La vitamina K podría jugar un papel importante en los casos más graves de coronavirus según un estudio: estos son algunos alimentos con los que incorporarla a tu organismo

mercado - coles
Tomas Anton Escobar/ Unsplash
  • La vitamina K juega un papel relevante en la salud ósea y cardiovascular. Entre sus funciones, permite la coagulación sanguínea y evita la calcificación de los vasos sanguíneos.
  • Un estudio reciente de Países Bajos, no revisado por pares, apunta a una relación entre un déficit de vitamina K y un mayor riesgo de desarrollar un caso grave de COVID-19.
  • Los hallazgos encontraron que entre los pacientes analizados aquellos que habían ingresado en la UCI o habían fallecido mostraban niveles menores de vitamina K.
  • Si bien ninguna cantidad te protegerá del coronavirus, una ingesta adecuada de vitamina K (salvo que tomes anticoagulantes) puede ayudar a mejorar la salud de tus huesos, sistema cardiovascular e incluso pulmones.
  • Esta vitamina puede incorporarse a la dieta a través de vegetales de hoja verde aunque también está presente en menor medida en alimentos de origen animal como lácteos y huevos.
  • Descubre más historias en Business Insider España

No es una de las vitaminas más conocidas, pero eso no hace que la vitamina K no desempeñe un papel relevante en el organismo.

Bajo este nombre se engloba a un grupo de vitaminas liposolubles esenciales para la salud cardiovascular y ósea.

Junto a la vitamina D, la vitamina K ayuda a fijar el calcio en el tejido óseo, regulando el metabolismo de los huesos y reduciendo el riesgo de osteoporosis.

Asimismo la vitamina K evita la calcificación vascular, es decir, evita que el calcio se acumule en exceso en otras partes del cuerpo como los vasos sanguíneos. En este sentido, en 2004, un estudio prospectivo de Rotterdam analizó durante 7 años a 5.000 pacientes encontrando que aquellos que tenían una mayor ingesta de vitamina K2 tenían menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Conocida como la vitamina de la coagulación, la vitamina K actúa además como cofactor en la formación y activación de proteínas claves en el proceso de coagulación sanguínea, como la protrombina,presente en el plasma sanguíneo.

Precisamente esta función podría hacer que un déficit de vitamina K pudiera conllevar un mayor riesgo de experimentar un caso grave de coronavirus. 

Así lo sugiere un reciente estudio de Países Bajos para el cual se ha analizado a pacientes de COVID-19 ingresados en el hospital Canisius Wilhelmina en la ciudad holandesa de Nijmegen, encontrando que niveles bajos de vitamina K podría ser un factor de riesgo del nuevo coronavirus.

A medida que se conoce más sobre el SARS-CoV-2 se ha visto como la enfermedad que causa es capaz de generar en algunos pacientes trastornos en la coagulación de órganos tales como pulmones, corazones, riñones que pude hacer que la enfermedad evolucione hasta casos críticos.

"La infección inducida por el coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19) puede asociarse con una coagulopatía [disminución de la capacidad de coagulación de la sangre]", explican Jean Marie Connors, Jerrold H. Levy, de la Escuela de Medicina de Harvard y de la Universidad de Duke respectivamente, en sus hallazgos publicados en ASH publication

Leer más: La vitamina D podría desempeñar un papel clave en la lucha contra el coronavirus: así es como puedes conseguirla a través de tu dieta

La nueva investigación, que no ha sido revisada por pares, se llevó a cabo en colaboración con Instituto de Investigación Cardiovascular de Maastricht. En ella se analizó a un total de 134 pacientes hospitalizados entre el 12 de marzo y el 11 de abril. Los pacientes fueron clasificados entre los que recibieron el alta, los que ingresaron en cuidados intensivos o fallecieron, detectando déficit de esta vitamina en los dos últimos grupos.

"Si bien no sugerimos que la vitamina K2 sea un tratamiento para COVID-19, este estudio ilustra que un mal estado de la vitamina K, deducido de los bajos niveles de dp-ucMGP, está relacionado con un mal pronóstico",  afirmó Leon J. Schurgers, vicepresidente de bioquímica en el Instituto de Investigación Cardiovascular de Maastricht (CARIM), Universidad de Maastricht, y coautor del estudio.

Los investigadores están ahora inmersos en la búsqueda de fondos para llevar a cabo un ensayo clínico, según recoge The Guardian.

A este mismo medio, Rob Janssen, otro de los científicos del estudio, afirmó que en base a estos hallazgos iniciales parecía ser recomendable una ingesta saludable y adecuada de vitamina K, salvo en aquellas personas que toman medicamentos anticoagulantes.

“Incluso si no ayuda contra un caso grave de COVID-19, es buena para los vasos sanguíneos, los huesos y probablemente también para los pulmones", afirmó Janssen al diario británico. 

La cantidad de vitamina K recomendable varía en función de la edad y el sexo, situándose en los adultos en los 120 microgramos en hombres y 90 microgramos para mujeres. Esta puede incorporarse al organismo fácilmente a través de la dieta.

Vegetales de hoja verde, frutas y lácteos: alimentos ricos en vitamina K 

La vitamina K tiene dos derivados naturales, la filoquinona o vitamina K1 y la menaquinona o vitamina K2, que pueden incorporarse al organismo a través de la dieta.

La vitamina K1 es sintetizada por las plantas verdes, por lo que vegetales de este color serán ricos en ella. Espinacas, col rizada, brócoli, acelgas o la lechuga romana, son algunas de las fuentes más importantes. Como normal general, cuanto más verde oscuro sea un vegetal más cantidad conllevará.

Algunas frutas también pueden suponer un buen aporte de este nutriente. Kiwis, ciruelas, peras, higos o arándanos son algunas de las más ricas en vitamina K. 

También es posible incorporar vitamina K a través de ciertos aceites vegetales como el de oliva, de colza y de soja principalmente.

Leer más: Cuáles son las vitaminas que debes tomar y cuáles son las menos recomendables, según la ciencia

La vitamina K2 se encuentra en ciertas cantidades en alimentos de origen animal como carnes, principalmente de pollo, fermentados de soja como el natto, huevos y lácteos enteros.

Puede ser también sintetizada por las bacterias del intestino a través de la vitamina K1, por lo que en el caso de las personas veganas deben asegurarse un consumo óptimo de alimentos ricos en esta como los ya citados.

Dicho esto, debe entenderse que ninguna cantidad de vitaminas puede prevenir o curar ninguna enfermedad, incluyendo el coronavirus. Por lo que mantén su consumo dentro de los niveles recomendados. Los excesos vitamínicos pueden conllevar riesgo para la salud.

LEER TAMBIÉN: Así es como te puede afectar ingerir suplementos vitamínicos sin supervisión médica para combatir el coronavirus

LEER TAMBIÉN: Los 2 nuevos escenarios de la propagación del coronavirus que preocupan a los expertos

LEER TAMBIÉN: Estos 4 virus son potencialmente mortales y la sociedad ha aprendido a convivir con ellos aunque no exista vacuna

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Alimentación
  2. Salud
  3. Coronavirus
  4. Top
  5. Ciencia