FTX y Sam Bankman-Fried: de ejemplo de emprendimiento a chapuza con presunta corrupción

Sam Bankman-Fried

FTX; Marianne Ayala / Business Insider

  • Hasta hace unas semanas, Sam Bankman-Fried y su empresa, FTX, eran ejemplo de superación y emprendimiento. 
  • Ahora, tras llamar a la puerta de todos sus rivales en busca de un salvavidas, se debaten entre acusaciones de presunta corrupción y críticas por una nefasta gestión. 

Un día eres un joven de éxito. Un ejemplo de emprendimiento. El sueño americano. El yerno ideal. Y al siguiente te has convertido en un chapuzas, un presunto corrupto y no sabes dónde meterte. Algo así le ha pasado a Sam Bankman-Fried, fundador y ex-CEO del exchange de criptomonedas FTX

A principios de 2022, la plataforma de intercambio de criptomonedas FTX estaba valorada en 31.150 millones de euros (32.000 millones de dólares al cambio actual). 

Su fundador y CEO, Sam Bankman-Fried, ocupaba portadas en las que presumía de ser muy joven, tener mucho dinero y necesitar dormir muy poco para rendir. Meritocracia al máximo. Ese manido "si quieres, puedes", que tanto daño hace a veces.

¿Podría la implosión de FTX llevar a las criptomonedas a un colapso como el de Lehman? Esto es lo que vaticinan 10 expertos en finanzas

A la vez, la empresa crypto FTX era un ejemplo de compañía que estaba consiguiendo evitar ser arrastrada por el colapso de la criptomonedas e incluso se planteaban comprar Coinbase

Todo iba bien. FTX miraba cara a cara a las plataformas de intercambio de criptomonedas que dominan el mercado, como Binance o Coinbase, y su fundador era una suerte de genio adolescente hecho a sí mismo. 

En definitiva, como el propio Sam Bankman-Fried ha reconocido en un extenso hilo de Twitter en el que, a su modo, pide perdón, eran "los niños mimados de Silicon Valley", lo que hizo que se volvieran confiados y descuidados. 

Nadie salvó a FTX, a pesar de que Bankman-Fried llamó a todas las puertas

Pero todo era pura fachada. A poquito que se escarbara aparecían enormes grietas que hacían muy difícil la supervivencia de FTX. 

Cuando los gestores del intercambio crypto ya no pudieron tapar las heridas durante más tiempo, Bankman-Fried se arrastró llamando a las puertas de todos sus competidores, ansiando que alguien le tirara un salvavidas. 

Se hartó de recibir noes por respuesta, aunque estuvo a punto de 'colársela' a Chanpeng Zhao. De hecho, el CEO de Binance llegó a anunciar a través de Twitter que iban a comprar FTX. Eso sí, se guardó un as en la manga: la posibilidad de dar marcha atrás si veía algo raro en la inspección a fondo que sus asesores harían de la empresa. 

No tuvieron que inquirir demasiado, puesto que solo un día después, el propio Zhao volvió a la red social de Elon Musk para decir que renunciaban a la adquisición, puesto que los problemas que tenía la empresa excedían su capacidad de ayudar. 

Después se supo que Bankman-Fried también lo intentó con Coinbase (a la que pocos meses antes quería comprar), y con Kraken. 

La bancarrota de FTX: por dentro estaba podrida

El 11 de noviembre, después de la sucesión de portazos, el exchange FTX se declaró en bancarrota y Sam Bankman-Fried abandonó su cargo. A partir de ahí, comenzó a salir una sucesión de noticias que demuestran que FTX era un auténtico desastre. 

Muy claro lo ha dejado el nuevo CEO de la firma, John Ray, contratado tras llevar 40 años ayudando a empresas con problemas. "Nunca he visto una empresa en tan mal estado", afirmó. Se puede decir más alto, pero no más claro. 

Caroline Ellison, la 'trader' y genio de las matemáticas detrás de la caída de FTX: cómo una fan de Harry Potter acabó participando en el mayor colapso del mercado cripto

Y aún dijo más: "FTX está lleno de ejecutivos sin experiencia y demuestra una falla total de los controles corporativos, desde la eliminación automática de mensajes y empleados fantasma, hasta acusaciones de malversación de fondos".

Por si fuera poco, se acaba de saber que FTX debe a sus 50 principales acreedores más de 3.000 millones de euros. 

Las otras víctimas del fiasco de FTX

La bancarrota del exchange de Sam Bankman-Fried llega en un momento muy delicado para la industria de las criptomonedas, puesto que se está viviendo un largo 'criptoinvierno' que está llevando a precios bajísimos a algunas de las más importantes criptomonedas, como bitcoin o ethereum

Todo ello conforma una tormenta perfecta que ya se ha llevado por delante a varias empresas del sector: Ikigai, Hbit Limited, Nestcoin o Genesis, entre ellas.

De hecho, hay ya quien se pregunta si la crisis de FTX no significa el principio del fin de una industria que nunca había estado tan en entredicho. 

Otros artículos interesantes:

FTX contestó al azar con emojis a los empleados que reclamaban gastos por el chat online, según el nuevo director ejecutivo

¿Hasta dónde caerá el precio de bitcoin tras la quiebra de FTX?

La bancarrota de FTX sigue arrasando al sector de las criptomonedas: Genesis Trading suspende los retiros

Te recomendamos