Cuándo despedir a tu jefe y cambiar de trabajo

Piénsatelo dos veces antes de cambiar de trabajo si te ofrecen un puesto similar en otro sitio por un poco más de dinero.
Piénsatelo dos veces antes de cambiar de trabajo si te ofrecen un puesto similar en otro sitio por un poco más de dinero.Getty Images/tommy
  • Incluso si tu jefe y tu trabajo son geniales, es probable que en algún momento quieras cambiar de aires.
  • Es una decisión importante y, probablemente, irreversible. 
  • Tómala y comunícala con cuidado.

Como ya hemos comentado antes, eres el CEO de tu carrera.

Y, como CEO, de vez en cuando tendrás que hacer uno de los trabajos más difíciles que cualquier ser humano decente tiene que hacer: despedir a alguien.

En concreto, es probable que en algún momento tengas que despedir a tu jefe, y pasar al siguiente trabajo. Cuándo, por qué y cómo hacerlo es importante. Así que actúa con prudencia.

Cuándo y por qué pasar página

Hay dos buenas razones para dejar tu trabajo.

La primera es que tu trabajo actual no acaba de convencerte, a pesar de tus esfuerzos por controlar a tu jefe y hacer que la relación y el trabajo sean mutuamente beneficiosos. Puede que sea culpa de tu jefe. O puede que sea culpa tuya. O puede que simplemente no encajes bien. Pero una vez que hayas hecho todo lo posible por arreglar la situación, no te rindas y sufras. Tu carrera (y tu vida) son demasiado importantes para eso.

La segunda razón, más positiva, es que hayas obtenido todo lo que podías de tu trabajo y jefe actuales, y estés listo para dar el siguiente paso en tu carrera. Decidir esto puede hacerte sentir como si estuvieras traicionando a tu jefe o empleador, pero no es así. 

Los trabajos no son como los diamantes y los matrimonios: no son "para siempre". 

Así que, aunque es natural y decente arrepentirse de dejar a gente que te gusta, no le debes a tu jefe u organización más de tu futuro de lo que te comprometiste a darles. 

Aquí tienes algunas ocasiones en las que, por el bien de tu carrera, te conviene despedir a tu jefe y seguir adelante:

  • Te has dado cuenta de que tu trabajo o tu carrera actual no son para ti. La vida es demasiado corta para estar perdiendo el tiempo.
  • Quieres aprovechar una oportunidad mejor en otro sitio. Chico, lo mismo digo.
  • Has aprendido todo lo que podías en tu trabajo actual (o de tu jefe actual), y estás listo para el siguiente reto profesional. Lo entiendo.
  • Tu jefe es un mal jefe y/o un incompetente y está frenando tu carrera y/o haciéndote la vida imposible. Lo he vivido. (Pero asegúrate antes de que has intentado arreglar la situación, y de que el problema no eres tú).
  • Tu jefe no tiene ética. Este es un fuego mortal. Si alguna vez tu jefe quiere que hagas algo que crees que es moralmente incorrecto, habla con tus mentores y, posiblemente, con Recursos Humanos. Y a menos que te convenzan de que lo que quiere tu jefe no es en realidad poco ético, no lo hagas. Mantén tu integridad. Busca otro trabajo.

Mientras tanto, aquí tienes algunas malas razones para cambiar de trabajo:

  • Sientes que tu jefe no te aprecia lo suficiente. Todos queremos y merecemos sentirnos valorados, y si tu jefe no te tiene en cuenta, es un fallo por su parte. Pero, por sí solo, no merece la pena dejarlo. Si por lo demás te gusta tu trabajo, intenta solucionar este problema con comunicación. ("¡Hola, jefe! No me has hablado mucho de ese proyecto que entregué la semana pasada. Quiero asegurarme de que estás satisfecho con mi trabajo. Así que, ¿te importaría que te hiciera algunas preguntas al respecto?").
  • Compañeros del mismo nivel cobran más aunque tú seas más eficaz. Esto también se aborda mejor con comunicación, al menos al principio. Pregunta cómo decide tu empresa cuánto pagar a la gente, y cómo —y cuándo— puedes esperar que progrese tu remuneración. Si no te dan una explicación clara, puede ser una buena razón para cambiar de trabajo.
  • Te ofrecen un trabajo similar en otro sitio por un poco más de dinero. Todos queremos que nos paguen lo que valemos. Pero el dinero no es el único factor que influye en la satisfacción laboral (ni mucho menos), y tu trabajo, jefe y organización actuales pueden ser mejores para ti en otros aspectos. Además, es aconsejable evitar los traslados "laterales", es decir, cambiar prácticamente al mismo puesto o nivel en otra organización o equipo, a menos que tengas una buena razón para hacerlo. También en este caso, lo primero es la comunicación: pregunta qué tienes que hacer para conseguir un aumento de sueldo e, idealmente, un ascenso. Así, tu próxima oferta externa será por mucho más dinero.
5 cosas que debes hacer antes de dejar tu trabajo.

¿Debes decirle a tu jefe que estás buscando otro trabajo?

Es más fácil conseguir un trabajo cuando ya lo tienes, así que, si puedes elegir, probablemente sea mejor encontrar tu próximo trabajo mientras trabajas en el actual. Esto también tiene la ventaja de permitirte mantener tu salario y beneficios mientras buscas.

(Por cierto, no es poco ético buscar un nuevo trabajo mientras lo tienes. Tu jefe no es tu dueño. Mientras sigas cumpliendo los compromisos adquiridos, puedes emplear tu tiempo como quieras, incluida la exploración de futuras oportunidades).

Tu próximo trabajo puede estar dentro o fuera de tu empresa actual. Cada uno tiene sus pros y sus contras, así que estate abierto a ambos.

Lo más importante es que tu próximo paso sea bueno para ti.

No para tu empleador o jefe actual. Para ti.

¿Por qué?

Porque es tu carrera y tu vida.

¿Deberías decirle a tu jefe actual que estás buscando trabajo?

Lo ideal sería que sí. Por lo general, es bueno ser lo más transparente posible. Pero ten cuidado con cómo lo haces.

Y hay algunas circunstancias —y jefes— en las que compartir la noticia con antelación puede no tener sentido. Así que toma también esa decisión con cuidado.

Y cuando llegue el momento de despedir a tu jefe, de decirle que te vas, practica la conversación con antelación. La gente siempre recuerda cuándo y cómo la despiden, incluso los jefes. Así que debes hacerlo de la forma más decente y compasiva posible.

Todas estas comunicaciones pueden ser complicadas y llenas de matices, como lo puede ser buscar un nuevo trabajo mientras sigues en el actual. Pronto te hablaré de ello con más detalle.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.