Llevar mascarilla podría ayudarte a ser asintomático si te contagias, según un nuevo estudio

Dos mujeres con mascarilla.
SERGIO PEREZ

Reuters

  • La dosis vírica de coronavirus que recibe una persona puede influir en que la infección evolucione hacia un caso más grave o sea asintomática.
  • Algunos científicos han empezado a estudiar la posibilidad de que las mascarillas sean una herramienta efectiva para asegurar casos más leves de coronavirus hasta contar con  una vacuna con la que frenar la pandemia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La dosis de coronavirus que recibes puede determinar si serás asintomático, si desarrollarás una infección leve o si esta avanzará a un cuadro más grave.

No es el único factor que influye en el grado de severidad hacia el que puede avanzar un enfermo de COVID-19. Elementos como la edad, el peso o el estado del sistema inmunitario de una persona juegan un papel relevante, asimismo, en la evolución de la enfermedad.

Pero más allá de la fisiología del huésped potencial, la posibilidad de desarrollar una infección más o menos leve podría también estar relacionada con la carga vírica que recibe un individuo.

En ciertos virus, como el coronavirus o la gripe, es necesaria una cierta dosis de un patógeno para desencadenar una infección, tal como explica Erin Bromage, profesora de Biología en la Universidad de Massachusetts (EEUU) a CNN. Es lo que se denomina como la relación "dependiente de la dosis".

"Si golpeas a un animal con una dosis lo suficientemente baja, podrá defenderse sin desarrollar ninguna enfermedad. Si consigue un número mágico de una dosis infecciosa, se establecerá una infección y ese animal sucumbirá a la enfermedad de ese patógeno en particular", afirma Bromage.

Miles de personas contraen COVID-19 en su hogar, que se supone que es el lugar más seguro: por qué y cómo evitarlo

Es decir, si tu organismo recibe una dosis viral escasa, podrá defenderse sin problemas —y quizás ni siquiera te enteres de que estás enfermo—. Pero, si la carga vírica es mayor, a tu cuerpo le resultará más complejo enfrentarse a ella.

"Si recibes una dosis menor de virus, entonces puede cuidarla con calma y aislarla. Tienes esta infección asintomática y es menos probable que produzcas una carga viral alta (...) y por lo tanto está relacionado con una enfermedad menos grave", puntualiza asimismo Monica Gandhi, especialista en enfermedades infecciosas y profesora de Medicina en la Universidad de California (UCSF).

Las mascarillas podrían ayudar a elevar los casos asintomáticos de coronavuirus

En este contexto, algunas investigaciones han comenzado a apuntar hacia la hipótesis de que las mascarillas podrían ayudar a generar un mayor número de infecciones asintomáticas o leves. Una herramienta fundamental a la hora de frenar el brote hasta contar con medicamentos o vacunas específicas.

La propia Gandhi, junto al doctor George Rutherford del departamento de Epidemiología y Bioestadística de la UCSF, publicaron el pasado septiembre un estudio en New England Journal of Medicine planteando este mismo argumento. 

Desde su punto de vista, el uso de la mascarilla permite que las personas expuestas al virus reciban dosis más bajas de carga vírica lo que, por un lado, evita infecciones más graves y, por otro, activa el sistema inmunológico del cuerpo. Es decir, una aproximación similar a lo que conllevaría una vacuna.

Varios datos citados en el informe apoyan esta hipótesis. Según las cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EEUU, el porcentaje de asintomáticos ha crecido del 35% a finales de mayo al 40% identificado a mediados de julio —coincidiendo con un mayor uso de medidas de protección frente al contagio—.

No solo eso. De acuerdo al estudio, las tasas de infección asintomática son superiores al 80% en entornos donde se impone el uso generalizado de mascarillas.

Entre los ejemplos citados, un brote en un crucero argentino en el que los pasajeros recibieron mascarillas quirúrgicas y el personal utilizó mascarillas N95, la tasa de infección asintomática fue del 81%
—en comparación con el 20% en brotes anteriores de cruceros donde no se utilizó protección facial—.

El coronavirus es más contagioso ahora que el pasado invierno, pero no se ha vuelto más virulento, según las últimas investigaciones

A su vez, en dos brotes recientes en plantas procesadoras de alimentos de EEUU, donde todos los trabajadores recibieron mascarillas, la proporción de infecciones asintomáticas entre las más de 500 personas que se infectaron fue del 95%, con solo el 5% con síntomas leves a moderados.

Aunque aún sea necesarias más investigaciones al respecto para confirmar la teoría, estos datos apuntan a que el uso generalizado de la mascarilla, incluso en lugares comunes como los hogares, podría ser una manera no solo de reducir el riesgo de contagios, sino de favorecer infecciones más leves en el caso de producirse.

LEER TAMBIÉN: 7 señales de que has pasado el coronavirus y no lo sabías

LEER TAMBIÉN: Esta es la primera fábrica inteligente de Alibaba, un experimento secreto que ha estado llevando a cabo durante 3 años

LEER TAMBIÉN: Por qué mentes brillantes como Steve Jobs y Elon Musk defienden que no hay que dividir las empresas en departamentos

VER AHORA: Las acciones de Nvidia se han disparado un 31.000% desde su estreno en bolsa: cuánto habrías ganado exactamente si hubieras invertido 1.000 euros el primer día

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Salud
  3. Ciencia
  4. Familia
  5. Top