La guadaña está en el aire: la contaminación mata a 9 millones de personas al año, una sexta parte de todos los decesos

Esta fotografía finalista del Pulitzer muestra a una mujer rezando a orillas del río contaminado Yamuna en una mañana contaminada en Nueva Delhi (India).
Esta fotografía finalista del Pulitzer muestra a una mujer rezando a orillas del río contaminado Yamuna en una mañana contaminada en Nueva Delhi (India).

Reuters

Se nos está quedando un siglo XXI bastante aterrador en términos climáticos y medioambientales: los microplásticos han sido hallados en órganos y sangre humana, se está produciendo un colapso espeluznante de insectos, los termómetros no paran de subir y el calentamiento global, la sequía o la subida del nivel del mar amenazan con nuevas pandemias, hambruna y éxodo poblacional. 

Los datos más actualizados también muestran una realidad desesperanzadora y que urge combatir: la contaminación mata cada vez más. Una revisión reciente publicada en The Lancet Planetary Health alerta que se cobra 9 millones de víctimas mortales cada año y calcula que la contaminación ya es causante de una de cada 6 muertes a nivel global.

Una sexta parte de las muertes del mundo son causadas por la contaminación

El aire tóxico y el agua y el suelo contaminados “son una amenaza existencial para la salud humana y la salud del planeta, y ponen en peligro la sostenibilidad de las sociedades modernas”, concluyen los autores.

Para llegar a estas espeluznantes cifras se analizaron datos del proyecto Global Burden of Disease de 2019, el más reciente disponible hasta la fecha. En concreto, la polución o contaminación del aire causó casi el 75 % de los 9 millones de muertes por contaminación.

De hecho, este problema ambiental suma más decesos anuales que la combinación de accidentes de tráfico, el VIH/SIDA, la malaria y la tuberculosis combinados, o de las muertes causadas por el abuso de drogas y alcohol. 

Los autores advierten de la escasa prevención, que la agenda internacional pasa por alto, de un mínimo aumento de la inversión desde 2015 y de un grave impacto que no ha mejorado desde la primera revisión global en 2017. 

Además, las muertes por aire contaminado y productos químicos tóxicos han aumentado un 7 % desde el anterior informe y se han elevado un 66% desde el año 2000, impulsadas por el aumento de la quema de combustibles fósiles, el aumento demográfico y la urbanización no planificada. 

Así puede influir la contaminación en el sexo de tu bebé, según un macroestudio realizado sobre 160 millones de personas

Otras investigaciones también han destacado que la contaminación está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes como la artritis, lupus o colitis ulcerosa, que influye en la pérdida de visión y también puede aumentar las papeletas de cáncer, abortos espontáneos, accidentes cerebrovasculares, depresión, obesidad y problemas de fertilidad.

Las mejoras que registra el nuevo estudio se han producido en el agua contaminada por patógenos, la reducción de fuegos para cocinar y mejores condiciones de saneamiento. 

En el informe se califica la contaminación como "la mayor amenaza existencial para la salud humana y del planeta". "No podemos seguirla ignorando. Estamos retrocediendo", advierte Philip Landrigan, del Boston College, autor principal del análisis. ¿La solución? Pisar el acelerador a una transición masiva hacia las energías renovables.

Además del coste medioambiental y en vidas humanas, también tiene su traducción económica: las muertes por contaminación tienen un coste de 9 millones de dólares (8,5 millones de euros) por minuto. 

Por su parte, los productos químicos tóxicos fueron responsables al año de 1,8 millones de muertes, incluidas 900.000 muertes por contaminación con plomo, un metal que sigue presente en tuberías de agua, pintura e incluso alimentos contaminados. 

No obstante, la cifra podría ser muchísimo mayor, pues solamente una diminuta fracción de los 350.000 químicos sintéticos han sido probados adecuadamente para determinar su seguridad. Es más, a comienzos de año la ciencia avisó de que la contaminación química ha superado el "límite planetario" seguro para la humanidad.

Las muertes por contaminación se ceban con los países de ingresos medios y bajos

El agua no potable causa 1,4 millones de muertes prematuras al año y la ONU calcula que unos 2.000 millones de personas no tienen acceso a agua potable limpia.

Las muertes por contaminación no salpican por igual a todo el planeta, sino que más de 9 de cada 10 suceden en países de ingresos bajos y medios, como India y Nigeria. Sin embargo, no entiende de naciones: ya que la exportación de alimentos, el viento o las aguas marinas trasladan la contaminación de unos lugares a otros. 

Científicos del MIT inventan un aparato portátil que convierte el agua del mar en potable solamente pulsando un botón

Otro problema es el del agua no potable, que ocasiona 1,4 millones de muertes prematuras al año, aunque la revisión registra mejoras en el saneamiento y la atención médica, sobre todo en África. Aún así, más de 2.000 millones de personas todavía carecen de acceso a agua potable limpia.

Lo tienen más que claro: la contaminación debe dejar de verse como un problema local y pasar a ser una amenaza planetaria que mueva financiación, seguimiento, acción coordinada y un nuevo organismo independiente, inspirado en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, para monitorizar el problema y asesorar a los gobiernos.

Otros artículos interesantes:

Ni un solo país del mundo cumple con los estándares de calidad del aire de la OMS: este mapa te muestra el nivel de contaminación en 6.500 ciudades

"Solo es la punta del iceberg": la contaminación química del aire podría evolucionar en miles de sustancias más nocivas y persistentes

Encuentran microplásticos sorprendentemente grandes en los niveles más profundos de los pulmones humanos

Te recomendamos