“Ya no somos independientes”: el fundador de Glovo asegura que “hace mucho” ha perdido el control de la compañía

Oscar Pierre, cofundador de Glovo.
Oscar Pierre, cofundador de Glovo.

Glovo

  • Oscar Pierre fundó en 2015 Glovo, que ha captado más de 1.000 millones de euros desde entonces de fondos de inversión y business angels. Ahora Pierre controla menos del 10% de la compañía.
  • “Aunque digan que el mundo es global y puedas levantar pasta por Zoom, tener un venture capital en tu misma ciudad, conocerte, ir a tomar un café, impacta", subraya el emprendedor.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

“En nuestra liga, no hemos hecho bien el fundraising comparado con otros competidores. Hemos tenido muchos factores en contra, nacer en Barcelona es uno de ellos”, cuenta Oscar Pierre, CEO y cofundador de Glovo en el podcast de Itnig.

El unicornio catalán ha levantado más de 1.000 millones de euros desde su fundación en 2015, provenientes de distintos fondos de inversión y business angels, repartidos en varias rondas de inversión.

La última fue el pasado verano, en la que Glovo logró levantar 450 millones de euros, en una ronda liderada por los fondos Lugard Road Capital y Luxor Capital Group. Su valoración actualmente está por encima de los 2.000 millones de euros. 

Las cifras que Glovo levanta en cada ronda son el sueño para muchos emprendedores que acuden a inversores privados y fondos habitualmente en busca de dinero para poder hacer crecer sus proyectos. Sin embargo, Oscar Pierre asegura que su captación de fondos no ha sido la mejor. 

Una de las principales razones es, según Pierre, que en Barcelona no hay suficientes oficinas de fondos de capital de riesgo importantes. “Aunque digan que el mundo es global y puedas levantar pasta por Zoom, tener un venture capital en tu misma ciudad, conocerte, ir a tomar un café, impacta", dice.

Glovo da el salto a Harvard: por qué estudian en EEUU el éxito del unicornio español del reparto de comida a domicilio

“Cuando me preguntan: ¿qué falta en el sector startup en España? Más oficinas de venture capital top”, añade el CEO en la entrevista con Itnig, una aceleradora de startups de Barcelona, en la que Bernat Ferrero y Jordi Romero, fundadores de Factorial, hacen un repaso de los últimos años de Glovo.

Actualmente, las startups españolas valen en conjunto 46.000 millones de euros, pero los fondos que maneja el capital riesgo español respecto a la población son de 77 euros per cápita, una cifra muy por debajo de la media europea, situada en torno a los 127 euros por habitante. 

Suecia por ejemplo tiene un resultado de 1.209 euros por habitante, y el Reino Unido 439 euros. Aquilino Peña, codirector de la gestora de capital riesgo Kibo Ventures, señalaba hace poco que este crecimiento de España es positivo, pero que sin embargo, los países de nuestro entorno lo hacen mucho más. 

Juan Urdiales, cofundador de Jobandtalent, señalaba recientemente que las compañías españolas han arrastrado durante mucho tiempo un estigma de cara a los inversores internacionales que las veían poco competitivas en el largo plazo. "Durante un tiempo fue duro atraer a fondos internacionales a las valoraciones que estaban consiguiendo otros competidores aun creciendo menos, porque los inversores no creían en que una empresa española pudiera convertirse en una compañía de 5.000 millones de euros al año en 5 años".

Esto, subrayaba Urdiales, es algo que ha lastrado el desarrollo y crecimiento de muchas startups españolas de cara a sus competidores internacionales, quienes si recibían financiación de grandes fondos con mayor facilidad. 

Un análisis compartido por Pierre, que en la práctica se traduce en que el control de fundadores de empresas como Jobandtalent o Glovo se hayan ido diluyendo a medida que han ido captando financiación externa. Al ceder una mayor parte de su accionariado a inversores han ido perdiendo paulatinamente el control de sus compañías, que pasa a estar más repartido entre los inversores y los propios empresarios.

Glovo capta mucho dinero, pero Pierre ya no tiene el control

Sin embargo, el hecho de que en Barcelona no existan grandes fondos de capital riesgo que a Pierre le gustaría —como el japonés SoftBank o Sequoia Capital— no es el único motivo por el que el fundador de Glovo no está del todo contento con el proceso de captación de fondos de la startup. 

El dinero de las rondas, a veces, se traduce en una pérdida del control de la compañía.

Pierre lo subraya así durante la entrevista, explicando que a medida que han ido captando financiación externa el control de Glovo ahora está más diluido entre quienes han invertido a cambio de parte del accionariado de la empresa.

Pierre confiesa que si su proceso de fundraising ha sido duro, ha sido debido principalmente a que ese nivel de dilución ha sido muy caro

La lista de inversores de Glovo es larguísima. Desde el equity crowfunding de sus primeros años cuando estaba por despegar, hasta la entrada del gigante alemán Delivery Hero quien actualmente es propietario de cerca del 40% del unicornio español. 

Actualmente su accionariado está muy atomizado, algo que el propio Pierre siempre ha calificado de “democrático”. En el caso de Glovo, Pierre tiene actualmente por debajo del 10% del control de su empresa. 

Es algo que no le preocupa, asegura, pero hace 2 años no pensaba lo mismo. En una entrevista anterior también en el podcast de Itnig Pierre decía que el 10% era una barrera simbólica, el mínimo que determina si sigues siendo el propietario de tu propia empresa.

“Ahora he cambiado de opinión, primero porque ya no estoy en el 10%. Pero da igual al final”, comenta. "¿Y no te da miedo que Sacha y tú perdáis el control", le cuestiona uno de los entrevistadores. "Hace mucho que lo hemos perdido. Es la realidad, ya no somos independientes”, responde Pierre.

“Cuando entras en el juego del venture capital, estás firmando un pacto con el diablo en el que ya en 5 o 6 años tienes que empezar a dar liquidez”, comenta. Pierre adelanta que ya están estudiando cómo dar esa liquidez tanto a los empleados que tienen parte de la compañía como a los inversores que invirtieron en Glovo hace tiempo. 

Para ello el propio Pierre explica que existen básicamente dos soluciones: salir a bolsa o vender Glovo (o una parte de ella) a una compañía más grande. Desde hace muchos meses se especula con la primera opción, algo que el propio Pierre reconoció que estaban estudiando llevar a cabo en los próximos 2 o 3 años a CincoDías. Ahora, todo apunta a que será en 2022.

Glovo amplía sus tentáculos tras firmar con Fnac y C&A, un ejemplo más de que la guerra del 'delivery' va mucho más allá de la comida a domicilio

Pierre confiesa en la entrevista que la operación de salida a bolsa no es algo que le motive personalmente. Sí que lo ve como una solución para poder dar liquidez a empleados e inversores, pero subraya los casos de Uber y Deliveroo, que han experimentado unas salidas al parqué peores de lo esperado, es lo que hacen que sea un tanto escéptico. 

“El mayor beneficio sería que cualquier socio que no esté cómodo y no le mole, pues se vaya. Puede vender e irse, algo ahora mismo no es así en Glovo”. 

Otros artículos interesantes:

Glovo duplicó facturación en plena pandemia hasta alcanzar los 360 millones en 2020 y redujo sus pérdidas un 80%

El fundador de Glovo tacha de "chapuza" la ley de 'riders' y acusa a "ciertos partidos" de llevar a cabo una "campaña mediática" contra ellos

De la batalla perdida contra Glovo a las ciudades sin pedidos durante semanas: los extrabajadores de Deliveroo retratan las auténticas razones de la salida de la compañía de España

Te recomendamos

Y además