Depresión, hiperactividad o problemas de atención entre los efectos negativos en niños derivados de un mayor uso de las pantallas durante la pandemia

niños pantalla coronavirus
Reuters/Handout
  • Niveles más altos de uso de pantallas durante la pandemia se asocian con una mala salud mental en niños y jóvenes, según un estudio canadiense sobre más de 2.000 menores.
  • Entre los efectos de un abuso de los dispositivos digitales se encuentran problemas de comportamiento, hiperactividad o depresión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La salud mental se está viendo altamente comprometida desde la pandemia. También en menores. Parte de estas consecuencias puede deberse al aumento de tiempo frente a las pantallas dado en los más pequeños a raíz del confinamiento, como recoge un estudio sobre 2.026 niños canadienses.

Las conclusiones son claras, más tiempo frente a la pantalla entre los niños durante la pandemia de COVID-19 condujo a un aumento de los problemas de salud mental, de comportamiento y atención. 

La investigación, publicada recientemente en JAMA Network Open realizó un estudio de cohorte longitudinal en pacientes de 2 a 18 años en Ontario (Canadá, EEUU), entre mayo de 2020 y abril de 2021. Estos fueron clasificados en 4 cohortes: 2 cohortes de la población y 2 cohortes derivadas clínicamente. Se pidió a los padres que completaran cuestionarios repetidos sobre los comportamientos de salud de sus hijos y los síntomas de salud mental durante el COVID-19.

Los resultados revelaron una correlación entre el aumento del tiempo dedicado a las pantallas, incluyendo ordenadores, y un peor estado mental.

Así los jóvenes que pasaban más de 2 o 3 horas al día viendo televisión medios electrónicos o videojuegos tenían tasas más altas de depresión, ansiedad,  falta de atención e hiperactividad. 

En los niños más pequeños (con una edad media de 5,9 años), un mayor tiempo de televisión o medios digitales se asoció con niveles más altos de problemas de conducta e hiperactividad y falta de atención.

La prevalencia de estos síntomas aumentó con el tiempo frente a la pantalla y fue particularmente alta entre los menores que pasaban más de 9 horas al día usando tecnología.

Unos datos alarmantes si se tienen en cuenta que en buena parte del mundo se ha disparado el tiempo de uso de las pantallas en menores.

Es el caso de España. Si antes solo un 15% de los niños españoles usaba dispositivos durante más de 90 minutos al día, tras el confinamiento ese porcentaje aumentó hasta al 73%, según una investigación sobre cómo la crisis ha afectado a la infancia llevada a cabo por la Universidad Miguel Hernández recogido por EFE.

La investigación, basada en datos de 431 niños y adolescentes de 87 ciudades a través de un cuestionario online a sus progenitores, detectó que 89% de los padres reconocieron cambios emocionales y de comportamiento en sus hijos durante ese tiempo.

Entre las transformaciones más comunes detectadas se incluyen mayores dificultades para concentrarse, nerviosismo, irritabilidad o mayor propensión a la discusión.

No es la única consecuencia que la pandemia podría tener en la población más joven. 

Investigaciones previas han detectado, a su vez, que las escasas interacciones durante el confinamiento y el uso de la mascarilla han hecho que los niños de entre 3 y 5 años muestren más problemas al hablar, expresarse y escribir.

Otros artículos interesantes:

La pandemia está dañando la vista de los niños, y el virus no es el culpable

Menos interacciones sociales y el uso de la mascarilla están provocando dificultades en el habla y el lenguaje de los más pequeños

La filtración de Meta sobre la salud mental de los niños y adolescentes no es la prueba de fuego que creemos que es, según un científico

Te recomendamos