Los fascinantes beneficios para tu salud de nadar en el mar todos los días

Beneficios de nadar en el mar

 Jakob Owens/Unsplash

Seguro que has escuchado alguna vez que nadar es el deporte más completo del mundo. Es cierto que forma parte de las actividades físicas más recomendadas debido a su carácter integral, al trabajo que realizan todos los músculos de tu cuerpo y a las mejoras que otorga a los sistemas circulatorio o respiratorio.

Aunque la piscina municipal siempre esté disponible para ti, si vives en una zona costera o pasas los meses de verano cerca de la playa, puedes aprovechar todos los beneficios de nadar en el mar cada día. No son solo físicos, sino también mentales: un trampolín para escapar del estrés cotidiano, mejorar la calidad del sueño o prevenir la depresión

Las 8 piscinas más extrañas del mundo donde pegarte un chapuzón

¿Qué le pasa a tu cuerpo si nadas todos los días, o con una regularidad destacable? El efecto mariposa se extenderá por todo tu organismo: podrás mejorar competencias deportivas y elevar tu rendimiento, ver cómo tu piel mejora en brillo, salud y apariencia o incrementar tu capacidad pulmonar.

Estos son todos los beneficios de nadar a menudo que puede que te impulsen a sacudirte la pereza y dedicarle un rato al día a este ejercicio. Solos tú, tu cuerpo y el mar. 

Eso sí: ten cuidado con los peligros potenciales de las aguas abiertas, como las corrientes, olas y mareas; la picadura de las medusas o las temperaturas severas y la visibilidad limitada. 

Incrementa la fuerza y la resistencia

La natación en aguas abiertas requiere una gran resistencia y fuerza. 

Según un artículo publicado en el International Journal of Sports Physiology and Performance, se demostró que los nadadores competitivos en aguas abiertas tienen la capacidad de ejercitarse en los límites superiores de su VO2max ?el volumen máximo de oxígeno que puede procesar el organismo durante un ejercicio? durante períodos prolongados.

Esta medida está relacionada con una buena aptitud cardiovascular: los nadadores marinos o de aguas abiertas son capaces de nadar entre el 80 y el 90 por ciento de su VO2max durante varias horas seguidas.

Además, nadar te hará más fuerte, aumentando especialmente la fuerza de tu coregracias a la resistencia de la musculatura ante el impacto de las olas. Por otro lado, ayuda a prevenir lesiones musculares, al fortalecerse las estructuras ligamentosas alrededor de las principales articulaciones.

Además de ser una de las mejores actividades para el corazón y la mejora de la capacidad respiratoria, nadar puede ayudar a respirar mejor a las personas con problemas de sinusitis, ya que su agua es una solución salina en sí misma que ayuda a mover la mucosidad y limpiar los senos paranasales.

Mejora del dolor articular (como el de la artritis)

Lugares del mundo como el Mar Muerto son conocidos por sus espléndidas propiedades curativas: un estudio publicado por Seminars in Arthritis and Rheumatism demuestra que sumergirse en estas aguas saladas reduce el dolor y mejora el movimiento de las articulaciones en personas con artritis.

Además, el agua del mar es abundante en minerales como el magnesio, esencial para mantener los huesos, los músculos y los nervios sanos, así como metabolizar la insulina o regular la presión arterial. Una revisión publicada en
Nutrients
muestra que los niveles de magnesio en el cuerpo aumentan después de 60 a 120 minutos de inmersión en agua de mar.

Sube como la espuma tu estado de ánimo

La salud mental experimenta mejoras si nadas en el mar todos los días, y podría ser una actividad particularmente beneficiosa para aquellas personas que sufren depresión. Así lo atestigua el estudio de un caso recogido en 2018 en el British Medical Journal Case Reports

El informe estudió las consecuencias de la natación semanal en aguas abiertas frías en una mujer de 24 años diagnosticada con trastorno depresivo mayor: el ejercicio de nadar regularmente provocó una mejora inmediata del estado de ánimo y reducción acumulativa en los síntomas de depresión.

De hecho, la hidroterapia, orientada a las personas con dolor articular crónico y artritis, ha sido vinculada con una reducción de los niveles de ansiedad y depresión. El control de la respiración propio de la natación reduce el estrés y puede concebirse como una meditación relajante.  

Cabe considerar que el ejercicio es esencial para estimular la producción de las llamadas hormonas de la felicidad, como la dopamina o las endorfinas. Además, nadar en un entorno natural como el mar en lugar de hacerlo en la piscina, te ayuda a obtener todos los beneficios de la naturaleza para prevenir la depresión y mejorar el estado de ánimo. 

Para muestra, otro botón: en un estudio encargado por Swim England por el Día Mundial de la Salud Mental, el 43% de las personas que nadan regularmente respondió que les hace sentir más felices, el 26% señaló más motivación parra completar las tareas diarias y el 15% afirmó manejar mejor la vida gracias a este ejercicio, recogeCarePlus. 

Es beneficioso para tu piel

Mar Muerto.

El agua del mar tiene también beneficios cutáneos, especialmente para aquellas personas con problemas de piel, como las que sufren psoriasis o eccema. Cabe recordar que es rica en un amplio abanico de vitaminas y minerales como magnesio, sodio, calcio, cloruro y sulfato.

Por otra parte, el anteriormente mencionado magnesio es clave para reducir los niveles de cortisol en el cuerpo, calmando el sistema nervioso y reduciendo la probabilidad de brotes en la piel inducidos por el estrés.

Fortalece el sistema inmunológico

Las inmersiones regulares en agua fría regulan los procesos antioxidantes del cuerpo y previenen enfermedades. Además, el mar está lleno de oligoelementos y los microorganismos con propiedades antibacterianas, que pueden actuar como antibióticos naturales.

Tu piel absorbe estos componentes mejorando su bienestar. Además, practicar deporte regularmente está relacionado con un fortalecimiento de las defensas, la prevención de varios tipos de cáncer, obesidad, diabetes o accidentes cerebrovasculares. Nadar también contribuye a acelerar tu metabolismo.

Te mantiene en un peso saludable 

La Escuela de Medicina de Harvard calcula que una persona de 70 kilos quema aproximadamente 233 calorías en media hora de natación. Si nadas una hora a espalda, quemará unas: 441 calorías. A braza, 630: a crol moderado, 504 y a crol rápido, 693.

Además, nadar te ayuda a mantenerte en un peso saludable incentivando la quema de grasas: varios estudios han demostrado que la grasa marrón puede activarse con agua fría. Este tipo de tejido adiposo pardo también ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades como la hipertensión, la diabetes tipo 2 o la insuficiencia cardíaca congestiva, según un estudio de Nature Medicine.

Otros artículos interesantes:

Insolación: síntomas y cómo prevenirla ahora que llegan los días de chiringuito y playa

Ducha o baño: qué te debes tomar en cada momento según los expertos

Alimentos que no deberías llevar a la playa si quieres evitar intoxicaciones, pesadez y gases

Te recomendamos