A vueltas con la recesión: Wikipedia bloquea la página del término después de que los usuarios la hayan editado casi 200 veces en una semana

Wikipedia home
Getty

Hay cosas que todo el mundo tiene claras menos los académicos. 

Si cualquiera saliera a la calle y preguntara a la primera persona que se cruzara qué es una recesión económica, muy probablemente la respuesta que recibiría se resumiría en que se trata de la manera que tienen políticos y economistas de decir que las cosas van mal.

Durante una recesión, y España lo sabe bien tras vivir una de las más salvajes en 2008 con el estallido de la burbuja inmobiliaria, la actividad económica se detiene, el trabajo escasea, los pocos que trabajan no llegan a fin de mes, la morosidad se dispara y los bancos apenas conceden créditos.

Los engranajes que mueven el reloj de la economía, en definitiva, se detienen, y suele hacer falta un estímulo externo para que vuelvan a funcionar. 

En Europa, por ejemplo, existe cierto consenso en que quien hizo de maestro relojero en la última gran crisis (descontando la del coronavirus) fue el italiano Mario Draghi, que, como presidente del BCE, pronunció en 2012 las célebres palabras que recataron al euro: "Haré lo que haya que hacer, y créame, será suficiente".

El drama de los 'millennials': 11 gráficos que ilustran la temporalidad y el desempleo de los jóvenes en España

Ese hacer lo que hiciese falta se convirtió en casi 10 años de hiperactividad por parte del BCE, una política que tiró por los suelos los tipos de interés y permitió que el dinero volviera a circular.

Pero no en todos los lugares del mundo tienen esto claro. Una muestra de ello es la página en inglés del concepto recesión en Wikipedia ("recession"), que hace unos días tuvo que echar el cierre a la edición del término por el gran público tras recibir casi 200 ediciones en apenas 7 días.

Como resultado, este lunes en la página aparece un candado que advierte de que la página está semiprotegida, lo que quiere decir que no puede ser editadas por usuarios no registrados ni por cuentas no confirmadas de alguna manera por Wikipedia.

Es la respuesta de la plataforma a una actividad inusual en el concepto. Hasta 2022, la palabra solo había recibido una veintena de veces.

Como siempre, detrás de este repentino debate teórico está la política. Igual que ocurre en España, desde hace semanas EEUU mantiene una encarnizada batalla por el relato. 

Los partidarios de la actual administración, con el presidente, Joe Biden, a la cabeza, niegan que en el país se esté produciendo una recesión, mientras que sus detractores dicen que, con los números en la mano, lo que está ocurriendo en EEUU encaja dentro de una posible definición de recesión.

Y ahí entra la teoría económica. Desde mediados de los 70, para poder hablar de recesión económica son suficientes dos trimestres consecutivos de caída del Producto Interior Bruto (PIB). Y en esas anda precisamente EEUU después de que lo confirmara la semana pasada el Departamento de Comercio.

Pero en crisis como la de 2008 concurren además otros factores. Para empezar, la detención de la economía contrae la demanda, con lo que los precios caen. En EEUU, al igual que en España, está sucediendo justo lo contrario.

Si la economía de China sigue tambaleándose, no sólo caerá Pekín: el mundo entero se derrumbará con ella

Ello suele venir acompañado además de un paro disparado provocado precisamente por esta falta de demanda. En EEUU ha aumentado la inversión de las empresas en tecnología y contrataciones, y España totaliza el paro más bajo precisamente desde 2008.

Es por esto que a cada vez más economistas la anterior definición de recesión se les queda corta. 

Por ello, una de las ediciones de la página inglesa de recesión en Wikipedia añadió que en realidad una recesión no lo es en EEUU hasta que la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), una organización sin ánimo de lucro, dice que lo es

El problema, opinan otros expertos, es que instituciones así no suelen mojarse hasta mucho después de que el problema es muy evidente.

Elon Musk aparece en escena

A falta de que la academia dé respuesta definitiva al problema, el pasado viernes Elon Musk, siempre pendiente del próximo charco en el que meterse, escribió un tuit acusando a Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, de que su web había perdido objetividad.

Se trata precisamente de la misma cualidad que él prometió para Twitter, la red social a cuya compra está buscando renunciar aduciendo que la red social tiene más bots de los que la empresa reconoce.

Como respuesta, la Fundación Wikimedia ha dicho recientemente a Fortune que solo los editores, y ningún organismo central, controlan el contenido del sitio, y que para ello han de respetar unas políticas que giran en torno a la neutralidad, la fiabilidad de las fuentes y la notabilidad, entre otras cosas.

10 medidas para que Europa dependa menos del gas natural de Rusia

"No es raro que ciertos temas reciban un interés repentino en Wikipedia. Los editores lo saben y han creado herramientas para responder a la afluencia de ediciones en los artículos que están en el punto de mira del público".

Al hilo de esto, explican desde Wikimedia, el mecanismo de bloquear un artículo objeto de polémica no es infrecuente. La fundación niega además las acusaciones vertidas en redes en los últimos días de haber eliminado la alusión a los 2 trimestres para proteger a Biden: "Que yo sepa, nadie ha editado eso". 

En efecto, este lunes el término mantenía en su definición la alusión a los dos trimestres junto con la que remite al NBER.

Otros artículos interesantes:

La científica Jessica Wade ha añadido 670 biografías de mujeres a Wikipedia en menos de dos años

Descubren uno de los mayores engaños en la historia de Wikipedia: cientos de artículos falsos inventados durante 10 años

El cofundador de Wikipedia lanza una red social para combatir el 'clickbait' de Facebook y Twitter

Te recomendamos