Pasar al contenido principal

Los últimos avances hacia una tregua en la guerra comercial pueden provocar un desplome en las bolsas como el de 2018, según Morgan Stanley

Los presidentes de China y EE.UU., Xi Jinping y Donald Trump
Los presidentes de China y EE.UU., Xi Jinping y Donald Trump Getty Images / Thomas Peter-Pool
  • Mike Wilson, jefe de estrategia de acciones para EE.UU. de Morgan Stanley, afirma que la reciente "tregua comercial" entre EE.UU. y China no ha cambiado la dirección de la economía y podría abocar al mercado al fracaso.
  • Wilson defiende que las acciones se están posicionando para que se repita el desplome de los mercados del pasado mes de diciembre. Mientras las acciones subían por el aumento de las expectativas de que se ponga fin a la guerra comercial, Wilson asegura que la economía de EE.UU. sigue perdiendo fuerza y se encamina a una recesión.
  • Destaca que el rally de la semana pasada ha superado algunas de las mayores subidas recientes y considera que esa tendencia también dañará a las acciones si continúa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los inversores quieren desesperadamente un acuerdo comercial entre EE.UU. y China. Pero Mike Wilson, jefe de estrategia de acciones para EE.UU. de Morgan Stanley, señala que el reciente rally en las bolsas debido a las esperanzas de una tregua comercial puede acabar siendo una decepción.

Wilson asegura que no es la primera vez que se enfrenta a algo así y que concluirá en un gran desplome de las bolsas. Es lo que sucedió en diciembre, cuando ambas partes anunciaron una tregua comercial que fracasó casi inmediatamente, frenando el rally en las bolsas.

Leer más: La mayoría de los estadounidenses prevé que haya una recesión el año que viene y culpan a la guerra comercial de Trump

Poco después, los mercados globales se desplomaron debido a que los inversores temían una recesión inminente. Wilson considera que una caída similar podría estar en el horizonte, aunque aclara que no será tan grave como el desplome de diciembre porque los tipos de interés se han reducido, ayudando a mantener a flote el atractivo relativo de las acciones.

Wilson se ha mantenido sistemáticamente cauteloso respecto a las acciones durante los últimos años y considera que hay una recesión en camino. El experto afirma que una tregua en la guerra comercial no ha eliminado ninguno de los obstáculos para un mayor crecimiento económico.

"No hemos conseguido encontrar un impacto significativo en la economía real a corto plazo", señalaba Wilson en un reciente informe a sus clientes. "Sin una retirada significativa de los aranceles que ya hay en marcha, no vemos como un 'mini-acuerdo' puede cambiar la actual trayectoria negativa de crecimiento tanto en la economía como en los beneficios".

No está claro si el patrón del año pasado se está repitiendo, pero unos pocos días después de que se anunciase el acuerdo en "fase uno", ya parece como si el acuerdo parcial que se anunció no estuviese finalizado del todo.

Leer más: Todo el mundo ha olvidado por qué Donald Trump no podrá ganar la guerra comercial contra China

Wilson va más allá, afirmando que si se mantiene el actual rally, podría dar inicio a un periodo de volatilidad y de cambio de liderazgo en los mercados que ensombrezca la perspectiva para las bolsas.

Las que más ganaron el viernes, señala el experto, han sido acciones cíclicas y con un impulso a corto plazo, que los inversores han estado descuidando. Wilson destaca que esto ha dañado el rendimiento relativo de muchos fondos, y si fuesen obligados a ajustarse a cambios en el liderazgo del mercado, podrían dudar en comprar.

"Si se mantiene ese patrón, puede ser muy doloroso para muchas estrategias activas y pasivas de acciones, que dependerán en última instancia de que se asuman riesgos", asegura.

No solo es la guerra comercial

Wilson ha escrito que las compañías se han apresurado en culpar a la guerra comercial por todas sus carencias, pero que sus inestables ganancias y ventas a menudo han estado causadas por una desaceleración en la economía en general. Si hay una tregua duradera, la verdad saldrá a la luz y eso afectará los precios de las acciones.

Leer más: La guerra comercial de Trump ha provocado que la incertidumbre en el sector se multiplique por 10 durante el último año, según el FMI

El gasto en capital o capex de las compañías estadounidenses está en depresión, afirma, y después de que las compañías rellenasen sus inventarios el año pasado, Wilson esperaba que redujeran sus pedidos y que potencialmente comenzaran a cancelarlos. En otro hecho preocupante, asegura Wilson, la paz en la guerra comercial podría empujar a las empresas a comenzar a destruir empleos.

"Si el negocio no se recupera, puede haber menos aprensión para optar por la decisión más difícil en cuanto al personal", destaca. "Muchos de nuestros analistas industriales nos han dicho que esperan que los anuncios de 'reestructuración' sean más frecuentes durante el cuarto trimestre a medida que las empresas deciden sacrificar sus resultados de este año con la esperanza de ahorrar el que viene".

En definitiva, Wilson afirma que la ley de recortes fiscales y empleo ha iniciado un despegue económico que tiene que acabar en un fiasco, dado que los recortes de impuestos se pusieron en marcha en un momento en el que la economía estaba ya ganando fuerza. El experto descarta que nada pueda frenar ese ciclo a estas alturas.

"Los recortes de impuestos de entonces crearon excesos que tendrán que eliminarse en última instancia", asegura.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además