La forma de cocinar el huevo puede marcar gran diferencia para tu salud: conoce la manera más saludable de comerlo

cocinar huevos

Reuters/ Carlos Garcia Rawlins

  • El huevo es un alimento nutritivo que encaja perfectamente en una dieta sana y equilibrada. Pero la manera de consumirlo puede marcar grandes diferencias para tu salud.
  • La forma más saludable de comer huevos es cocinarlos de forma que no aporten más calorías, acompañarlos con verduras y utilizar aceites de calidad siempre que se vayan a freír.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los huevos son una buena opción dentro de una dieta sana y equilibrada, ya que son fuente de importantes nutrientes claves para el organismo. Y además están ricos y son tan versátiles que casan prácticamente con todo. No se puede pedir más.

Este alimento supone un aporte considerable de proteínas, grasas y otros nutrientes esenciales como vitaminas A, D y del tipo B.

Aunque también conllevan cantidades abundantes de colesterol. En concreto unos 200 miligramos por unidad. De ahí que durante mucho tiempo se extendiera la creencia de que no era recomendable comer demasiados huevos a la semana.

Lo cierto es que esto ya no es así, ya que el colesterol ingerido a través de la alimentación (pues tu cuerpo también lo genera) no parece afectar de manera directa en la salud cardiovascular de las personas sanas.

Así lo remarca la Fundación Española del Corazón, en una nota de prensa donde asegura que "no es necesario restringir el consumo de huevos en la dieta de las personas sanas".

Lo que dicen los expertos sobre si es sano comer huevos todos los días

Pero esto no significa que el huevo no pueda tener un impacto negativo sobre tu salud. Precisamente por ser tan versátil existen variadas formas de consumirlo. Y la forma de cocinar el huevo puede hacer este alimento más o menos saludable.

La forma de cocinar el huevo puede alterar su valor nutricional

Puede que Rocky Balboa se zampara unos cuantos huevos crudos para entrenar, pero según apunta la evidencia científica, la proteína de los huevos se vuelve más digerible cuando se calienta.

Cocinarlos también tendrá un impacto negativo sobre otros nutrientes. 

Un estudio encontró que hervir y freír los huevos conllevaba una reducción de ciertos antioxidantes (xantofilas) del 22,5% y el 19,3% respectivamente. De manera similar, otra investigación detectó que al cocinar los huevos se perdía entre un 17% y un 20% de su contenido en vitamina A (retinol).

A pesar de ello, el huevo sigue siendo una fuente importante de nutrientes ya que las cantidades que aporta continúan siendo destacadas.

Más importante aún quizá que los nutrientes que se pierden al cocinar, son los elementos que puedes aportar a tu organismo a través de las distintas formas de cocinar los huevos.

Este es el truco definitivo para saber si un huevo está bueno o malo

Al comer huevos fritos o huevos revueltos estás sumando al plato mayores cantidades de grasas provenientes del aceite o la mantequilla necesarias para prepararlos. Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) freírlos aumentan la cantidad de grasa del huevo en casi un 50%.

Frente a esto una manera más sana de comer huevos es obviamente hacerlos hervidos o escalfados lo que no aportará calorías extras al alimento.

Cómo cocinar huevos de forma saludable

 Desde el medio especializado Healtline ofrecen algunos consejos a la hora de preparar huevos de forma más saludable.

Por un lado, como ya se ha visto, aconsejan optar por métodos de cocinado que no aporten al plato calorías extras.

Asimismo la guarnición también puede marcar una gran diferencia, pues no es lo mismo acompañar tus huevos con patatas fritas o beicon que con legumbres o verdura. Mientras que las primeras opciones añadirán más colesterol y grasas a tu cuerpo las segundas aportarán vitaminas y fibra.

Por último, aunque los fritos deberían cosumirse solo de manera muy ocasional, como recomienda la Organización Mundial de la Salud, cuando te decidas por este método escoge siempre freír con aceites de calidad.

El más recomendable para freír, el aceite de oliva. Al ser rico en ácidos grasos monoinsaturados (solo tiene un enlace doble de carbono) esta estructura hace que sea más estable al calor y por ello se oxide y degrade menos, por lo que genera menos radicales libres en tu organismo.

Otros artículos interesantes:

Así es como debes hacer los huevos cocidos: la técnica que llevas siguiendo toda la vida no es la mejor

La forma en la que cocinas los huevos revueltos puede cambiar por completo su apariencia y sabor

5 consejos que te ayudarán a preparar patatas fritas más saludables

Te recomendamos