La caída de las criptomonedas amenaza los fondos robados de Corea del Norte y la financiación de sus programas armamentísticos

Kim Jong Un, líder de Corea del Norte.
Kim Jong Un, líder de Corea del Norte.

Jonathan Ernst/Reuters

La caída de las criptomonedas podría tener consecuencias de todos los colores, como la llegada del denominado criptoinvierno o los despidos masivos en las principales empresas y startups del sector.

Lejos quedan, a finales de un dorado 2021, los máximos históricos que alcanzaron monedas digitales como bitcoin y ethereum, que se han desplomado por la incertidumbre económica y la inestabilidad política, entre otras razones.

Las consecuencias de esa caída son tan amplias que, incluso, están conectadas con piratas informáticos, Corea del Norte y su arsenal armamentístico

Así se recoge en un reportaje de Reuters publicado este miércoles 29, que cita a 4 investigadores digitales para afirmar que el desplome de las criptodivisas supone también pérdidas millonarias para el país coreano, al que se acusa de invertir recursos para grandes robos de estas monedas digitales —algo que niegan desde el Gobierno—.

31 fotos de Corea del Norte que Kim Jong Un no querría que vieras

Las viejas tenencias de criptomonedas norcoreanas no blanqueadas, que incluyen el botín robado en unas 50 operaciones de hackeo entre 2017 y 2021, han bajado de valor de 170 millones de dólares a 65 millones de dólares (una diferencia de 105 millones dólares, o casi 100 millones de euros) desde el comienzo del 2022, según cuenta a Reuters la firma de análisis de blockchain Chainalysis.

El impacto que sufre Pionyang queda magnificado por el contexto. Por un lado, sus ingresos están reducidos por los confinamientos por el COVID-19. 

Por otro, Corea del Norte tiene un acceso limitado al comercio mundial y a otras fuentes de ingresos por las sanciones internacionales a las que se ve sometida debido a su programa nuclear, en el que gastó 667 millones de dólares (630 millones de euros) en 2020, estima la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), coalición de ONG en 100 países.

Estos fondos robados de criptomonedas deben ser luego blanqueados y convertidos en dinero en efectivo rápidamente —con descuento, sin obtener el valor justo de mercado—, pero algunos se quedan 'atascados' y van perdiendo su valor con el paso del tiempo, explican expertos a Reuters.

Las criptomonedas suponen solo una pequeña parte de la financiación de Corea del Norte, pero los ciberataques se han vuelto "absolutamente fundamentales" para que el país sortee las sanciones y recaude dinero para su programa armamentístico (nuclear y misiles), señaló en abril un coordinador del panel de expertos de las Naciones Unidas que supervisa las sanciones.

"Me pilló desprevenido": 7 'influencers' del sector cripto se sinceran sobre el hundimiento de sus carteras y cómo se adaptan a su nueva realidad

En 2019, el Consejo de Seguridad de la ONU puso una cifra específica a esa influencia: estimaron que Corea del Norte había generado 2.000 millones de dólares (unos 1.900 millones de euros) por medio de ciberataques para sus programas de armas de destrucción masiva.

La agencia británica añade que pocos analistas esperan que el país renuncie a estos robos de criptomonedas en un futuro cercano. 

"Pyongyang ha añadido la criptomoneda a su cálculo de evasión de sanciones y blanqueo de dinero y es probable que siga siendo un objetivo permanente", afirma Jason Bartlett, autor de un informe del laboratorio de ideas Center for a New American Security, según el cual, en algunas transacciones, Corea del Norte solo obtiene una tercera parte del valor de la moneda que ha robado.

Otros artículos interesantes:

Los 'criptoestafadores' han ganado casi 6.800 millones en 2021, unos 18 millones cada día, según una firma de análisis de blockchain

La caída de bitcoin llegará a los 20.000 dólares, pero no es el momento de comprar, apunta el economista que predijo la crisis de 2008, Peter Schiff

"Me pilló desprevenido": 7 'influencers' del sector cripto se sinceran sobre el hundimiento de sus carteras y cómo se adaptan a su nueva realidad

Te recomendamos