Un 'millennial' con independencia financiera comparte un riesgo del que "no se habla lo suficiente" y que los inversores están pasando por alto en 2023

| Traducido por: 
Grant Sabatier.

Cortesía de Grant Sabatier

  • Grant Sabatier, un millonario hecho a sí mismo, dice que los inversores deberían estar prestando más atención al cambio climático.
  • Las consecuencias del cambio climático podrían influir en el valor de las propiedades.
  • Además, podría elevar los costes de la vivienda, al aumentar las tasas de los seguros en las zonas de alto riesgo. 

Grant Sabatier ha ido cambiando su estrategia de inversión a medida que crecía su cartera. Cuando se propuso alcanzar la independencia financiera, se limitó a invertir todo el dinero que pudo en fondos indexados.

Poner su dinero a trabajar de forma constante, teniendo en cuenta la sincronización (empezó a invertir en 2010 y disfrutó del mercado alcista más largo de la historia), dio como resultado un patrimonio neto de 7 cifras en solo 5 años.

Desde que se independizó financieramente en 2015, la riqueza de Sabatier ha seguido creciendo, gracias a la capitalización, según ha contado a Business Insider. 

"Mi cartera ahora rinde entre 400.000 y 500.000 dólares al año sin que yo haga nada", dice. Entre 375.000 y 470.000 euros al cambio actual. 

 

Este hombre de 37 años sigue invirtiendo la mayor parte de su dinero en fondos indexados, pero en los últimos 2 años ha hecho un esfuerzo por diversificarse aún más. Su cartera incluye ahora clases de activos como bienes inmuebles, coleccionables y empresas de nueva creación.

También ha ampliado su "visión de la inversión" y se prepara para un futuro incierto, incluido el cambio climático.

"Una de las cosas de las que no se habla lo suficiente es del riesgo climático para los inversores", advierte Sabatier, en particular para los inversores inmobiliarios. 

"Si nos fijamos en mercados como Las Vegas, Phoenix o Tucson (en Estados Unidos), la preocupación es cada vez mayor: ¿puede el río Colorado suministrar suficiente agua a Las Vegas? Con el aumento de las temperaturas, ¿serán habitables Phoenix o Tucson dentro de 20 años?".

 

El cambio climático aumenta la probabilidad de fuertes tormentas, incendios forestales, inundaciones y temperaturas más cálidas. Además de causar problemas de salud y seguridad, las consecuencias del cambio climático podrían influir en el valor de la propiedad y en el coste de la vivienda en determinados mercados. 

Por ejemplo, las viviendas situadas en zonas con mayor riesgo de incendios forestales se vendieron por una media de un 3,9% menos que las situadas en zonas de menor riesgo, según un informe de Redfin. Ahora mismo es asequible comprar en zonas de alto riesgo, pero si siguen acelerándose los desastres, la gente se alejará de estas zonas y provocaría una caída del valor de las propiedades

 

Y luego están los costes adicionales asociados a la propiedad de una vivienda en una zona de alto riesgo. Más tormentas, incendios e inundaciones provocarán probablemente un aumento de las tarifas de los seguros de hogar. Si vives en una zona propensa a las inundaciones, tendrás que contratar un seguro contra inundaciones, que no está cubierto por las pólizas normales de seguro de vivienda.

Sabatier, que hace poco empezó a invertir en el sector inmobiliario, posee una casa en Columbus (Ohio, donde vive principalmente, y en Indiana. Actualmente también está mirando propiedades en Maine. Todas ellas en EEUU.

A la hora de invertir en propiedades, uno de los principales factores que tiene en cuenta es en qué medida se prevé que la zona se vea afectada por el cambio climático.

"Según los modelos climáticos actuales, Columbus es uno de los mejores lugares para vivir", explica. 

hipotecas

"En cambio, lugares como Houston, Nueva Orleans o gran parte del sur de EEUU —que, irónicamente, es donde se ha producido la mayor revalorización inmobiliaria de los últimos 2 años— son en realidad algunos de los peores lugares para vivir debido al aumento de las inundaciones, los huracanes, los tornados y los incendios forestales".

Sabatier cree que los inversores deben prestar más atención a estas cuestiones de la que prestan actualmente. 

"Nadie habla realmente del cambio climático. Se ve en las conversaciones sobre el clima, pero no en el mundo del dinero. Es uno de los mayores riesgos para nuestro sistema financiero, pero nadie a nivel de inversor individual parece estar pensando en ello".

De lo que sí se habla es de la inversión ESG, un tipo de inversión que tiene en cuenta la sostenibilidad y el impacto social de una empresa. Pero que en realidad puede que no esté abordando muchos de nuestros retos medioambientales tanto como pensamos.   

"Cada vez está más claro que la ESG es una estratagema de marketing", critica Sabatier. "Los fondos son más caros de lo necesario y realmente no son buenos para el medio ambiente porque no hay una norma ESG universal".

Aun así, este tipo de inversión "domina la conversación, pero nadie habla de por qué es una idea terrible mudarse a Phoenix", continúa.

Sabatier no es increíblemente optimista sobre el futuro, y su estrategia de inversión ha evolucionado para reflejarlo. 

"Lo que he aprendido, especialmente en los últimos 5 años, es que estamos entrando en un periodo de mayor incertidumbre, impulsado principalmente por la imprevisibilidad del cambio climático", dice. 

"Mi idea de la inversión se basa mucho más en cómo creo que podría ser el futuro. Y luego incorporar a mi cartera tanta flexibilidad y adaptabilidad como sea posible".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.