesantes:

Las diferentes realidades de Google: esta nueva herramienta revela cómo cambian los resultados del buscador más utilizado según tu país o idioma

El CEO de Google cree que el modelo de internet está "bajo ataque" por fuerzas autoritarias y defiende que el desarrollo de la IA tendrá mayores implicaciones que el hallazgo del fuego

La UE cede ante EEUU y paraliza su proyecto de tasa Google tras el acuerdo del G20 para un impuesto mínimo global para las multinacionales

Te recomendamos

Y además