Las vacunas no serán la única solución: estos son los medicamentos que pueden vencer al coronavirus y acabar con la pandemia

Paciente de coronavirus recibiendo plasma sanguíneo
Reuters
  • La campaña de vacunación contra el coronavirus ya ha comenzado en España y en el resto de países de la Unión Europea, lo que supone un paso importante para superar la pandemia.
  • Pero otros medicamentos van a jugar un papel importante en la lucha contra el COVID-19, y serán claves en el proceso de controlar y curar la enfermedad a muchos pacientes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las vacunas son necesarias para superar la pandemia, y la campaña que acaba de arrancar en España y el resto de países de la Unión Europea se puede considerar el principio del fin de la misma.

Será un proceso que llevará varios meses, y el efecto de las vacunas no va a ser inmediato. Los ancianos que viven en las residencias y el personal sanitario son los primeros grupos en recibir las dosis, por lo que la inmunización será progresiva. 

La vida normal podría no volver hasta el verano de 2021 o algo más tarde. Sin embargo, existen otras vías para controlar la pandemia más allá de las vacunas, y que también pueden ser de gran ayuda para derrotar al virus.

Algunos medicamentos han demostrado que jugarán un papel clave durante la pandemia. Uno de ellos es la dexametasona, un fármaco antiinflamatorio de bajo coste que está consiguiendo evitar muertes de casos graves de COVID-19.

Dos personas han tenido una reacción alérgica a la vacuna de Pfizer: qué contiene exactamente cada dosis

Este medicamento tiene más de 60 años de antigüedad, y se ha convertido en un recurso barato y a mano para combatir la enfermedad, especialmente en casos graves que podrían acabar con el fallecimiento del paciente.

De hecho el tratamiento reduce el riesgo de muerte en un tercio de los contagiados que se encuentran en una fase crítica de la infección, es decir, aquellos que necesitan ventilación mecánica para poder respirar. Sólo en Reino Unido se han evitado más de 12.000 muertes gracias a la dexametasona, según un estudio de la Universidad de Oxford.

Y la dexametasona no es la única alternativa que se está utilizando en los hospitales. La terapia de plasma de convaleciente es otro recurso  a tener en cuenta. El remedio consiste en la transfusión de sangre de personas ya recuperadas de COVID-19 a pacientes que están sufriendo la enfermedad.

Desde el pasado mes de junio hay 10 farmacéuticas trabajando en desarrollar un medicamento que utilice el plasma de convaleciente para curar la infección, y aunque no haya todavía resultados concluyentes ya se considera una terapia prometedora contra el coronavirus.

La vacuna de Oxford y AstraZeneca será eficaz contra la nueva cepa detectada en Reino Unido, según el CEO de la farmacéutica

Otra solución antes de que la vacuna resulte masiva es el tratamiento de anticuerpos monoclonales. Este remedio funciona creando copias sintéticas de un anticuerpo específico hallado en la sangre de una persona curada de COVID-19. 

Los tratamientos monoclonales ya se usan en otras enfermedades, como es el caso del cáncer, y se administran por vía intravenosa. Estos anticuerpos desaparecen después de un tiempo, pero pueden ser eficaces para prevenir la infección en personas de riesgo o trabajadores sanitarios.

Las terapias de anticuerpos no pueden sustituir a las vacunas, pero serían un buen complemento para tener la pandemia bajo control. Actualmente se están llevando a cabo algunos ensayos clínicos para conocer la verdadera eficacia de los anticuerpos monoclonales contra el coronavirus, y se espera que puedan funcionar en personas con síntomas leves de la enfermedad.

Otros artículos interesantes:

6 claves que ya se conocen sobre la nueva variante del coronavirus identificado en Reino Unido

Cuándo te van a poner la vacuna del coronavirus

7 secuelas del COVID-19 de las que podrías no recuperarte nunca