5 pasos sencillos para elegir un fondo indexado en el que invertir

Diferencias entre un Roboadvisor y un fondo de inversión
  • Los fondos indexados replican índices, sectores y otros activos, y han calado hondo en la comunidad inversora en los últimos años.
  • Estos 5 pasos sencillos te ayudarán a elegir el producto adecuado para mover tu dinero.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Invertir requiere estar centrado y seguir los pasos adecuados. No todo vale, si se busca tener estabilidad financiera a largo plazo.

En este sentido, es importante elegir bien a la hora de mover nuestro dinero y no hacerlo siguiendo los criterios equivocados. En estos últimos años, ha surgido un producto que ha calado hondo en la comunidad inversora: los fondos indexados. Estos se encargan de replicar índices, sectores, y otros activos, con el ánimo de obtener las mismas rentabilidades que el mercado.

¿Su ventaja? Muy bajas comisiones por el hecho de reproducir esos productos y con los rendimientos medios del mercado que, en el ejemplo del S&P 500, son del 14,35% en las últimas 2 décadas.

Este tipo de vehículos, de hecho, son los que recomienda Warren Buffett, archiconocido inversor multimillonario, como una gran alternativa en la que invertir para obtener retornos atractivos.

La cuestión es? ¿Cómo se puede elegir correctamente uno o varios fondos indexados y cuáles son los pasos que hay que seguir?

Paso 1: Revisa tus finanzas y objetivos financieros

Pasa con cualquier producto por el que decidas decantarte. Antes de nada, lo más importante siempre es fijar cuáles son las metas financieras: cuánto quieres arriesgarte, qué situación personal atraviesas y qué es lo que, finalmente, quieres conseguir.

Entender todo este tipo de información te puede ayudar a saber qué papel juegan los fondos indexados en tu vida y cómo invertir en ellos. No es lo mismo querer ahorrar para la jubilación que hacerlo con el objetivo de comprarse una vivienda a determinados años vista. El primer paso siempre es ver adónde se quiere llegar.

Inmediatamente después, lo que hay que hacer es ver cuánto dinero estás dispuesto a invertir. Esto puede ayudarte a entender el papel que desempeñarán los fondos indexados en tu vida y cómo elegirlos.

Esto requiere hacer un inventario personal para ver el dinero que estás dispuesto a mover.

Además, resulta fundamental tener en cuenta que el riesgo es parte de la inversión y no se puede evitar por completo.

No obstante, hay formas de poner a trabajar tu capital dentro de ciertos niveles de comodidad, identificando primero la tolerancia al riesgo, que tiene que ver con el grado de aceptación y capacidad de perder capital propio.

Paso 2: Selecciona el índice en el que estés interesado

No es lo mismo indexarse al Ibex 35 que hacerlo a otro tipo de producto como el oro o el S&P 500, el selectivo de referencia de Wall Street. Algunos requieren la asunción de más riesgo con menores rentabilidades y otros son más estables. Por eso, se debe definir muy bien qué índice tienes interés en replicar.

?Los fondos indexados generalmente benefician a un inversor al proporcionar diversificación y comisiones relativamente bajas en comparación con los fondos de gestión activos... Los fondos indexados están diseñados para replicar y seguir un sector amplio, como empresas de gran capitalización, mercados emergentes, índices amplios como el S&P 500, o incluso puede ser tan específico como el seguimiento de grandes compañías tecnológicas, por ejemplo?, explica Julian Schubach, asesor de inversiones independiente y vicepresidente de gestión de patrimonios de ODI Financial, en declaraciones que recoge Business Insider.

Existen distintos tipos de índices que pueden ser utilizados para diferentes propósitos. Debido a su naturaleza, están inherentemente diversificados. Por ejemplo, el S&P 500 (que replica al índice en cuestión) es solo uno de los muchos índices principales que rastrea a las 500 principales compañías que cotizan en bolsa.

No obstante, también está el Nasdaq 100, El Rusell 200 Index, el Dow Jones Industrial Average, o el Wilshire 5000 Total Market Index. Son los más famosos a nivel global.

Una vez que pienses en qué invertir debes tener en cuenta algunas consideraciones importantes:

El tipo de sector. Cada euro gastado o invertido puede utilizarse como una pequeña participación que represente tus valores concretos. Por ejemplo, si eres ecologista y te gusta ser responsable con el medio ambiente, quizá puedas mirar fondos indexados de energías limpias o con alta presencia de inversión socialmente responsable.

La tolerancia al riesgo. Como se indicaba con anterioridad, tienes que ver si estás dispuesto a generar más rentabilidades, pero, como contrapartida, asumir un mayor riesgo. Puedes revisar el rendimiento anterior y evaluar tu tolerancia al riesgo antes de elegir un índice específico, aunque, como ya se ha señalado, los fondos indexados ya de por sí tienen asociado un menor riesgo y una mayor diversificación.

Un ejemplo es que los índices de gran capitalización pueden tener niveles de riesgo más altos y, si deseas niveles de riesgo más bajos, puedes consultar los índices relacionados con la renta fija (bonos).

Paso 3: Es hora de mirar el fondo concreto en el que invertir

Tras entender el proceso anterior, es hora de hacer una comparativa adecuada para ver en qué productos indexados quieres estar.

Interesa mirar cada fondo de manera pormenorizada, ver en qué activos invierte, qué comisiones aplica, cuál es su histórico de rentabilidad o qué equipo gestor hay detrás del producto. Tienes que tener muy claro y tener todas las cartas sobre la mesa para no llevarte sustos a posteriori.

Los fondos indexados en diferentes empresas pueden tener objetivos similares, pero tienen que considerar diferentes costes a corto y largo plazo.

En España hay muchas compañías que ofrecen este tipo de vehículos y que pueden ser interesantes. Compara todos esos criterios. Alternativas como Indexa Capital, MyInvestor, Finizens, o Finanbest han ido creciendo en los últimos años, tanto por su oferta indexada como por los roboadvisors.

Ten en cuenta todos los costes que se aplican, el trato al cliente, y qué metas quieres alcanzar a medida que avance el tiempo. Son grandes referencias que siempre debes tener presentes.

Paso 4: Abrir una cuenta para invertir

Si deseas aprender a invertir en fondos indexados, querrás elegir una estrategia de inversión y partir de esa base. Una pregunta clave es: ¿quieres hacerlo tú mismo o tener ayuda profesional? Tu respuesta determinará qué tipo de cuenta de inversión necesitarás para participaciones directas de fondos indexados.

Hay 2 alternativas que puedes valorar: abrir una cuenta con un bróker online, o bien utilizar un roboadvisor, cada vez más demandados en el mercado español.

También, tienes la posibilidad de recurrir a un asesor financiero, que te puede guiar en todo el proceso para ver qué necesidades tienes, aunque esa opción puede suponer un coste más alto.

Paso 5: Vigila tus inversiones, pero con cautela

Evidentemente, como todo en la vida, requiere de hacer una actualización y poner énfasis en la vigilancia. No siempre aciertas, te puedes equivocar, y aunque los productos indexados están pensados para el largo plazo, puede que no hayas seleccionado el vehículo adecuado para ti.

Por otro lado, al invertir en estos fondos necesitas tener siempre la mente fría y hacer tantas aportaciones como puedas permitirte. Fija contribuciones mensuales automáticas o establece un cronograma cuando metas más dinero a tu cartera.

Otros artículos interesantes:

Por qué ganar más dinero es más positivo para las finanzas personales que gastar menos

5 trucos y consejos de finanzas personales para independizarte

Ni Jack Vogle, ni Vanguard: quién se esconde tras la creación de los fondos indexados, los productos de inversión llamados a ocupar el 40% del volumen del mercado en 20 años

Te recomendamos